No creo, aun­que lo qui­sie­ra

El Centro - - Epicentro - Ig­na­cio Cár­de­nas Sque­lla (*)

En el úl­ti­mo tiem­po y en las úl­ti­mas se­ma­nas he­mos leí­do y vis­to abun­dan­te in­for­ma­ción por el ca­so que afec­ta a la igle­sia ca­tó­li­ca y a las ce­le­bra­cio­nes, con­me­mo­ra­cio­nes, re­cuer­dos o co­mo se le quie­ra lla­mar, por un nue­vo aniver­sa­rio del triun­fo del NO. ¿Qué tie­ne que ver una co­sa con la otra?, pro­ba­ble­men­te no se to­can de ma­ne­ra di­rec­ta pe­ro la reali­dad de quien tie­ne el con­trol del po­der las une.

Pa­ra na­die se­rá sor­pre­sa cons­ta­tar que el pon­ti­fi­ca­do ha es­ta­do por si­glos y si­glos li­ga­do al po­der y lo ha ma­ne­ja­do o in­flui­do de ma­ne­ra evi­den­te en con­co­mi­tan­cia con los im­pe­rios y reinos de oc­ci­den­te. Se­gu­ra­men­te, el des­ta­pe que hoy se ha co­no­ci­do por el mun­do es un con­ti­nuo que ha su­ce­di­do por siem­pre pe­ro que hoy, con el po­der y la acu­cio­si­dad de las co­mu­ni­ca­cio­nes, se ha po­di­do inevi­ta­ble­men­te co­no­cer. Pe­ro el pa­sa­do oca­sio­na cos­tum­bre y, por lo mis­mo, es la ma­ne­ra de ex­pli­car el por qué las je­rar­quías ecle­siás­ti­cas han in­ten­ta­do -por suer­te sin éxito- de en­cu­brir las atro­ci­da­des co­no­ci­das. Ha pri­ma­do, des­gra­cia­da­men­te, la hu­ma­na ma­la reac­ción por so­bre el man­da­to de su Evan­ge­lio, lo que -jun­to con de­jar muy mal pa­ra­do el po­der de su Dios al que le oran dia­ria­men­te mul­ti­tu­des de cre­yen­tes cla­man­do por su bon­dad y re­den­ción- mue­ve a pen­sar que su fe es va­na y siem­bra la du­da en la sin­ce­ri­dad de las de­cla­ra­cio­nes que quie­ren mos­trar arre­pen­ti­mien­to y de­ci­sión de ter­mi­nar con tal la­cra y la­var efec­ti­va­men­te el pe­ca­do. Es­ta vez su in­ne­ga­ble po­der no ha si­do su­fi­cien­te pa­ra ocul­tar y pro­te­ger al que no lo me­re­ce y ne­ce­si­ta. El uso del po­der sin con­trol -y au­to­con­trol- de­ri­va inevi­ta­ble­men­te en abusos. Pe­ro el po­der atrae más que la di­vi­ni­dad y mu­cho más que las creen­cias.

En la se­gun­da in­cer­te­za, te­ne­mos el ca­so de los tan­tos que han apa­re­ci­do -co­mo con­se­cuen­cia del pa­so del tiem­po y las evi­den­cias que ya no se pue­den ocul­tar- afir­man­do que vo­ta­ron por el NO. No hay có­mo de­mos­trar que no sea efec­ti­vo y si ellos, por ver­güen­za o sim­ple con­tri­ción así lo de­cla­ran, hay que res­pe­tar­lo y asig­nar­le al­gún va­lor. Pe­ro hay ac­ti­tu­des que me mue­ven a la du­da en que tal arre­pen­ti­mien­to sea sincero. Aun­que pue­de ser osa­da mi afir­ma­ción, tien­do a pen­sar que si Pi­no­chet ba­ja­ra en cuer­po y al­ma -o as­cen­die­ra co­mo pa­re­ce más rea­lis­ta- ha­bría mu­chos que que­da­rían sin alien­to de la emo­ción y de­seos de aga­sa­jar­lo. Du­do que só­lo se­rían el 17% que hoy de­cla­ra que vo­ta­ría por el sí. Es­ta­rían los de esa de­re­cha que cuan­do os­ten­ta el po­der (cier­ta­men­te en las dic­ta­du­ras de iz­quier­da tam­bién ha su­ce­di­do) es la fuer­za el ar­ma re­cu­rren­te pa­ra aca­llar a los di­si­den­tes; es­ta­rían los ado­ra­do­res de Fu­ji­mo­ri, de las dic­ta­du­ras de ar­gen­ti­na; es­ta­rían los cóm­pli­ces si­len­cio­sos de Fran­co o de Stroess­ner; es­ta­rían los que hoy pa­de­cen de éx­ta­sis por el po­si­ble triun­fo de Bol­so­na­ro…y la lis­ta pue­de ser eter­na, tan eter­na co­mo la de­bi­li­dad hu­ma­na. De­ma­sia­dos ejem­plos de la his­to­ria lo de­mues­tran co­mo pa­ra re­unir ra­zo­nes pa­ra du­dar. Por for­tu­na, hay una per­so­na que ha te­ni­do la va­len­tía de de­cir que hoy, sí, hoy mis­mo, vo­ta­ría nue­va­men­te por el SÍ. Esa pre­si­den­ta de par­ti­do ha re­cu­rri­do a su par­ti­cu­lar hon­ra­dez pa­ra de­cir que na­da im­por­ta­ron los atro­pe­llos a los de­re­chos hu­ma­nos y desear que su ad­mi­ra­do dic­ta­dor, ase­sino y la­drón -¿al­gu­na du­da?- si­guie­ra go­ber­nan­do por más tiem­po. ¿Si­gue to­da­vía pre­si­dien­do su par­ti­do, al­gún reclamo por ello de la coa­li­ción, al­guien pi­dió su ex­pul­sión o re­nun­cia, la mi­nis­tra vo­ce­ra ha di­cho al­go?

Son es­tas mi­ra­das tan con­tra­dic­to­rias ya sean de la san­ti­dad ecle­siás­ti­ca o de te­rre­na­les go­ber­nan­tes y “cla­se” po­lí­ti­ca los que me mue­ven a la du­da, aun­que pre­fi­rie­ra te­ner cer­te­zas de lo con­tra­rio. De ver­dad.

(*) Pe­rio­dis­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.