Pena de muer­te

El Centro - - Epicentro -

La dis­cu­sión so­bre la pena de muer­te, ne­ce­sa­ria­men­te en­cuen­tra su mar­co en nor­mas ju­rí­di­cas. La pena ca­pi­tal fue de­ro­ga­da pa­ra los de­li­tos co­mu­nes el año 2001, y úni­ca­men­te per­ma­ne­ce vi­gen­te pa­ra de­li­tos mi­li­ta­res co­me­ti­dos en tiem­pos de guerra.

Des­de la pers­pec­ti­va del De­re­cho In­ter­na­cio­nal de los De­re­chos Hu­ma­nos, la pena de muer­te no pue­de ser res­ta­ble­ci­da, pues la Con­ven­ción Ame­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos (co­mún­men­te co­no­ci­da co­mo Pac­to de San Jo­sé de Cos­ta Ri­ca) no per­mi­te la apli­ca­ción de es­ta pena a de­li­tos que ac­tual­men­te no la con­si­de­ran, de mo­do que no se po­dría modificar la pena de los de­li­tos más gra­ves pa­ra im­po­ner la pena ca­pi­tal.

Des­de el pun­to de vis­ta del de­re­cho pe­nal, la pena de muer­te es una no-pena; no cum­ple nin­gún fin y es una san­ción que no respeta de­re­chos fun­da­men­ta­les. En fin, la pena de muer­te es un ex­ce­so que un Es­ta­do de­mo­crá­ti­co de de­re­cho no pue­de per­mi­tir.

Ja­cob E. Gua­jar­do Gu­tié­rrez

Abo­ga­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.