Erra­di­car la vio­len­cia ha­cia las mu­je­res

El Centro - - Editorial -

Con es­tu­por co­no­ci­mos en la jor­na­da de ayer del se­gun­do ca­so de fe­mi­ci­dio en la Re­gión del Mau­le en lo que va co­rri­do del pre­sen­te año. En ple­na vía pú­bli­ca y a vis­ta, in­clu­so de ni­ños que ju­ga­ban en una can­cha cer­ca­na, en la co­mu­na de Ro­me­ral un su­je­to ata­có a su ex pa­re­ja, cau­sán­do­le una he­ri­da en su cue­llo, lo que a la pos­tre de­ri­vó en el deceso de la mu­jer.

Tan so­lo una se­ma­na an­tes, en la co­mu­na de Río Cla­ro, se pro­du­jo un he­cho de san­gre si­mi­lar, con la di­fe­ren­cia que el au­tor ma­te­rial del fe­mi­ci­dio op­tó por qui­tar­se la vi­da.

Es­tos ca­sos si­guen dan­do cuen­ta que, por más que la so­cie­dad avan­ce ha­cia el res­pe­to por la vi­da de las mu­je­res y por eli­mi­nar pa­tro­nes de con­duc­ta de so­me­ti­mien­to del gé­ne­ro fe­me­nino por par­te de los hom­bres, aún es­ta­mos in­ser­tos en una cul­tu­ra don­de pre­do­mi­na el ma­chis­mo y la vio­len­cia en el tra­to ha­cia la mu­jer.

Es ne­ce­sa­rio con­tri­buir a em­pu­jar el pau­la­tino cam­bio que ne­ce­si­ta la so­cie­dad pa­ra erra­di­car la cul­tu­ra de vio­len­cia ha­cia las mu­je­res. Y en eso, dis­tin­tas es­fe­ras so­cia­les de­ben apor­tar. Un pa­so ade­lan­te en ello se es­tá dan­do en la Cá­ma­ra de Dipu­tados, ya que en la ini­cia­ti­va que mo­di­fi­ca la Ley 18.838, que crea el Con­se­jo Na­cio­nal de Te­le­vi­sión, exis­te el ob­je­ti­vo de pro­mo­ver la trans­mi­sión de men­sa­jes con­tra la vio­len­cia de gé­ne­ro en ho­ra­rios y pro­gra­ma­cio­nes que cap­ten una ma­yor au­dien­cia mas­cu­li­na. El pro­yec­to fue apro­ba­do y des­pa­cha­do por la Co­mi­sión de Cul­tu­ra de la Cá­ma­ra de Dipu­tados.

(…) Es muy im­por­tan­te la en­tre­ga de es­tos men­sa­jes con­tra la vio­len­cia de gé­ne­ro y es ne­ce­sa­rio crear una cul­tu­ra más ama­ble y me­nos vio­len­ta.

Sin em­bar­go, re­sul­ta un tan­to pa­ra­dó­ji­co que sea en la mis­ma te­le­vi­sión don­de ser bus­que pro­mo­ver men­sa­jes con­tra la vio­len­cia de gé­ne­ro, sien­do que en por es­te me­dio don­de más es­te­reo­ti­pos se han crea­do, los que a la lar­ga han fo­men­ta­do con­duc­tas ma­chis­tas. Es­tá cla­ro que es­to res­pon­de a un fe­nó­meno cul­tu­ral de la so­cie­dad chi­le­na en su con­jun­to, pe­ro al­go de res­pon­sa­bi­li­dad tam­bién tie­ne la te­le­vi­sión.

Peor bueno, vol­vien­do a la ini­cia­ti­va que se tra­mi­ta en la Cá­ma­ra Ba­ja, en un prin­ci­pio, el pro­yec­to apun­ta­ba a la emi­sión de es­tos men­sa­jes en es­pa­cios de­por­ti­vos, lo que fue des­car­ta­do. Ade­más, pa­ra al­gu­nos dipu­tados, es muy im­por­tan­te la en­tre­ga de es­tos men­sa­jes con­tra la vio­len­cia de gé­ne­ro y es ne­ce­sa­rio crear una cul­tu­ra más ama­ble y me­nos vio­len­ta.

En los an­te­ce­den­tes del pro­yec­to se in­di­ca que la im­por­tan­cia de una nor­ma que se es­ta­blez­ca en for­ma per­ma­nen­te, den­tro de las me­di­das pa­ra la pre­ven­ción de la vio­len­cia, es so­lo un pa­so más que dar en es­te ám­bi­to.

No obs­tan­te, en la dis­cu­sión de la nor­ma­ti­va, apa­re­ció el ejem­plo de Es­pa­ña, país que ha ido más allá en es­ta ma­te­ria, de­mos­tran­do que la in­ter­ven­ción ac­ti­va del Es­ta­do en ma­te­ria de gé­ne­ro, tan­to en las es­fe­ras pú­bli­ca y pri­va­da, es fun­da­men­tal pa­ra la con­ten­ción, re­gre­sión y des­ar­ti­cu­la­ción de las de­sigual­dad, dis­cri­mi­na­ción y vio­len­cia fe­me­ni­na, dic­tan­do la ley pa­ra la igual­dad efec­ti­va de mu­je­res y hom­bres, en que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción son so­lo un co­la­bo­ra­dor más pa­ra lo­grar el ob­je­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.