Ma­si­vo fu­ne­ral con ba­rris­tas in­clui­dos in­quie­tó a ve­ci­nos de Po­bla­ción Man­so de Ve­las­co

Los ne­go­cios pre­fi­rie­ron ce­rrar sus puer­tas a las 13.00 ho­ras. En el ca­so de la Es­cue­la Lo­ren­zo Va­ro­li Ghe­rar­di, des­pa­cha­ron a sus alum­nos dos ho­ras an­tes de su sa­li­da ha­bi­tual por mie­do a en­fren­ta­mien­tos.

El Centro - - Portada - Anaís Du­que

Ayer fue­ron se­pul­ta­dos los res­tos de hom­bre de 33 años que fue muer­to de un ba­la­zo en la ca­be­za, a ma­nos de un me­nor de edad

TAL­CA.- Un alar­man­te ase­si­na­to en la pla­ci­lla de la Po­bla­ción Man­so de Ve­las­co de Tal­ca, de­jó con­mo­cio­na­da a to­da la co­mu­ni­dad, quie­nes ase­gu­ran ha­ber pa­sa­do la ma­dru­ga­da del mar­tes asus­ta­dos an­te fue­gos ar­ti­fi­cia­les y un mul­ti­tu­di­na­rio en­cuen­tro de hin­chas de Co­lo-Co­lo, club del que la fa­tal víc­ti­ma, Ru­bén Ba­rros, era ba­rris­ta y lo que le cos­tó la vi­da tras una pe­lea con un me­nor de 15 años fa­ná­ti­co de Ran­gers de Tal­ca.

El he­cho que re­la­tan es que la si­tua­ción se in­ten­si- fi­có tras una ren­ci­lla de­por­ti­va de­bi­do a que los fa­ná­ti­cos de Co­lo-Co­lo ha­brían pin­ta­do al­gu­nos pos­tes de la po­bla­ción con sus leyendas. No obs­tan­te, los ha­bi­tan­tes de es­ta co­mu­ni­dad, quie­nes por su se­gu­ri­dad pre­fi­rie­ron pre­ser­var su iden­ti­dad, ven es­ta si­tua­ción con in­co­mo­di­dad, ya que la po­bla­ción no tie­ne nin­gún dis­tin­go de­por­ti­vo.

RETIRAN ALUM­NOS

Tras un re­co­rri­do por las ca­lles de la co­mu­ni­dad, se pu­do con­ver­sar con quie­nes ha­cen vi­da en la po­bla­ción. En pri­me­ra ins­tan­cia, en la Es­cue­la Lo­ren­zo Va­ro­li Ghe­rar­di hu­bo que adop­tar me­di­das es­pe­cia­les, co­mo des­pa­char a sus alum­nos a las 13.00 ho­ras, es­to, a mo­do de pre­ser­var la se­gu­ri­dad de ca­da uno de los ni­ños, pues lue­go de las 15.00 ho­ras ini­cia­ría el cor­te­jo fú­ne­bre de Ru­bén Ba­rros que par­tió de la Po­bla­ción Man­so de Ve­las­co.

Si en al­go coin­ci­die­ron los do­cen­tes, es que es­ta si­tua­ción es nue­va pa­ra ellos, de­bi­do a que más allá de la in­se­gu­ri­dad que pue­da exis­tir allí, nun­ca se ha­bían re­gis­tra­do he­chos de vio­len­cia por ren­ci­llas en­tre hin­chas.

“CON MIE­DO”

Los ne­go­cios que se ubi­can en la ca­lle 5 Sur, tra­ba­ja­ron un tan­to in­co­mo­dos, pues de­bie­ron es­tar aten­tos an­te lo que se pu­die­ra oca­sio­nar por la sa­li­da del cor­te­jo fú­ne­bre no­ta­ble­men­te te­ñi­da por el blan­qui­ne­gro del club de fút­bol. Lo que con­ta­ban los clien­tes que a los lo­ca­les lle­ga­ban es que “ven­drían ba­rras bra­vas de Co­lo-Co­lo de San­tia­go y pu­die­ran oca­sio­nar dis­tur­bios, por el des­con­ten­to que de­jó el ho­mi­ci­dio de Ru­bén”.

“La gen­te tie­ne mie­do por­que van a ve­nir ba­rras bra­vas y ha­cen des­tro­zos,

son gen­te de­ci­di­da. Hay mie­do, en­tre pro­fe­so­res, ve­ci­nos, in­clu­so yo la ma­dru­ga­da del mar­tes tu­ve que to­mar­me una pas­ti­lli­ta pa­ra po­der dor­mir, por­que hu­bo mu­chos fue­gos ar­ti­fi­cia­les y el mie­do es que pu­die­ron ha­ber an­da­do con ar­mas”, re­ve­ló uno de los pro­pie­ta­rios de un ne­go­cio ubi­ca­do en la zo­na.

La sen­sa­ción que de­ja es­te ti­po de si­tua­cio­nes es al­go que los ve­ci­nos ven con tris­te­za. “¿El nom­bre de la po­bla­ción co­mo que­da?, nos afec­ta, que­da­mos mal”.

Pe­se a que el cie­rre de lo­ca­les de­bió ser so­lo por ho­ras y mien­tras se desa­rro­lló la des­pe­di­da de es­te jo­ven ba­rris­ta, la­men­ta­ron las si­tua­cio­nes de vio­len­cia que em­pa­ña­ron el desa­rro­llo nor­mal de ac­ti­vi­da­des en la Po­bla­ción.

“Con es­ta si­tua­ción la gen­te no sa­le, se es­con­de, pues les da mie­do, ha­blan de ba­rras lo­cas y esas co­sas. Eso es al­go que se ve en San­tia­go que cuan­do hay un en­tie­rro de uno de sus hin­chas que sue­len dis­pa­rar co­mo si na­da, así que la co­sa es­tá heavy”, des­ta­có el due­ño de ne­go­cio.

ÚL­TI­MO ADIÓS

Ho­ras más tar­de, se desa­rro­lló la ca­ra­va­na y ac­tos fú­ne­bres pa­ra el jo­ven de 33 años, quien en­tre cán­ti­cos en­to­na­dos por quie­nes en vi­da fue­ron sus com­pa­ñe­ros de ba­rra y sus alle­ga­dos, fue des­pe­di­do de ma­ne­ra tran­qui­la y con­tra­rio a lo que se pen­só, sin dis­tur­bios.

En la Es­cue­la Lo­ren­zo Va­ro­li Ghe­rar­di, acor­da­ron sa­lir dos ho­ras an­tes pa­ra pre­ser­var la se­gu­ri­dad de los es­tu­dian­tes.

Hin­chas del Co­lo co­lo y alle­ga­dos, le die­ron el úl­ti­mo adiós a Ru­bén Ba­rros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.