25 es­co­la­res re­sul­ta­ron in­to­xi­ca­dos en Río Cla­ro por mal uso de pla­gui­ci­das

Se­re­mi de Sa­lud es­ta­ble­ció res­pon­sa­bi­li­dad de la em­pre­sa Agrí­co­la LC Li­mi­ta­da que uti­li­zó pro­duc­to tó­xi­co en un pre­dio ale­da­ño a la Es­cue­la Odes­sa don­de es­tu­dian las víc­ti­mas

El Centro - - Crónica - Ka­rin Li­llo

TAL­CA.- Un su­ma­rio sa­ni­ta­rio ins­tru­yó la Se­cre­ta­ría Re­gio­nal Mi­nis­te­rial de Sa­lud en con­tra de la em­pre­sa Agrí­co­la LC Li­mi­ta­da, por el mal uso de un pro­duc­to pla­gui­ci­da el mar­tes pa­sa­do, lo cual 24 ho­ras des­pués pro­vo­có sín­to­mas de in­to­xi­ca­ción agu­da en un to­tal de 25 ni­ños que es­tu­dian en la Es­cue­la Odes­sa, en la co­mu­na de Río Cla­ro.

Se­gún an­te­ce­den­tes ofi­cia­les, la em­pre­sa su­ma­ria­da arrien­da un pre­dio de 15 hec­tá­reas don­de exis­ten cul­ti­vos de man­za­nas y que es­tá ale­da­ño al es­ta­ble­ci­mien­to edu­ca­cio­nal. Tras las pri­me­ras pes­qui­sas, se es­ta­ble­ció que la com­pa­ñía re­co­no­ció ha­ber ocu­pa­do una máquina ne­bu­li­za­do­ra el mar­tes, pe­ro sin re­gis­tro de ho­ra­rios.

La in­ves­ti­ga­ción iden­ti­fi­có el pro­duc­to tó­xi­co co­mo “Fun­gi­zeb 800”, aña­dien­do que los sín­to­mas que afec­ta­ron a los 25 ni­ños fue­ron náu­seas, vó­mi­tos, ma­les­ta­res es­to­ma­ca­les y do­lor de ca­be­za, en­tre otros. Los afec­ta­dos fue­ron aten­di­dos en la pos­ta de Pe­ña­flor y en el Cen­tro de Sa­lud Fa­mi­lia (Ces­fam) de Cum­peo, sien­do es­ta­bi­li­za­dos y de­vuel­tos ayer a sus do­mi­ci­lios.

ES­CUE­LA RU­RAL

Al res­pec­to, la Se­re­mi de Sa­lud, Mar­len­ne Du­rán, ex­pli­có ayer que “no­so­tros re­ci­bi­mos la de­nun­cia por los ni­ños in­to­xi­ca­dos en un co­le­gio de Río Cla­ro. Nues­tros fis­ca­li­za­do­res jus­ta­men­te es­ta­ban cer­ca del lu­gar, por lo cual, acu­die­ron al pre­dio y cons­ta­ta­ron que exis­tía un im­por­tan­te gru­po de ni­ños con sín­to­mas de in­to­xi­ca­ción”.

“Los ni­ños fue­ron aten­di­dos y, lue­go, de­ri­va­dos a sus ho­ga­res. A la vez, se re­vi­sa­ron pre­dios cer­ca­nos al co­le­gio y se de­ter­mi­nó que efec­ti­va­men­te en el te­rreno ubi­ca­do al la­do de la es­cue­la don­de es­tu­dian los ni­ños afec­ta­dos, el día mar­tes ha­bía rea­li­za­do una fu­mi­ga­ción, vio­lan­do mu­chas nor­ma­ti­vas y re­gla­men­tos”, di­jo.

IN­FRAC­CIO­NES

La au­to­ri­dad sub­ra­yó que la em­pre­sa no aler­tó al co­le­gio y tam­po­co cum­plía con nor­mas de se­gu­ri­dad. “Por aho­ra que­da­ron con su­ma­rio sa­ni­ta­rio, pe­ro pa­ra es­ta­ble­cer nue­vas me­di­das va­mos a con­cu­rrir ma­ña­na (hoy) al lu­gar, a fin tam­bién de vi­si­tar a los ni­ños, aun­que las mo­les­tias que su­frie­ron son pa­sa­je­ras y no de­jan se­cue­las”, aña­dió.

“Es­to que ocu­rrió es muy preo­cu­pan­te. Los ni­ños es­tán en un lu­gar que de­bie­ra ser muy se­gu­ro, co­mo es su co­le­gio. Es la em­pre­sa la que no cum­plió la nor­ma­ti­va. No te­nía an­te­ce­den­tes an­te­rio­res, pe­ro no cum­plía con mu­chas nor­ma­ti­vas, en va­rios as­pec­tos. Los fa­mi­lia­res de los ni­ños es­ta­ban muy preo­cu­pa­dos”, in­di­có la Se­re­mi de Sa­lud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.