El día des­pués

El Centro - - Epicentro -

El fi­nal de una ca­rre­ra su­po­ne, in­de­pen­dien­te de si su re­sul­ta­do es­tá más o me­nos cla­ro, una eta­pa en que la emo­cio­na­li­dad y la an­sie­dad se ha­cen par­te de quie­nes han se­gui­do de cer­ca la com­pe­ten­cia. Al­gu­nos con­fir­ma­rán sus apues­tas, otros las per­de­rán y más de al­guno pue­de pre­sen­tar­se co­mo sor­pren­di­do y has­ta ale­gre de un re­sul­ta­do a to­das vis­tas me­dio­cre.

Pe­ro, lo re­le­van­te es pre­gun­tar­se ¿qué pa­sa lue­go? Es­ta­rán, cla­ro, las ce­le­bra­cio­nes por un la­do y el op­ti­mis­mo vo­lun­ta­ris­ta por el otro. Por cier­to, no fal­ta­rá la ca­be­za que ro­da­rá. Sin em­bar­go, al otro día to­ca le­van­tar­se y así por el res­to de los días y no que­da­rá sino la ex­tra­ña sen­sa­ción de ha­ber ga­na­do sin triun­far si no se es ca­paz de eli­mi­nar la in­de­ci­sión y la ti­bie­za ra­di­cal del prag­ma­tis­mo.

Pa­ra com­ba­tir ese sen­ti­mien­to, na­da más efec­ti­vo que sa­lir a de­ba­tir con nue­vas vi­sio­nes, los prin­ci­pios en lo que se cree. La cla­ve es­tá en ha­cer­lo con la cla­ri­dad y ho­nes­ti­dad. La uni­dad co­mo re­la­to no bas­ta, y si Se­bas­tián Pi­ñe­ra vuel­ve a La Mo­ne­da, quie­nes en ma­yor o me­nor me­di­da nos sen­ti­mos cer­ca­nos a di­cho sec­tor ten­dre­mos que plan­tear una mi­sión, más allá de go­ber­nar.

Con la elec­ción en­ci­ma, ter­mi­na la ca­rre­ra pre­si­den­cial, pe­ro con­ti­núa la ba­ta­lla por las ideas. Sir­va es­to de re­cor­da­to­rio.

Ma­tías Ja­ra Va­ras

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.