El cas­ti­go del click

El Centro - - Epicentro -

Vi­vi­mos en una so­cie­dad don­de los usua­rios tie­nen un al­to em­po­de­ra­mien­to, son cons­cien­tes de su po­der y sa­ben que pue­den in­fluir so­bre las mar­cas a tra­vés de las re­des so­cia­les, por ejem­plo. Son ca­da día más exi­gen­tes, co­no­ce­do­res y al­ta­men­te in­for­ma­dos, sien­do más crí­ti­cos a la ho­ra de eva­luar la se­gu­ri­dad de si­tios web que vi­si­tan, so­bre to­do cuan­do se tra­ta de efec­tuar com­pras a tra­vés de ellos.

Es­to ha re­per­cu­ti­do en que las em­pre­sas ten­gan la obli­ga­ción de rea­li­zar me­jo­ras en la pri­va­ci­dad de sus si­tios web, pa­ra que lo­gren un buen manejo en la se­gu­ri­dad de las transac­cio­nes, la pri­va­ci­dad de los da­tos y to­da la in­for­ma­ción que en ellos se ge­ne­re. Pe­ro, efec­ti­va­men­te, ¿es­to ha ocu­rri­do? Efec­ti­va­men­te, da­tos co­mo el ma­si­vo hac­keo a la ban­ca chi­le­na don­de se ro­bó la in­for­ma­ción de 14 mil tar­je­tas de cré­di­to se­gún la Su­pe­rin­ten­den­cia de Ban­cos es un cla­ro ejem­plo. Men­cio­nar el re­por­te anual de Ame­na­zas a la Se­gu­ri­dad de In­ter­net de Sy­man­tec, don­de Chi­le es el ter­cer país de la re­gión con más ata­ques por Ran­som­wa­re, tam­bién nos de­mues­tra la vul­ne­ra­bi­li­dad en la que vi­vi­mos en cuan­to a ci­ber­se­gu­ri­dad.

Las or­ga­ni­za­cio­nes de­ben ve­lar por la se­gu­ri­dad y pro­tec­ción de los da­tos de sus dis­tin­tos pú­bli­cos, a tra­vés de nue­vas tec­no­lo­gías y exi­gen­cias, co­mo ha si­do por ejem­plo la en­tra­da en vi­gen­cia del GDPR en la Unión Eu­ro­pea. El GDPR mar­ca los li­nea­mien­tos en cuan­to a có­mo se de­ben al­ma­ce­nar, re­co­pi­lar, tra­tar y des­truir los da­tos per­so­na­les de los usua­rios. En Chi­le aún es­ta­mos en pa­ña­les res­pec­to a es­ta dis­cu­sión.

Du­ran­te es­tos días vi­vi­re­mos el Cy­be­rMon­day, ins­tan­cia don­de que­dan muy ex­pues­tas tan­to las em­pre­sas que par­ti­ci­pan, así co­mo tam­bién los usua­rios. En es­te sen­ti­do, la Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos re­ve­ló que un 92% de los ban­cos de Amé­ri­ca La­ti­na su­frie­ron vul­ne­ra­cio­nes de hac­kers du­ran­te el año pa­sa­do, y que po­drían ver­se afec­ta­das du­ran­te es­tos pe­rio­dos, ya que el uso de tar­je­tas de cré­di­to au­men­ta, al­can­zan­do com­pras que, de acuer­do a la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de San­tia­go, en el úl­ti­mo even­to su­pe­raron los cua­tro mil millones de dó­la­res.

Ca­be men­cio­nar que, si las em­pre­sas no se su­man en la en­tre­ga de un buen ser­vi­cio que se vea re­fle­ja­do, por ejem­plo, en un si­tio web se­gu­ro pa­ra la rea­li­za­ción de com­pras, su­fri­rán el cas­ti­go del click. El con­su­mi­dor pro­ba­ble­men­te no vol­ve­rá a com­prar en un si­tio en el que se vul­ne­ró su se­gu­ri­dad y sus da­tos. Por es­ta ra­zón, se ha­ce im­pres­cin­di­ble es­ta­ble­cer y re­pen­sar me­jo­res estrategias de ci­ber­se­gu­ri­dad pa­ra las em­pre­sas y usua­rios chi­le­nos.

Ig­na­cio Con­ti Regional Chan­nel and Dis­tri­bu­tion Ma­na­ger de Sy­man­tec

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.