Ra­dio­gra­fía a la ta­sa de sui­ci­dios en la re­gión

Se­gún los da­tos en­tre­ga­dos por Po­li­cía de In­ves­ti­ga­cio­nes a Dia­rio El Cen­tro, un al­to nú­me­ro de he­chos se con­cen­tra des­de el mes de ju­lio en ade­lan­te, en­tre otras es­ta­dís­ti­cas.

El Centro - - Portada - Ka­rin Lillo

TAL­CA.- Se­gún los da­tos ofi­cia­les de la Pla­na Ma­yor de la Je­fa­tu­ra Na­cio­nal de De­li­tos Con­tra los De­re­chos Hu­ma­nos y las Per­so­nas de la PDI (Je­na­dep), en­tre enero y sep­tiem­bre de es­te año, se han re­gis­tra­do 97 ca­sos de sui­ci­dios en la Re­gión del Mau­le.

Di­cho nú­me­ro se con­tras­ta fuer­te­men­te con los 21 de­li­tos ho­mi­ci­dios que se han co­me­ti­do du­ran­te el mis­mo pe­rio­do, lo cual ge­ne­ra preo­cu­pa­ción la can­ti­dad de per­so­nas que de­ci­den qui­tar­se la vi­da.

RE­ME­ZÓN SO­CIAL

Sin du­da que los nú­me­ros son preo­cu­pan­tes, pe­ro -a la vez- in­vi­tan a la po­bla­ción a es­tar aten­tos pa­ra de­tec­tar ca­sos en el en­torno fa­mi­liar y so­cial más cer­cano, pa­ra al­can­zar a brin­dar­les apo­yo a las víc­ti­mas de al­gún su­fri­mien­to in­ten­so o una pa­to­lo­gía men­tal que no cuen­ten con el de­bi­do tra­ta­mien­to mé­di­co.

En es­te sen­ti­do, ca­be des­ta­car que en la Re­gión del Mau­le, de los 97 sui­ci­dios, 15 de ellos se co­me­tie­ron en ju­lio pa­sa­do, 15 en agos­to y 11 en sep­tiem­bre.

Res­pec­to a los ran­gos etá­reos, cua­tro víc­ti­mas co­rres­pon­den a me­no­res en­tre 0-17 años; 11 a 18-25 años; 18 en­tre 26-35 años; 20 en­tre los 36-45 años; 18 en­tre los 46-60 años y 26 en­tre los 61 y más.

En­tre enero y sep­tiem­bre de es­te año, en la ma­yo­ría de las co­mu­nas se han re­gis­tra­do sui­ci­dios, sal­vo en Cau­que­nes. Las co­mu­nas que li­de­ran las es­ta­dís­ti­cas son Tal­ca (14), Cu­ri­có (14) y Li­na­res (13).

En cuan­to a las cau­sas de los sui­ci­dios, du­ran­te di­cho pe­rio­do ana­li­za­do hu­bo 61 ca­sos por de­pre­sión; 11 por es­ta­do de­pre­si­vo; ocho es­tán en in­ves­ti­ga­ción pen­dien­te; seis por mo­ti­vos sen­ti­men­ta­les; uno por dis­cu­sión; cua­tro por adic­ción a dro­gas; cua­tro por pa­to­lo­gía psi­quiá­tri­ca; uno por adic­ción al al­cohol; uno por elu­dir ac­ción de la jus­ti­cia; y dos por en­fer­me­dad.

FE­NÓ­MENO

En el fe­nó­meno del sui­ci­dio no exis­ten cons­tan­tes de bue­nas a pri­me­ra, tal co­mo lo re­ve­lan los da­tos de la PDI.

Si se ob­ser­van los ca­sos re­gis­tra­dos du­ran­te to­do el año pa­sa­do, son 106 en to­tal. Por su par­te, el 2016 fue­ron 107 y el 2015 hu­bo 100 ca­sos. Los me­ses en que más sui­ci­dios se re­gis­tra­ron el 2017 fue­ron enero con 11 ca­sos, fe­bre­ro con 16 ca­sos y no­viem­bre con 11 ca­sos. .

De los 106 sui­ci­dios re­gis­tra­dos el 2017, 93 de ellos co­rres­pon­den a hombres y 13 a mu­je­res.

Ese año la ma­yo­ría de las víc­ti­mas se con­cen­tró en el ran­go etá­reo com­pren­di­do en­tre los 46-60 años; se­gui­do por 26-35 años (25). Ade­más, li­de­ran ne­ga­ti­va­men­te las co­mu­nas de Tal­ca, Cu­ri­có y Li­na­res.

Las cau­sas se re­pi­ten en­tre año a año a año, es­to es, de­pre­sión, es­ta­do de­pre­si­vo o cri­sis sen­ti­men­tal.

LA PRE­VEN­CIÓN

El co­mi­sa­rio, Jonathan Ja­que, psi­có­lo­go y fun­cio­na­rio de la Bri­ga­da de Ho­mi­ci­dios (BH) de la PDI de Tal­ca. Ex­pli­có que en pro­me­dio, la mi­tad de las con­cu­rren­cias de la BH es por sui­ci­dio y que la ma­yo­ría de las víc­ti­mas op­ta por qui­tar­se la vi­da a tra­vés del ahor­ca­mien­to o por in­ges­ta de pas­ti­llas.

