Miér­co­les de Ce­ni­za

El Centro - - Epicentro -

Ayer en to­das las igle­sias ca­tó­li­cas del país se reali­zó la mi­sa del Miér­co­les de Ce­ni­za.

Con el Miér­co­les de Ce­ni­za se ini­cian los 40 días en los que la Igle­sia lla­ma a los fie­les a la con­ver­sión y a pre­pa­rar­se ver­da­de­ra­men­te pa­ra vi­vir los mis­te­rios de la Pa­sión, Muer­te y Re­su­rrec­ción de Cris­to en la Se­ma­na San­ta.

El Miér­co­les de Ce­ni­za es una ce­le­bra­ción con­te­ni­da en el Mi­sal Ro­mano. En es­te se ex­pli­ca que en la Mi­sa se ben­di­ce e im­po­ne en la fren­te de los fie­les la ce­ni­za he­cha de las pal­mas ben­de­ci­das en el Do­min­go de Ramos del año an­te­rior.

La tra­di­ción de im­po­ner la ce­ni­za se re­mon­ta a la Igle­sia pri­mi­ti­va. Por aquel en­ton­ces las per­so­nas se co­lo­ca­ban la ce­ni­za en la ca­be­za y se pre­sen­ta­ban an­te la co­mu­ni­dad con un “há­bi­to pe­ni­ten­cial” pa­ra re­ci­bir el Sa­cra­men­to de la Re­con­ci­lia­ción el Jue­ves San­to.

La Cua­res­ma ad­qui­rió un sen­ti­do pe­ni­ten­cial pa­ra to­dos los cris­tia­nos ca­si 400 años DC y a par­tir del si­glo XI, la Igle­sia en Ro­ma im­po­ne las cenizas.

La ce­ni­za es un sím­bo­lo. En el ar­tícu­lo 125 del Di­rec­to­rio so­bre la pie­dad po­pu­lar y la li­tur­gia es­ta­ble­ce que “le­jos de ser un ges­to pu­ra­men­te ex­te­rior, la Igle­sia lo ha con­ser­va­do co­mo signo de la ac­ti­tud del co­ra­zón pe­ni­ten­te que ca­da bau­ti­za­do es­tá lla­ma­do a asu­mir en el iti­ne­ra­rio cua­res­mal. Se de­be ayu­dar a los fie­les, que acu­den en gran nú­me­ro a re­ci­bir la Ce­ni­za, a que cap­ten el sig­ni­fi­ca­do in­te­rior que tie­ne es­te ges­to, que abre a la con­ver­sión y al es­fuer­zo de la re­no­va­ción pas­cual”.

La Igle­sia lla­ma a los fie­les a con­fe­sar sus pe­ca­dos gra­ves, ha­cer bue­nas obras, ser so­li­da­rios con los que su­fren y a re­nun­ciar a lo su­per­fluo y sun­tuo­so. La prác­ti­ca más co­no­ci­da y vi­si­ble, sin em­bar­go, es el ayuno. Es ca­rac­te­rís­ti­ca de es­te tiem­po li­túr­gi­co des­de la an­ti­güe­dad co­mo una re­nun­cia a las ne­ce­si­da­des de la vi­da te­rre­nal, pe­ro ha evo­lu­cio­na­do con el tiem­po ha­cién­do­se me­nos es­tric­ta.

El co­lor li­túr­gi­co de es­te tiem­po es el mo­ra­do, que sig­ni­fi­ca lu­to y pe­ni­ten­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.