Fra­ca­so de la se­lec­ción

El Centro - - Epicentro -

No pue­do es­tar más de­silu­sio­na­da con la de­rro­ta de Chi­le y su eli­mi­na­ción del Mun­dial. Me­nos pue­do ima­gi­nar la desa­zón de los ju­ga­do­res y el cuer­po téc­ni­co que de­be­rán en­fren­tar a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y a to­do un país. Sin em­bar­go, el fra­ca­so es una tre­men­da opor­tu­ni­dad pa­ra apren­der.

Nues­tros hi­jos me­no­res cre­cie­ron vien­do triun­fos y no ha­bían pre­sen­cia­do una caí­da tan sig­ni­fi­ca­ti­va de los bi­cam­peo­nes de Amé­ri­ca. Co­mo pa­dres, po­de­mos sa­car pro­ve­cho de es­ta de­rro­ta pa­ra mos­trar­le a nues­tros hi­jos có­mo asu­mir­la con re­si­len­cia y con­ten­ción.

La psi­co­lo­gía po­si­ti­va re­ve­la que las per­so­nas fe­li­ces no son las que me­nos fra­ca­san o las que más ga­nan, sino aque­llas que tie­nen una mi­ra­da po­si­ti­va so­bre su pro­pia vi­da. No cai­ga­mos en el pe­si­mis­mo di­cien­do que se aca­ba­ron los años de glo­ria ya que que Chi­le ha cre­ci­do mu­cho fut­bo­lís­ti­ca­men­te y no se re­tro­ce­de vein­te años de la no­che a la ma­ña­na.

En­se­ñé­mos­les a ser com­pa­si­vos, ya que es­cu­cha­rán y lee­rán to­do ti­po de crí­ti­cas des­truc­ti­vas ha­cia el en­tre­na­dor y ju­ga­do­res. El fra­ca­so es par­te de la vi­da, no es lo que de­ter­mi­na nues­tra fe­li­ci­dad y no se es me­nos va­lio­so por ha­ber­lo su­fri­do.

Creer que se pue­de vi­vir de éxi­to en éxi­to es una ilu­sión que tar­de o tem­prano lle­va a no arries­gar na­da y a no dis­fru­tar del triun­fo por mie­do a per­der. Char­les Dic­kens di­jo que “ca­da fra­ca­so le en­se­ña al hom­bre al­go que de­be apren­der”.

Ale­jan­dra Ibie­ta I. Consultora Pa­ren­tal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.