En­tre­gan cla­ves pa­ra que ni­ños apren­dan in­glés

Ri­mas, poe­sía, di­bu­jos ani­ma­dos y has­ta vi­deo­jue­gos son, a jui­cio de ex­per­tos, he­rra­mien­tas vá­li­das

El Centro - - Tendencias -

Un ranking ela­bo­ra­do en 2016 por la empresa EF Edu­ca­tion First ubi­có a Chi­le en el lu­gar 42 en­tre 72 paí­ses en el do­mi­nio del in­glés. El es­tu­dio re­ve­ló un es­tan­ca­mien­to en el ni­vel de los chi­le­nos en es­te idio­ma. Por otro la­do, un in­for­me del Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo (BID) de­ter­mi­nó que so­lo un 2% de la po­bla­ción adul­ta lo­cal ha­bla es­ta len­gua con flui­dez.

Por eso, la pre­gun­ta que sur­ge es ¿có­mo se pue­de avan­zar en es­te dé­fi­cit? A jui­cio de Emi­lio Ara­ya, aca­dé­mi­co de la ca­rre­ra de Pedagogía en In­glés pa­ra En­se­ñan­za Bá­si­ca y Me­dia de la U. Ma­yor, la cla­ve re­si­de en la in­fan­cia.

“Una de las ma­ne­ras más efec­ti­vas de afian­zar el apren­di­za­je del in­glés, es plan­tear­se la po­si­bi­li­dad de es­te úl­ti­mo, des­de una eta­pa tem­pra­na y a par­tir de vi­ven­cias de la vi­da co­ti­dia­na. En es­te con­tex­to, el ar­te, el uso cons­cien­te de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y en­tre­ten­ción tie­nen mu­cho que de­cir”, ase­gu­ra el do­cen­te, quien tie­ne un ma­gís­ter en Li­te­ra­tu­ra In­gle­sa de la U. de Leeds.

RI­MAS Y CUEN­TOS

En ese sen­ti­do, el pro­fe­sor Ara­ya re­co­mien­da a los pa­dres he­rra­mien­tas co­mo el em­pleo de ri­mas sen­ci­llas “pa­ra es­ti­mu­lar la dis­cri­mi­na­ción del sis­te­ma fo­né­ti­co-fo­no­ló­gi­co pro­pio del in­glés, el cual -a di­fe­ren­cia de lo que ocu­rre con el es­pa­ñol- cuen­ta con do­ce so­ni­dos vo­cá­li­cos dis­tin­tos re­le­van­tes pa­ra dis­tin­guir sig­ni­fi­ca­dos”.

“La poe­sía tam­bién con­tri­bu­ye al en­tre­na­mien­to del oí­do y la per­cep­ción del rit­mo.”, sos­tie­ne.

El aca­dé­mi­co de la U. Ma­yor tam­bién re­co­mien­da la lec­tu­ra de cuen­tos, ideal­men­te si se ha­ce en voz al­ta, y su­gie­re en es­la pe­cial aque­llos de ha­das. “Los cuen­tos de ha­das son es­pe­cial­men­te ade­cua­dos pa­ra es­te ob­je­ti­vo da­da la ri­ca tra­di­ción an­glo­sa­jo­na, en lo que aquí co­no­ce­mos co­mo el gé­ne­ro ma­ra­vi­llo­so” agre­ga.

DOBLAJES VS SUB­TÍ­TU­LOS

Tan­to el pro­fe­sor Ara­ya co­mo la di­rec­to­ra de la ca­rre­ra de Pedagogía en In­glés de la U. Ma­yor, Tamara Ál­va­rez, creen que es­ta me­di­da po­dría con­tri­buir al apren­di­za­je del idio­ma, aun­que Ál­va­rez ad­vir­tió que ello se de­be ha­cer con cier­tos res­guar­dos. Por un la­do, di­rec­to­ra su­gi­rió “ini­ciar gra­dual­men­te con di­bu­jos ani­ma­dos, da­do que la ma­yor ex­po­si­ción y fle­xi­bi­li­dad pa­ra ad­qui­rir un idio­ma (co­mo se­gun­da len­gua) es en la tem­pra­na in­fan­cia. Si lue­go re­pi­ten el mis­mo epi­so­dio del mis­mo di­bu­jo ani­ma­do en es­pa­ñol, no fun­cio­na­ría”.

Asi­mis­mo, Ál­va­rez acon­se­jó “ex­pan­dir gra­dual­men­te la emi­sión en in­glés de pe­lí­cu­las en un pe­rio­do a lar­go pla­zo (10 años), con­si­de­ran­do una va­rie­dad de es­ti­los pa­ra no fi­jar úni­ca­men­te un ti­po de re­gis­tro y lé­xi­co”.

Emi­lio Ara­ya, en tan­to, se­ña­la que “la ex­po­si­ción a ins­tan­cias de ma­te­rial au­dio­vi­sual e in­ter­ac­ti­vo co­mo pe­lí­cu­las, se­ries y vi­deo­jue­gos es más efec­ti­va cuan­do se la pre­sen­ta des­de el idio­ma en el que ori­gi­nal­men­te fue­ron pro­du­ci­das. Por ello, aun­que de ma­ne­ra gra­dual -pa­ra ir acos­tum­bran­do po­co a po­co a los ni­ños y ni­ñas al con­tex­to lin­güís­ti­co ob­je­ti­vo­se re­co­mien­da es­pe­cial­men­te pro­mo­ver el con­su­mo de pe­lí­cu­las, se­ries o con­te­ni­do en ca­na­les de Youtu­be sa­can­do par­ti­do a los sub­tí­tu­los”, ex­pli­ca.

Un ranking ela­bo­ra­do en 2016 por la empresa EF Edu­ca­tion First ubi­có a nues­tro país en el lu­gar 42 en­tre 72 paí­ses en el do­mi­nio del idio­ma in­glés. Una si­tua­ción que se pue­de tra­ba­jar des­de muy tem­pra­na edad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.