El va­lor de ir a su­fra­gar

El Centro - - Editorial - Jor­ge Bri­to Obre­que (*) (*) Ing. Agró­no­mo Jun­ta de Ade­lan­to del Mau­le

Entramos en tie­rra de­re­cha ca­mino a las nue­vas elec­cio­nes, jor­na­da don­de los chi­le­nos ten­drán la op­ción de ele­gir pre­si­den­te, se­na­do­res, dipu­tados y con­se­je­ros re­gio­na­les. Es­te pro­ce­so de­mo­crá­ti­co, que se desa­rro­lla­rá es­te do­min­go 19 de no­viem­bre, ha es­ta­do mar­ca­do por la preo­cu­pa­ción co­lec­ti­va an­te una pro­ba­ble abs­ten­ción que pu­die­se exis­tir, la cual ha au­men­ta­do en las úl­ti­mas elec­cio­nes des­de que el su­fra­gio pa­só a ser vo­lun­ta­rio.

Es por es­to que los di­ver­sos can­di­da­tos han he­cho in­can­sa­bles lla­ma­dos a los elec­to­res a ha­cer va­ler su de­ber cí­vi­co. In­clu­so el Go­bierno im­ple­men­tó una cam­pa­ña pa­ra in­cen­ti­var el in­te­rés en es­te pro­ce­so, con el fin de con­tra­rres­tar las ci­fras que han mos­tra­do los úl­ti­mos su­fra­gios. Por ejem­plo, la de­mo­gra­fía elec­to­ral se­ña­la que en las pa­sa­das pre­si­den­cia­les del 2013 exis­tió una abs­ten­ción de más del 50%, nú­me­ros que se in­ten­si­fi­ca­ron en las mu­ni­ci­pa­les del pa­sa­do año, don­de só­lo un 34% del pa­drón ha­bi­li­ta­do emi­tió su vo­to. Prác­ti­ca­men­te es­ta­mos con el mis­mo uni­ver­so de vo­tan­tes de las pri­me­ras elec­cio­nes pre­si­den­cia­les des­pués del re­torno a la de­mo­cra­cia.

Ba­jo es­te con­tex­to, de­be­mos en­ten­der que el ejer­ci­cio de la so­be­ra­nía po­pu­lar se ex­pre­sa me­dian­te el fun­cio­na­mien­to nor­mal de los po­de­res del Es­ta­do; Eje­cu­ti­vo, Le­gis­la­ti­vo y Ju­di­cial. Por en­de, si que­re­mos cri­ti­car y cons­truir el país que que­re­mos, de­be­mos ex­pre­sar­lo con la elec­ción de las au­to­ri­da­des que ca­da uno cree que nos re­pre­sen­ta más, con­tri­bu­yen­do así al jus­to equi­li­brio en­tre los de­be­res y los de­re­chos de ca­da ciu­da­dano.

Ir a vo­tar es una ac­ción ciu­da­da­na, ejer­ci­cio de la so­be­ra­nía po­pu­lar, que per­mi­ta man­te­ner el con­trol res­pec­to a la elec­ción de las au­to­ri­da­des. Por tan­to, no po­de­mos cri­ti­car y cues­tio­nar a las au­to­ri­da­des si no he­mos ejer­ci­do el pri­mer pa­so de es­te es­la­bón, el cual es el ejer­ci­cio de vo­tar. Si bien exis­te po­co in­cen­ti­vo y es­ca­sa re­no­va­ción des­de la cla­se po­lí­ti­ca, son los jó­ve­nes los lla­ma­dos a ex­pre­sar­se me­dian­te es­te ca­nal de par­ti­ci­pa­ción con­ven­cio­nal, ma­ni­fes­tán­do­se en la pa­pe­le­ta.

Por lo tan­to, te­ne­mos que avan­zar en una so­cie­dad de de­re­chos, pe­ro tam­bién de de­be­res, sien­do par­te de ellos el su­fra­gar y ha­cer­lo in­for­ma­da­men­te pa­ra es­co­ger co­rrec­ta­men­te a las per­so­nas idó­neas éti­ca y mo­ral­men­te, que go­bier­ne y le­gis­le, avan­zan­do en un desa­rro­llo sos­te­ni­ble, sus­ten­ta­ble y trans­pa­ren­te pa­ra nues­tro país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.