En­tre la es­tra­te­gia de Mar­co En­rí­que­zO­mi­na­mi y el cuar­to lu­gar

El Centro - - Epicentro -

Pa­blo Mu­ñoz Mo­ra­les (*)

A una se­ma­na de las elec­cio­nes y con el efec­to del de­ba­te te­le­vi­si­vo del lu­nes pa­sa­do, es ho­ra de echar­les un úl­ti­mo vis­ta­zo a los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les.

Sur­ge la pre­gun­ta de quién va a es­tar en el cuar­to lu­gar.

El más há­bil en es­te en­cuen­tro fue Mar­co En­rí­quez-Omi­na­mi, el ata­que es su me­jor de­fen­sa y pa­ra eso iba pre­pa­ra­do, su­po que la cla­ve de es­tas tres ho­ras de du­ra­ción era la pri­me­ra. To­do lo con­tra­rio se mos­tró Ca­ro­li­na Goic, quien con su nue­va tác­ti­ca evi­tó la con­fron­ta­ción. En­rí­quez Omi­na­mi fue di­rec­to al asal­to, des­co­lo­can­do a los otros pa­ra que sal­gan a de­fen­der­se y no lo agre­dan. Se acuer­dan del ros­tro des­com­pues­to de Ale­jan­dro Gui­llier cuan­do le re­cor­dó lo que di­jo el ra­di­cal Fer­nan­do Meza, el dipu­tado ha­bló de su pa­dre y que si es­tu­vie­ra vi­vo le me­te­ría un ti­ro por trai­dor. To­do ab­so­lu­ta­men­te en­sa­ya­do, lo mis­mo de Eduar­do Ar­tes y Ale­jan­dro Na­va­rro, mu­chas fra­ses que di­je­ron esa no­che es­ta­ban es­tu­dia­das y pen­sa­das pa­ra ha­cer­las de esa ma­ne­ra. La idea en es­ta cam­pa­ña de Mar­co En­rí­quez-Omi­na­mi y, con el pun­to cúl­mi­ne en el de­ba­te, que la gen­te se dis­gus­te de tal ma­ne­ra de la cla­se po­lí­ti­ca que no vo­te y se que­de en su ca­sa.

Aho­ra, cuál es la im­por­tan­cia del cuar­to lu­gar, pues hay seis de es­tos can­di­da­tos que es­tán pe­lean­do por otra co­sa muy dis­tin­ta que pa­sar a la se­gun­da vuel­ta. Ya más o me­nos es­tá cla­ro que Bea­triz Sán­chez pa­sa­ría al pues­to tres. En el ca­so de Jo­sé An­to­nio Kast, es­tá apos­tan­do a una vo­ta­ción que le per­mi­ta, en el cor­to pla­zo, ge­ne­rar un mo­vi­mien­to po­lí­ti­co muy de de­re­cha o de ex­tre­ma de­re­cha al es­ti­lo del Tea Party es­ta­dou­ni­den­se. Ade­más, da cuen­ta que con un seis o sie­te por cien­to po­drían vol­ver a re­cons­truir la UDI tra­di­cio­nal. En el ca­so de Ca­ro­li­na Goic y Mar­co En­rí­quez Omi­na­mi, tam­bién tie­nen sus pro­pios pro­yec­tos, am­bos quie­ren po­si­cio­nar a sus pro­pios re­fe­ren­tes, la De­mo­cra­cia Cris­tia­na y el PRO y, que­dar en me­jo­res con­di­cio­nes de po­der ne­go­ciar en una even­tual se­gun­da vuel­ta. Con la par­ti­cu­la­ri­dad de los tres pri­me­ros lu­ga­res, el cuar­to pues­to re­co­no­ce­rá, tan­to pro­yec­tos po­lí­ti­cos per­so­na­les, co­mo me­jo­rar las con­di­cio­nes de po­der y ne­go­cia­ción an­te la in­mi­nen­te se­gun­da vuel­ta. Así de sim­ple y es­tra­té­gi­co.

(*) Pro­fe­sor de Co­mu­ni­ca­ción Po­lí­ti­ca Uni­ver­si­dad San­to To­más

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.