Pro­gre­so en tras­plan­tes de ór­ga­nos

El Centro - - Editorial - Dr. Ma­nuel Jo­sé Ira­rrá­za­val (*) (*) U. San Se­bas­tián

Re­cien­te­men­te, el Mi­nis­te­rio de Sa­lud ce­le­bró la ci­fra de 457 tras­plan­tes efec­tua­dos el año 2017, un re­sul­ta­do más que fa­vo­ra­ble des­de que exis­te el Re­gis­tro Na­cio­nal de Tras­plan­tes, de ahí la ra­zón pa­ra ce­le­brar, ya que con es­to lle­ga­mos a 10 do­nan­tes por mi­llón de ha­bi­tan­tes.

Es­ta me­jo­ría del 29% res­pec­to al año pre­vio, es cier­ta­men­te muy alen­ta­do­ra y oja­lá in­di­que un cam­bio en la po­bre ten­den­cia que mos­tra­ba Chi­le. Pe­ro, pe­se a es­tos con­for­ta­do­res re­sul­ta­dos, aun no de­be­mos can­tar vic­to­ria, ya que es­ta­mos muy le­jos de los paí­ses lí­de­res en es­ta es­tra­te­gia te­ra­péu­ti­ca.

Al ana­li­zar más en de­ta­lle la do­na­ción en 2017, hay va­rios fac­to­res a los que pue­de atri­buir­se es­ta me­jo­ría: ve­mos -prin­ci­pal­men­te- un me­nor por­cen­ta­je de re­cha­zo por par­te de las fa­mi­lias (45% v/s 51% el año pre­vio) lo que su­gie­re un efec­to po­si­ti­vo de las cam­pa­ñas de in­for­ma­ción a la co­mu­ni­dad, pe­ro tam­bién hay una me­jor or­ga­ni­za­ción asis­ten­cial en los hos­pi­ta­les que re­ci­ben los po­ten­cia­les do­nan­tes y en los equi­pos a car­go de la ob­ten­ción de los ór­ga­nos.

En re­su­men, he­mos me­jo­ra­do pe­ro que­da mu­cho ca­mino por avan­zar. Al res­pec­to, creo im­por­tan­te des­ta­car los ele­men­tos que son más re­le­van­tes pa­ra es­te pro­ce­so:

1.- Acep­ta­ción y res­pal­do de las fa­mi­lias. No hay le­gis­la­ción que sea ca­paz de con­tra­rres­tar una ac­ti­tud fa­mi­liar ne­ga­ti­va. Nin­gún ci­ru­jano efec­tua­ría una ob­ten­ción de ór­ga­nos en esa con­di­ción.

2.- Tras­pa­ren­cia y “jus­ti­cia” en el pro­ce­so de asig­na­ción de la opor­tu­ni­dad del tras­plan­te, ga­ran­ti­zan­do ab­so­lu­ta in­de­pen­den­cia de as­pec­tos eco­nó­mi­cos, cul­tu­ra­les, ra­cia­les u otros. Es­te as­pec­to es fuer­te con­di­cio­nan­te del an­te­rior.

3.- Ade­cua­da man­ten­ción fi­sio­ló­gi­ca del do­nan­te en su hos­pi­tal ori­gi­nal. Es­te es un as­pec­to clave, que fue bien re­suel­to en España, lí­der mun­dial en dis­po­ni­bi­li­dad de tras­plan­tes, y que en la prác­ti­ca im­pli­ca un im­por­tan­te es­fuer­zo en re­cur­sos hu­ma­nos y téc­ni­cos.

4.- Equi­pos mé­di­cos de pro­cu­ra­mien­to, téc­ni­ca­men­te muy com­pe­ten­tes y dis­po­ni­bles 24/7, bien coor­di­na­dos con los di­fe­ren­tes es­pe­cia­lis­tas, de mo­do de po­der au­men­tar el nú­me­ro de tras­plan­tes por ca­da do­nan­te y por cier­to, con el com­ple­men­to de sis­te­mas de trans­por­te efi­cien­te, mu­chas ve­ces des­de hos­pi­ta­les re­mo­tos.

5.- Se­gu­ri­dad y efi­ca­cia en el pro­ce­so mis­mo del tras­plan­te. Sien­do es­te un pro­ce­so téc­ni­ca­men­te com­ple­jo, lo ra­zo­na­ble es con­cen­trar­lo en aque­llos lu­ga­res que de­mues­tran gran com­pe­ten­cia téc­ni­ca y su­pe­rior ca­pa­ci­dad de se­gui­mien­to y cui­da­do de los pa­cien­tes en el post­ope­ra­to­rio in­me­dia­to y ale­ja­do.

Ba­jo es­tas di­rec­tri­ces y con­si­de­ran­do que nin­guno de es­tos ele­men­tos es­tán au­sen­tes en Chi­le, es in­dis­pen­sa­ble pro­fun­di­zar­los y asen­tar­los pa­ra lo­grar una sociedad más so­li­da­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.