Dón­de se co­bran las vic­ti­mas de pe­dofi­lia en la igle­sia: va­ya a co­brar a la FIFA

El Centro - - Epicentro - Ri­car­do Re­ta­mal Or­tíz (*) (*) Abo­ga­do, ma­gis­ter UC.

En un es­ce­na­rio com­ple­jo con más de cien sa­cer­do­tes for­ma­li­za­dos, in­ves­ti­ga­dos por el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, co­mo even­tua­les au­to­res, cóm­pli­ces o en­cu­bri­do­res de de­li­tos de abu­so se­xual en dis­tin­tos lu­ga­res del país, ca­be pre­gun­tar­se por los es­co­llos con que se en­con­tra­rán las víc­ti­mas pa­ra ob­te­ner la jus­ta re­pa­ra­ción eco­nó­mi­ca, ade­más de la mo­ral -si es que lle­ga-, por el pro­fun­do da­ño que han ex­pe­ri­men­ta­do.

El ac­tual pro­ce­di­mien­to ci­vil en es­te sen­ti­do es fun­cio­nal a la im­pu­ni­dad eco­nó­mi­ca, fue­ra de la pres­crip­ción que cum­ple con igual res­guar­do.

Pe­ro su­pon­ga­mos que exis­ten fa­ci­li­da­des le­ga­les, se cam­bian los pro­ce­di­mien­tos ju­di­cia­les, se agi­li­zan los trá­mi­tes, y exis­te la po­si­bi­li­dad cier­ta de co­brar in­dem­ni­za­cio­nes. ¿Quién las pa­ga?

Pa­ra ex­pli­car las di­fi­cul­ta­des de co­bro lo me­jor se­rá re­cu­rrir a un ejem­plo de ac­tua­li­dad: un ex alumno de un co­le­gio de los Her­ma­nos ma­ris­tas de­man­da a un re­li­gio­so de esa con­gre­ga­ción (de de­re­cho pon­ti­fi­cio, o sea cons­ti­tui­da en El Va­ti­cano) por la agre­sión su­fri­da mien­tras es­ta­ba ba­jo el cui­da­do le­gal de di­cha con­gre­ga­ción. Ha­bién­do­se des­car­ta­do el co­bro res­pec­to del re­li­gio­so, da­dos sus vo­tos de po­bre­za, el abo­ga­do ave­ri­gua­rá por el sos­te­ne­dor del co­le­gio en que se ve­ri­fi­có la agre­sión. ¿Con qué se en­con­tra­rá? Con una fun­da­ción cons­ti­tui­da en Chi­le de acuer­do a las nor­mas del Có­di­go de De­re­cho Ca­nó­ni­co, eri­gi­da a tra­vés de un de­cre­to de un Obis­po o Ar­zo­bis­po, con rol úni­co tri­bu­ta­rio apro­ba­do por el Ser­vi­cio de Im­pues­tos In­ter­nos (sí, así es), sin pa­tri­mo­nio, sin bie­nes que res­pal­den sus ac­cio­nes. Se en­con­tra­rá con una cás­ca­ra le­gal, acep­ta­da por nues­tras au­to­ri­da­des po­lí­ti­cas y ad­mi­nis­tra­ti­vas, que só­lo sir­ve pa­ra re­ci­bir sub­ven­cio­nes es­ta­ta­les y pa­gar re­mu­ne­ra­cio­nes a do­cen­tes y no do­cen­tes. Na­da más.

Por años los asesores de la Igle­sia han uti­li­za­do fi­gu­ras co­mo és­ta pa­ra pre­ci­sa­men­te evi­tar el ries­go de pér­di­da pa­tri­mo­nial, sea por fe­nó­me­nos ex­pro­pia­to­rios, sea por ca­sos co­mo los que se ex­pon­drán en lo su­ce­si­vo en el país a raíz de los ca­sos de agre­sio­nes se­xua­les a car­go de sa­cer­do­tes y re­li­gio­sos.

Co­mo es po­si­ble apre­ciar, es­ta fi­li­gra­na de ro­les tri­bu­ta­rios en la ad­mi­nis­tra­ción de bie­nes de la Igle­sia se­rá un es­co­llo muy di­fí­cil de su­pe­rar pa­ra las víc­ti­mas de los abu­sos co­me­ti­dos por ecle­siás­ti­cos. Ya se al­zan vo­ces que pos­tu­lan la can­ce­la­ción de la per­so­na ju­rí­di­ca de las con­gre­ga­cio­nes en­cu­bri­do­ras y su ex­pul­sión del país. Sin em­bar­go, pa­ra lo que es ver­da­de­ra­men­te re­le­van­te, es­to es, la re­pa­ra­ción de las víc­ti­mas, lo más pro­ba­ble, en el ac­tual con­tex­to, es que se cum­pla una vez más es­ta má­xi­ma tan pro­pia de nues­tra jo­ven y fa­mé­li­ca ins­ti­tu­cio­na­li­dad: va­ya a co­brar a la FIFA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.