Día del Bri­ga­dis­ta Fo­res­tal

El Centro - - Epicentro -

Fernando Ra­ga C. (*)

El día 15 de fe­bre­ro ha si­do es­co­gi­do pa­ra re­co­no­cer la ac­ción de los Bri­ga­dis­tas Fo­res­ta­les. Un re­co­no­ci­mien­to es­pe­cial­men­te me­re­ci­do a es­tas per­so­nas de gran tem­ple que de­di­can su vi­da a pro­te­ger los bos­ques, la ve­ge­ta­ción, la fauna, las vi­vien­das e ins­ta­la­cio­nes y las vi­das hu­ma­nas del flagelo de los in­cen­dios ru­ra­les. Es­te flagelo cau­sa enor­mes da­ños ambientales, eco­nó­mi­cos y so­cia­les, des­tru­yen­do re­cur­sos que dan fuentes de tra­ba­jo, de­vas­tan­do la for­ma de vi­da de quie­nes vi­ven de los bos­ques y ge­ne­ran­do enor­mes emi­sio­nes de car­bono a la at­mós­fe­ra.

Es­ta­mos vi­vien­do tiem­pos ad­ver­sos, pues lle­va­mos más de ocho años de se­quía, y el año pa­sa­do su­fri­mos la ma­yor ca­tás­tro­fe de in­cen­dios ru­ra­les que se re­cuer­de des­de los gran­des in­cen­dios de Ay­sén a prin­ci­pios del si­glo pa­sa­do.

El cam­bio cli­má­ti­co nos trae ve­ra­nos más lar­gos y se­cos, y son más frecuentes las cir­cuns­tan­cias de ries­go ex­tre­mo, con am­bien­tes se­cos, ca­lu­ro­sos y ven­to­sos. Pe­ro ade­más, en­fren­ta­mos una reali­dad so­cial es­pe­cial­men­te ne­ga­ti­va: un al­to por­cen­ta­je de los in­cen­dios tie­ne cau­sas in­ten­cio­na­les.

El de­li­to de in­cen­dio es un ac­to de­lez­na­ble, pu­ra­men­te des­truc­ti­vo. Quien ini­cia un in­cen­dio no sa­be cuán­to da­ño cau­sa­rá, cuán­tos bos­ques na­ti­vos y fauna au­tóc­to­na eli­mi­na­rá, cuán­tos ani­ma­les do­més­ti­cos, de gran­ja y de ti­ro ma­ta­rá, cuán­tas ca­sas y em­pleos des­trui­rá ni cuán­tas vi­das hu­ma­nas co­bra­rá.

Aquí la ins­ti­tu­cio­na­li­dad no es­tá fun­cio­nan­do: no sir­ven de na­da las al­tas pe­nas ni las mul­tas si, en la prác­ti­ca, el de­li­to es im­pu­ne; muy ra­ra vez hay impu­tados y más ra­ra­men­te hay con­de­nas. Es­to in­di­ca que los pro­ce­di­mien­tos le­ga­les y po­li­cia­les y qui­zás las le­yes mis­mas de­ben ser re­vi­sa­dos y con ur­gen­cia; no po­de­mos te­ner es­te drama ca­da ve­rano y ol­vi­dar­nos el res­to del año.

Y más aún, me­re­ce un re­pu­dio ma­yor el ac­to de im­pe­dir por la vio­len­cia el com­ba­te de in­cen­dios, lo que de­be­ría ser un de­li­to igual o peor que ge­ne­rar­los, ya que con­lle­va una ac­ción cri­mi­nal to­tal­men­te ale­vo­sa.

En es­tas cir­cuns­tan­cias ad­ver­sas, sin lu­gar a du­das, se acre­cien­tan las fi­gu­ras de nues­tros bri­ga­dis­tas fo­res­ta­les, ya sean de em­pre­sas pri­va­das o del Es­ta­do, quie­nes en­tre­gan su es­fuer­zo y co­no­ci­mien­to téc­ni­co, e in­clu­so arries­gan su vi­da en el com­ba­te de es­tos gra­ves si­nies­tros. Mu­chos de ellos han he­cho de es­ta ac­ti­vi­dad su pro­fe­sión, y pres­tan sus ser­vi­cios en paí­ses del He­mis­fe­rio Nor­te en el ve­rano boreal, don­de tam­bién son re­co­no­ci­dos por sus ca­pa­ci­da­des.

Pe­ro no so­lo de­be­mos des­ta­car a nues­tros com­ba­tien­tes de pri­me­ra lí­nea, pues el éxi­to de su tra­ba­jo tam­bién de­pen­de del si­len­cio­so es­fuer­zo de los hom­bres y mu­je­res que apo­yan des­de las to­rres de ob­ser­va­ción, de quie­nes ha­cen fun­cio­nar la lo­gís­ti­ca, de los ope­ra­do­res de ma­qui­na­rias y transportes, de los va­lien­tes pi­lo­tos de avio­nes y he­li­cóp­te­ros, de los ana­lis­tas y des­pa­cha­do­res, en su­ma, de to­da la red de co­la­bo­ra­do­res que ha­ce po­si­ble es­ta lu­cha con­tra las fuer­zas na­tu­ra­les desata­das. Es un buen mo­men­to pa­ra ex­pre­sar nues­tra gra­ti­tud y re­co­no­ci­mien­to a la la­bor de to­dos ellos, y des­ta­car su va­lio­so aporte, el que me­re­ce ser co­no­ci­do y de­bi­da­men­te va­lo­ra­do por el pú­bli­co.

(*) Pre­si­den­te de la Cor­po­ra­ción

Chi­le­na de la Ma­de­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.