In­clu­sión, un gri­to de­ses­pe­ra­do

El Centro - - Editorial - Er­vin Cas­ti­llo Aran­ci­bia (*) (*) Con­se­je­ro Ciu­da­dano, Se­bas­tián Pi­ñe­ra Pre­si­den­te

Si hay ma­te­rias en las que el país se en­cuen­tra en una deu­da im­por­tan­te, po­dría­mos de­cir que hay dos que par­ti­cu­lar­men­te se “des­ta­can” en di­cho ám­bi­to: dis­ca­pa­ci­dad e in­fan­cia. En la pre­sen­te en­tre­ga, qui­sie­ra de­di­car mis pa­la­bras a la te­má­ti­ca de dis­ca­pa­ci­dad, o di­cho de otro mo­do, a aque­llas per­so­nas con ca­pa­ci­da­des di­fe­ren­tes, los que ca­da vez son más en nues­tro país, con dis­tin­tas reali­da­des y es­que­mas, pe­ro con la mis­ma ne­ce­si­dad de con­si­de­ra­ción so­cial, de opor­tu­ni­da­des, de un país que les otor­gue dig­ni­dad y un sen­ti­mien­to de per­te­nen­cia, en don­de no si­gan sien­do, en la prác­ti­ca, ciu­da­da­nos de se­gun­da ca­te­go­ría.

Así, por años los ha tra­ta­do nues­tro país, de­ján­do­les ce­rra­das una in­fi­ni­dad de puer­tas, mos­trán­do­les la peor ca­ra de nues­tra idio­sin­cra­sia. En ese con­tex­to, nues­tro can­di­da­to pre­si­den­cial Se­bas­tián Pi­ñe­ra ha im­pul­sa­do una se­rie de pro­pues­tas orien­ta­das a lle­var al de­ba­te pú­bli­co ha­cia una mi­ra­da más in­clu­si­va, en don­de és­ta de­je de ser una op­ción o un agre­ga­do, y más bien se con­vier­ta en un eje cons­truc­tor de to­das las fu­tu­ras po­lí­ti­cas pú­bli­cas.

Apo­yo real al de­por­te pa­ra­lím­pi­co (que tan­tas ale­grías nos ha da­do), la con­fi­gu­ra­ción de un sis­te­ma de la dis­ca­pa­ci­dad 2.0, un ma­pa de per­so­nas con ca­pa­ci­da­des di­fe­ren­tes pa­ra apun­tar y orien­tar ade­cua­da­men­te las po­lí­ti­cas pú­bli­cas a aque­llos lu­ga­res en don­de se en­cuen­tran per­so­nas que re­quie­ren de nues­tra ayu­da, la mo­di­fi­ca­ción del Mi­nis­te­rio de Desa­rro­llo So­cial a un Mi­nis­te­rio de la Fa­mi­lia y Desa­rro­llo So­cial que per­mi­ta for­ta­le­cer el flu­jo de ini­cia­ti­vas que bus­quen pro­te­ger a las per­so­nas que lo ne­ce­si­tan y tam­bién po­ten­cien el rol de la Fa­mi­lia co­mo nú­cleo so­cial, un sis­te­ma de diag­nós­ti­co de dis­ca­pa­ci­dad, en­tre va­rias otras ini­cia­ti­vas.

Así las co­sas, la idea es una so­la: for­ti­fi­car la con­vic­ción de que las per­so­nas con ca­pa­ci­da­des dis­tin­tas me­re­cen un lu­gar muy ra­di­cal­men­te opues­to al que ocu­pan hoy en el an­da­mia­je pú­bli­co, uno en don­de se sien­tan par­te de su país, se sien­tan de­bi­da­men­te re­pre­sen­ta­dos y con el au­ge que tan­to me­re­cen. Se vie­nen tiem­pos me­jo­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.