Ace­le­ra­do en­ve­je­ci­mien­to po­bla­cio­nal en Chi­le

El Centro - - Epicentro -

Ca­ro­li­ne Za­mo­rano Sán­chez (*) En Chi­le el en­ve­je­ci­mien­to po­bla­cio­nal es una reali­dad in­mi­nen­te. La di­mi­nu­ción de la ta­sa de na­ta­li­dad ver­sus el au­men­to de la es­pe­ran­za de vi­da au­gu­ran que la po­bla­ción de per­so­nas ma­yo­res irá en au­men­to.

Ac­tual­men­te, es ca­si ab­sur­do pre­su­mir que pos­te­rior al re­ti­ro de la ac­ti­vi­dad la­bo­ral es­ta­mos a un pa­so de la muer­te. ¿Por qué se alar­ga la vi­da? La res­pues­ta es tan­gi­ble, exis­te un cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial de es­tra­te­gias que pro­mue­ven la sa­lud y la pre­ven­ción de en­fer­me­da­des, se in­yec­tan re­cur­sos eco­nó­mi­cos que fo­men­tan los avan­ces far­ma­co­ló­gi­cos y tec­no­ló­gi­cos de la me­di­ci­na, se han ins­tau­ra­do Pro­gra­mas Mi­nis­te­ria­les y Ga­ran­tías Ex­plí­ci­tas en Sa­lud (GES) que in­clu­yen be­ne­fi­cios ex­clu­si­vos pa­ra las per­so­nas ma­yo­res, es de­cir, des­de una mi­ra­da po­si­ti­vis­ta se ha me­jo­ra­do la ca­li­dad de vi­da y au­men­ta­do la can­ti­dad de años que vi­ven las per­so­nas, lo cual se pue­de tra­du­cir en un ver­da­de­ro “éxi­to”.

En es­tos días se ha­ce re­fe­ren­cia a una cuar­ta y has­ta una quin­ta edad, ca­da vez son más los oc­to­ge­na­rios, no­na­ge­na­rios y cen­te­na­rios “que se preo­cu­pa­ron de su sa­lud”, pe­ro es inevi­ta­ble es­qui­var las en­fer­me­da­des crónicas in­he­ren­tes a la edad avan­za­da, las de­men­cias y los re­que­ri­mien­tos de asis­ten­cia que se van su­man­do con los años.

Es así que al su­mar años a la vi­da, de­pen­der de otras per­so­nas se vuel­ve in­elu­di­ble, se trans­for­ma en do­lor, de­s­es­pe­ran­za, lle­va a in­vo­car a la muer­te, la vi­da pier­de sen­ti­do, el an­ciano se sien­te una car­ga, una cruz pa­ra quie­nes se trans­for­man en sus improvisados cui­da­do­res.

Las pen­sio­nes dis­tan de cu­brir las rea­les ne­ce­si­da­des de un an­ciano de­pen­dien­te. ¿Las fa­mi­lias es­tán pre­pa­ra­das pa­ra ejer­cer es­te rol? ¿Quién se ha­rá car­go de los cui­da­dos dia­rios que ne­ce­si­ta el an­ciano? ¿Es­ta­mos pre­pa­ra­dos co­mo so­cie­dad pa­ra brin­dar una ve­jez dig­na a nues­tros adul­tos ma­yo­res? ¿Cuál es la si­guien­te es­tra­te­gia? ¿Mul­ti­pli­car cen­tros de lar­ga es­ta­día que con­gre­guen a los an­cia­nos que han si­do aban­do­na­dos? ¿Ele­var las pen­sio­nes pa­ra evi­tar es­ta si­tua­ción de po­bre­za que no per­mi­te op­tar a cui­da­dos for­ma­les?

Es­ta­mos le­jos de dar res­pues­ta a es­ta du­ra reali­dad. Que­da por re­fle­xio­nar si el au­men­to de la es­pe­ran­za de vi­da en Chi­le es real­men­te un ver­da­de­ro “éxi­to” pa­ra nues­tra so­cie­dad. (*) Do­cen­te ca­rre­ra de Ki­ne­sio­lo­gía Universidad Au­tó­no­ma de Chi­le

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.