Los que no ga­na­rán el do­min­go

El Centro - - Editorial - Juan Car­los Pé­rez de La Ma­za (*)

En­tre las múl­ti­ples de­cla­ra­cio­nes que se ha­rá el do­min­go y próximo lu­nes, tras los es­cru­ti­nios, es­pe­ro que nin­gún can­di­da­to sal­ga di­cien­do que lo im­por­tan­te era na­da más que com­pe­tir. Pe­ro la po­lí­ti­ca no es de­por­te y las elec­cio­nes no son una com­pe­ten­cia de ese ti­po. Por­que, to­dos lo sa­be­mos, has­ta el más im­pro­ba­ble can­di­da­to anida en su co­ra­zón la es­pe­ran­za de triun­far. Y, pa­ra­fra­sean­do un fa­mo­so dis­cur­so en la ce­re­mo­nia de en­tre­ga de los Os­car, la me­jor ac­tua­ción del do­min­go en la no­che se­rá la de aque­llos que no ga­na­ron.

Pri­me­ro que to­do: ha­brá sie­te can­di­da­tos pre­si­den­cia­les que no ha­brán lo­gra­do el triun­fo que so­ña­ban. Cu­bri­rán su de­rro­ta con pa­la­bras, con es­ta­dís­ti­cas, con cuen­tas que pa­re­ce­rán ale­gres, pe­ro no con­se­gui­rán tor­cer lo evi­den­te. Uno ga­na­rá y los otros sie­te, no. Al­gu­nos di­rán sen­tir­se sa­tis­fe­chos por­que enar­bo­la­ron las ban­de­ras de sus prin­ci­pios. Otros, de­cla­ra­rán que lo im­por­tan­te fue ha­ber he­cho pre­sen­te las ideas de sus co­rrien­tes par­ti­da­rias. Y la ma­yo­ría, MEO in­clui­do, di­rá que es­ta fue tan só­lo una ba­ta­lla más en una lar­ga cru­za­da en pro del bie­nes­tar de Chi­le. Y que con­ti­nua­rán con­tri­bu­yen­do a ese ob­je­ti­vo des­de otro la­do. No ol­vi­de­mos que al­gu­nos vol­ve­rán al Senado.

Tam­bién ha­brán de con­for­mar­se, con in­trin­ca­dos ejer­ci­cios se­mán­ti­cos y de es­ta­dís­ti­ca, los je­fes de una se­rie de par­ti­dos po­lí­ti­cos que ob­ten­drán har­to me­nos de lo que se es­pe­ra­ba de ellos. Ob­ten­drán me­nos se­na­do­res y me­nos dipu­tados de los que ne­ce­si­ta­ban pa­ra con­so­li­dar la di­rec­ti­va, pa­ra te­ner un rol de pe­so en la tra­mi­ta­ción le­gis­la­ti­va y, es­pe­cial­men­te, pa­ra de­mos­trar que si­guen tan vi­gen­tes co­mo ha­ce dé­ca­das. So­cia­lis­tas y de­mó­cra­ta cris­tia­nos vi­vi­rán es­te in­có­mo­do tran­ce.

Y ha­blan­do de in­co­mo­di­dad, pro­ba­ble­men­te los can­di­da­tos jó­ve­nes, esos que au­gu­ra­ban gran­des es­pe­ran­zas de re­no­va­ción, vi­vi­rán mo­men­tos di­fí­ci­les. Sus vo­ta­cio­nes no se­rán las es­pe­ra­das. La mer­ma elec­to­ral de Bo­ric, Jack­son o Va­lle­jo se­rá ca­si tan co­men­ta­da co­mo la que, en la pre­si­den­cial, mos­tra­rá Bea­triz Sán­chez. La elec­ción 2017 mos­tra­rá, una vez más, que las pro­me­sas de cam­bio ge­ne­ra­cio­nal no se ve­ri­fi­can tan de pri­sa co­mo se quie­re o se pro­me­te. El Fren­te Am­plio y sus ga­nas de con­ver­tir­se en el gran re­fe­ren­te de una nue­va iz­quier­da, mo­der­na, jo­ven y dis­tin­ta, no lo­gra­rá nin­guno de esos pro­pó­si­tos. Sea por­que de­mos­tró uti­li­zar las mis­mas ar­mas, zan­ca­di­llas y aco­mo­dos que aque­llos que abo­mi­na, sea por­que el elec­to­ra­do jo­ven al que ape­la­ba, ni si­quie­ra con­cu­rrió a las ur­nas.

Los de­más, los tes­ti­mo­nia­les, aque­llos que mal di­si­mu­la­ban sus es­ca­sas op­cio­nes, re­cu­rri­rán al eu­fe­mis­mo, al du­do­so re­cur­so del triun­fo mo­ral, al­gu­nos cul­pa­rán a las ar­te­ras ma­nio­bras de in­no­mi­na­dos opo­nen­tes y to­dos, to­dos los que no ga­na­ron, pro­me­te­rán ve­lar por los su­pe­rio­res in­tere­ses y de­re­chos de sus es­ca­sos elec­to­res, anun­cian­do, des­de ya, nue­vas can­di­da­tu­ras, nue­vos re­fe­ren­tes y una com­ple­ta re­no­va­ción de las añe­jas prác­ti­cas de la po­lí­ti­ca, esa que han ejer­ci­do por dé­ca­das y que no pien­san de­jar ja­más.

De los otros, de los que ga­na­rán el do­min­go, ha­bla­re­mos el próximo lu­nes, des­pués de una ce­le­bra­ción que se­rá au­gu­rio de tiem­pos me­jo­res.

(* )Li­cen­cia­do en His­to­ria. Egre­sa­do de De­re­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.