“El sui­ci­dio es un fe­nó­meno que siem­pre le ha preo­cu­pa­do a la PDI y, por ello, to­dos los años se lanzan cam­pa­ñas de pre­ven­ción. Se pro­du­ce un cier­to pa­trón en los me­ses cá­li­dos, lo cual se con­di­ce -un po­co­con las per­so­nas que ven que la so­cie­dad es­tá más ale­gre. Ellos se ven apar­te de eso. En cam­bio, du­ran­te

in­vierno, la gen­te es­tá más en sus ho­ga­res, es to­do más opa­co y no es tan evi­den­te el con­flic­to emo­cio­nal, psi­co­ló­gi­co o so­cial”, in­di­có.

No obs­tan­te, acla­ró que no exis­ten ten­den­cias y que ese es el prin­ci­pal mi­to a de­rri­bar, ya que los sui­ci­dios se re­gis­tran du­ran­te to­do el año y lo im­por­tan­te -al fi­nal- es pre­ve­nir. IN­DI­VI­DUA­LIS­MO

El co­mi­sa­rio Ja­que fue cla­ro en se­ña­lar que si bien las cau­sas del sui­ci­dio pue­den es­tar pre­sen­tes en la so­cie­dad, qui­tar­se la vi­da es una de­ci­sión per­so­nal.

“No to­dos en­fren­ta­mos de la mis­ma for­ma un do­lor fa­mi­liar, un quie­bre sen­ti­men­tal, una pér­di­da ma­te­rial, la­bo­ral o fa­mi­liar. Hay per­so­nas que tie­nen me­jo­res de­fen­sas fren­te a he­chos di­fí­ci­les, ya sea por crian­za, por es­ti­lo de vi­da, por si­tua­ción eco­nó­mi­ca o por for­ma­ción. En cam­bio, la per­so­na que ha te­ni­do una his­to­ria de vi­da com­pli­ca­da o que no tie­ne las su­fi­cien­tes he­rra­mien­tas psi­co­ló­gi­cas o emo­cio­na­les pa­ra en­fren­tar ese pro­ble­ma, va a en­fren­tar­lo de ma­ne­ra dis­tin­ta”, sos­tu­vo.

MO­TI­VA­CIÓN MULTIFACTORIAL

Por otro la­do, exis­ten mo­ti­va­cio­nes mul­ti­fac­to­ria­les y no so­lo un fe­nó­meno en es­pe­cí­fi­co.

“Ge­ne­ral­men­te es un pro­ce­so que vi­ve la per­so­na, en al­gu­nos ca­sos, es más lar­go, en otros es más cor­to. Pe­ro lo que hay que re­cal­car es que cual­quier per­so­na pue­de in­ter­ve­nir en fa­vor del po­si­ble sui­ci­da. No se re­quie­re que sea un es­pe­cia­lis­ta. Por eso el lla­ma­do es a los pa­dres, la fa­mi­lia, los ami­gos, los pro­fe­so­res y los com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo, a que si de­tec­tan que una per­so­na es­tá pa­san­do por un mo­men­to com­ple­jo, hay que in­ter­ve­nir y des­pués so­li­ci­tar la ayu­da com­pe­ten­te”, re­co­men­dó.

Por ejem­plo, in­di­có que ac­tual­men­te los ado­les­cen­tes pa­san la ma­yor par­te del día en sus co­le­gios y cuan­do lle­gan a sus ca­sas, si­guen vin­cu­la­dos a las re­des so­cia­les. En cam­bio, an­tes, ha­bía mu­cha más con­ten­ción y pro­tec­ción de los pa­dres, pues no exis­tía tan­ta tec­no­lo­gía y el me­nor o jo­ven lle­ga­ba a su ca­sa y com­par­tía más con su fa­mi­lia.

“Hoy ya no exis­ten ba­rre­ras y a los ni­ños los pue­den aco­sar o ha­cer bull­ying a tra­vés de las re­des so­cia­les. Y es ahí don­de la fa­mi­lia jue­ga el prin­ci­pal rol pa­ra de­tec­tar cual­quier con­duc­ta anor­mal en la per­so­na”, afir­mó.

An­gus­tia, pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos, cam­bios en el hu­mor, mu­cho tiem­po en la ca­ma, fal­ta de ener­gía pa­ra ha­cer ta­reas bá­si­cas, que se re­sis­ta asis­tir al co­le­gio o al tra­ba­jo, y los avi­sos ver­ba­les de sus in­ten­cio­nes de qui­tar­se la vi­da, son al­gu­nas de las se­ña­les a te­ner pre­sen­tes pa­ra in­ter­ve­nir y so­li­ci­tar ayu­da es­pe­cia­li­za­da pa­ra el que es­tá su­frien­do al­gu­na cri­sis se­ve­ra.

Por úl­ti­mo, la PDI in­vi­tó a los establecimientos edu­ca­cio­na­les a acer­car­se pa­ra so­li­ci­tar char­las de pre­ven­ción del sui­ci­dio que va­yan en be­ne­fi­cio de sus alum­nos y tam­bién, de sus fa­mi­lia­res y pro­fe­so­res.

En pro­me­dio, el 50% de las co­cu­rren­cias de la PDI co­rres­pon­den a ca­sos de sui­ci­dios. Por eso el lla­ma­do es a so­li­ci­tar ayu­da y aten­ción es­pa­cia­li­za­da.

El co­mi­sa­rio Jonathan Ja­que, de la Bri­ga­da de Ho­mi­ci­dios PDI Tal­ca, ex­pli­có el fe­nó­meno del sui­ci­dio.

Sui­ci­dios Re­gión del Mau­le

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.