La in­con­gruen­te pre­ten­sión te­rri­to­rial de Bo­li­via

El Centro - - Epicentro -

Alon­so Es­co­bar Parra (*)

El pro­fe­sor Ma­rio Ar­ne­llo, de la Es­cue­la de De­re­cho de la Uni­ver­si­dad de Chi­le, so­lía de­cir en cla­ses que “no exis­ten paí­ses ami­gos, sino que in­tere­ses en co­mún”: lú­ci­das pa­la­bras de raíz eu­ro­pea, que nos ex­pli­can que tam­po­co exis­ten paí­ses enemi­gos, sino que in­tere­ses con­tra­pues­tos.

Pe­ro, qué fá­cil se ol­vi­dan es­tos prin­ci­pios bá­si­cos de las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les en un sec­tor de la so­cie­dad chi­le­na, al aban­de­rar­se con ideas aje­nas que abier­ta­men­te pue­den per­ju­di­car los in­tere­ses na­cio­na­les.

Es­ta co­lum­na no se tra­ta de De­re­cho, sino de sen­ti­do co­mún; ca­si to­dos los paí­ses del mun­do con­so­li­da­ron sus fron­te­ras por la vía vio­len­ta, ja­más ha si­do un ar­gu­men­to la vic­ti­mi­za­ción del ven­ci­do; la po­lí­ti­ca ex­te­rior no es un jue­go de car­tas, ni es un me­ro jui­cio en tri­bu­na­les sa­lo­mó­ni­cos co­mo La Ha­ya, en don­de las na­cio­nes dig­nas ja­más se so­me­ten (Ar­gen­ti­na y Bra­sil), po­lí­ti­ca que es pe­li­gro­sa­men­te be­li­cis­ta, des­co­no­cien­do la so­be­ra­nía de las na­cio­nes, los tra­ta­dos de lí­mi­tes y la es­ta­bi­li­dad fron­te­ri­za.

Bo­li­via nun­ca na­ció con ac­ce­so al mar; per­dió te­rri­to­rio con la to­ta­li­dad de los paí­ses que com­par­te frontera, en el que so­lo un 11% co­rres­pon­de al nues­tro; ha en­fren­ta­do con­flic­tos no so­lo con nues­tro país, sino que tam­bién con Pa­ra­guay, Pe­rú, Bra­sil y Ar­gen­ti­na. Es­te úl­ti­mo le de­cla­ró ofi­cial­men­te la gue­rra ape­nas se for­mó la con­fe­de­ra­ción del Ma­ris­cal San­ta Cruz, apro­pián­do­se pos­te­rior­men­te de la zo­na de Sal­ta y gran par­te de lo que hoy es el nor­te tras­an­dino.

Pa­ra­guay le qui­tó por la vía ar­ma­da gran par­te del Cha­co; en es­ta úl­ti­ma, mi­li­ta­res chi­le­nos en su gran ma­yo­ría de ten­den­cia de izquierda, pro­ve­nien­tes de la Re­pú­bli­ca So­cia­lis­ta, par­ti­ci­pa­ron en la cau­sa bo­li­via­na; cu­ya me­mo­ria no ha si­do hon­ra­da ni por el pro­gre­sis­ta Evo Mo­ra­les.

Bra­sil, qui­zás re­fle­ja la ma­yor in­con­se­cuen­cia de la hos­til po­lí­ti­ca bo­li­via­na ha­cia nosotros; per­die­ron ca­si el 50% de su te­rri­to­rio con los ca­rio­cas, el ac­ce­so a gran par­te del Ama­zo­nas, Ma­to Gro­so y el Acre, que le da­ba vía al océano Atlán­ti­co, en­fren­tán­do­se has­ta 1903; es de­cir, 20 años des­pués de la Gue­rra del Pa­cí­fi­co y un año an­tes del tra­ta­do que pre­ten­den des­co­no­cer de 1904.

¿Por qué Bo­li­via no es cohe­ren­te en su tras­no­cha­do irre­den­tis­mo mo­les­tan­do a Ar­gen­ti­na, Bra­sil y Pa­ra­guay? ¿Por qué a los ni­ños bo­li­via­nos no les en­se­ñan en las es­cue­las a odiar a sus otros ve­ci­nos co­mo lo ha­cen con nosotros? Por­que, es­tra­té­gi­ca­men­te, so­mos el país más dé­bil, de más fá­cil ac­ce­so ma­rí­ti­mo, y más fá­cil de ais­lar me­dian­te em­bus­tes, por me­dio de la vic­ti­mi­za­ción de su po­bre desem­pe­ño co­mo na­ción, pro­duc­to de sus pro­pias in­com­pe­ten­cias, y en don­de no te­ne­mos nin­gu­na res­pon­sa­bi­li­dad; sin ol­vi­dar que es un ex­ce­len­te ne­go­cio po­lí­ti­co.

De ver­dad mo­les­ta que nues­tro apa­ra­to co­mu­ni­ca­cio­nal no ex­plo­te al má­xi­mo es­tas bre­chas, ba­jo la ame­na­za de exi­gir des­co­no­cer to­das las fron­te­ras que po­see Bo­li­via con sus otros ve­ci­nos, mul­ti­la­te­ra­li­zan­do la si­tua­ción co­mo lo ha­cen los al­ti­plá­ni­cos.

Es ab­so­lu­ta­men­te in­cohe­ren­te re­cla­mar por la en­tre­ga de los re­cur­sos na­tu­ra­les, sin de­fen­der el te­rri­to­rio na­cio­nal.

(*) Abo­ga­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.