Al­tas tem­pe­ra­tu­ras die­ron el pri­mer avi­so del ve­rano

Du­ran­te el fin de se­ma­na Ca­lor de­be­ría dis­mi­nuir en los pró­xi­mos días. Ya se ha­cen mo­ni­to­reos en cam­pos y bos­ques

El Centro - - Portada - Ma­ría Paz Yá­ñez

TAL­CA.- Se­gún la Di­rec­ción Me­teo­ro­ló­gi­ca de Chi­le, la Re­gión del Mau­le con­ti­nua­rá con al­tas tem­pe­ra­tu­ras du­ran­te es­ta jor­na­da, en torno a los 29 gra­dos Cel­sius a la som­bra, pe­ro con una sen­sa­ción tér­mi­ca que ha­ce au­men­tar en dos o tres gra­dos más la má­xi­ma. Fren­te a es­te pa­no­ra­ma, que al pa­re­cer no va­ria­rá mu­cho en los pró­xi­mos días, la prin­ci­pal re­co­men­da­ción que en­tre­ga Me­teo­chi­le es evi­tar sa­lir du­ran­te las ho­ras cen­tra­les del día, bus­car siem­pre la som­bra, im­pres­cin­di­ble es usar ca­mi­sa man­ga lar­ga pa­ra pro­te­ger los bra­zos, blo­quea­dor so­lar y som­bre­ro o som­bri­lla. Im­por­tan­te es ade­más, usar ga­fas con pro­tec­ción UV-B y UV-A.

LA PIEL

Se­gún la Mu­tual de Se­gu­ri­dad, la piel es la par­te del cuer­po más vi­si­ble­men­te afec­ta­da, vién­do­se pro­pen­sa a in­so­la­cio­nes, que­ma­du­ras, en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro, ca­ta­ra­tas en los ojos e, in­clu­so, desa­rro­llo de cán­ce­res y otros pro­ble­mas cu­tá­neos re­la­cio­na­dos con la al­ta ra­dia­ción ul­tra­vio­le­ta, que a dia­rio ya se es­tá mo­vien­do en­tre los ni­ve­les “Al­to” y “Ex­tre­mo”.

Pe­ro tra­ba­jar en con­di­cio­nes de ca­lor, tam­bién pue­de pro­vo­car que las per­so­nas se en­cuen­tren más pro­cli­ves a su­frir es­ta­dos men­ta­les de in­co­mo­di­dad, que pue­den ter­mi­nar afec­tan­do su co­rrec­to desem­pe­ño la­bo­ral. In­clu­si­ve, la ex­po­si­ción cons­tan­te a al­tas tem­pe­ra­tu­ras pue­de des­en­ca­de­nar lo que se co­no­ce co­mo es­trés tér­mi­co, que se pro­du­ce cuan­do el cuer­po so­bre­pa­sa su tem­pe­ra­tu­ra pro­me­dio (36 gra­do­sC a 38 gra­do­sC) y si­gue re­ci­bien­do ca­lor en una can­ti­dad ma­yor a la que pue­de eli­mi­nar, co­mo lo ha­ce nor­mal­men­te.

Den­tro de los efec­tos, pue­de dar­se des­de sar­pu­lli­dos en la piel, le­tar­go y ma­reos, has­ta la des­hi­dra­ta­ción, fa­ti­ga ex­ce­si­va, con­vul­sio­nes y pér­di­da de la con­cien­cia. Si­tua­cio­nes co­mo las an­te­rio­res, in­clu­so, pue­den au­men­tar las pro­ba­bi­li­da­des de ocu­rren­cia de ac­ci­den­tes, so­bre to­do si se ma­ni­pu­lan he­rra­mien­tas.

¿Y EN EL CA­SO DE LOS NI­ÑOS?

Pa­ra la der­ma­tó­lo­ga de Clí­ni­ca Ta­ban­cu­ra, Cons­tan­za Ull­rich la ra­dia­ción so­lar acu­mu­la­da an­tes de los 20 años de edad es la más da­ñi­na. Por lo que, pa­ra los me­no­res de seis me­ses se de­be evi­tar en to­do mo­men­to la ex­po­si­ción so­lar in­ne­ce­sa­ria, de­bien­do uti­li­zar me­di­das fí­si­cas co­mo ro­pa y som­bra pa­ra su pro­tec­ción.

En cuan­to a los ma­yo­res de seis me­ses, tam­po­co se les de­be ex­po­ner al sol, pe­ro al cui­da­do fí­si­co se pue­de agre­gar el uso de pro­tec­to­res so­la­res so­bre FPS 30, que con­ten­gan fór­mu­las pro­tec­to­ras mi­ne­ra­les o pan­ta­llas, da­do que dis­mi­nu­yen el ries­go de aler­gias” di­ce la es­pe­cia­lis­ta.

RO­PA ES­PE­CIAL

Por so­bre el pro­tec­tor so­lar, tam­bién la ro­pa pue­de ser una ayu­da al mo­men­to de pro­te­ger­nos. “La ro­pa en ge­ne­ral siem­pre pro­te­ge. No obs­tan­te, hay te­las es­pe­cia­les he­chas pa­ra pro­te­ger del sol (tie­nen eti­que­tas es­pe­cia­les y las ven­den en ca­sas de deportes out­door). Sin em­bar­go, usar te­la de tra­ma grue­sa (te­ji­do apre­ta­do) co­mo al­go­dón de co­lo­res os­cu­ros, de pre­fe­ren­cia ne­gro, es ideal”, co­men­ta la der­ma­to­lo­ga.

“CAPEANDO EL CA­LOR”

Sin du­da que por es­tos días se ha­ce ca­da vez más di­fí­cil ca­pear el ca­lor y es que pa­ra los mau­li­nos con­cu­rrir al bal­nea­rio Río Cla­ro a to­mar un re­fres­can­te mo­te con hue­si­llo es una de las for­mu­las fa­vo­ri­tas.

“Es una for­ma de co­mo com­ba­ti­mos el ca­lor, el ju­go del hue­si­llo es uno de mis lí­qui­dos fa­vo­ri­tos pa­ra es­ta tem­po­ra­da (…) a di­fe­ren­cia del he­la­do que ge­ne­ral­men­te pro­du­ce más sed”, cuen­ta San­dra Ace­ve­do mien­tras dis­fru­ta de su be­bes­ti­ble.

Por su par­te Lui­sa Fonseca pre­fie­re eva­dir los ra­yos so­la­res jun­to a su qui­ta­sol por­tá­til, el que ase­gu­ra la pro­te­ge de for­ma más efec­ti­va que los blo­quea­do­res so­la­res “es más útil y có­mo­do, con el pro­tec­tor so­lar trans­pi­ró aún más, a di­fe­ren­cia de mi som­bri­lla que me cu­bre del sol fá­cil­men­te”, co­men­ta Lui­sa quien ca­mi­na pro­te­gi­da jun­to a su qui­ta­sol.

Un tra­di­cio­nal lí­qui­do pa­ra ca­pear el ca­lor es­tos días es el tí­pi­co mo­te con hue­si­llo en el río Cla­ro.

La tar­de del do­min­go es­tu­vo ideal pa­ra un he­la­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.