De­jar de fu­mar y no mo­rir en el in­ten­to

El Centro - - Epicentro - Luis En­ri­que So­ler Mi­lla

Es­ta­mos to­dos de acuer­do que ca­da per­so­na tie­ne am­plias li­ber­ta­des pa­ra rea­li­zar sus ac­ti­vi­da­des y en­tre­ten­cio­nes per­so­na­les en nues­tro país, pe­ro con el lí­mi­te que no pro­vo­quen mo­les­tias y da­ños en la vi­da de sus pa­res. Lo an­te­rior y en re­la­ción a la prohi­bi­ción de fu­mar en pla­zas y par­ques en la Co­mu­na de Las Con­des, es cla­ro que a los fu­ma­do­res de siem­pre, aun­que due­la es­cu­char­lo, adic­tos, no les agra­da que ca­da vez se les va­yan ter­mi­nan­do los lu­ga­res pa­ra ejer­cer su “li­ber­tad de ha­cer hu­mo su di­ne­ro”, en prin­ci­pio tie­nen mu­cha ra­zón, es su di­ne­ro, pe­ro cuan­do el en­torno se ve afec­ta­do con su vi­cio, quie­nes sin que­rer se trans­for­man en fu­ma­do­res pa­si­vos, con to­dos los efec­tos no­ci­vos pa­ra la sa­lud y el am­bien­te, to­do muy mal.

Exis­ten tan­tas prue­bas irre­fu­ta­bles de los irre­cu­pe­ra­bles da­ños que cau­sa el ta­ba­co, a to­dos los fu­ma­do­res, tar­de o tem­prano, el tiem­po de ex­po­si­ción al ta­ba­co les pa­sa la cuen­ta y tal vez ya tar­de, con cri­sis ex­tre­mas res­pi­ra­to­rias re­cién acu­den por ayu­da pa­ra de­jar de fu­mar o por me­di­das ex­tre­mas co­mo la fac­ti­bi­li­dad del tras­plan­te de sus pul­mo­nes, es­tas en­fer­me­da­des ter­mi­na­les y sus du­ras se­cue­las, ge­ne­ran enor­mes gas­tos pa­ra el ya en­de­ble sis­te­ma de sa­lud que tie­ne Chi­le, los fu­ma­do­res en vez de mo­les­tar­se por las re­glas que les im­po­nen y que los ha­ce enar­bo­lar la ban­de­ra de la li­ber­tad con el le­ma “Yo ha­go lo que quie­ro con mi vi­da y mi di­ne­ro”, y agre­gan “De al­go hay que mo­rir­se” (sic), es ver­dad que ca­da uno es due­ño de ha­cer con su vi­da lo que quie­ra, pe­ro co­mo ya se di­jo, con lí­mi­tes, más bien de­be­rían to­mar­lo co­mo una de­ci­di­da ayu­da pa­ra que, de una vez si se li­be­ren del ta­ba­co, una de las la­cras más des­truc­ti­vas, si­nó­ni­mo de gran­des for­tu­nas pa­ra las in­dus­trias ta­ba­ca­le­ras y pa­ra los ta­ba­co-de­pen­dien­tes so­lo gra­ves en­fer­me­da­des con se­cue­las ex­tre­mas, muy le­jos, pe­ro muy le­jos de la su­pues­ta bue­na vi­da que les da­ría el fu­mar y ro­dear­se de hu­mo que mos­tra­ban las pu­bli­ci­da­des, sin ir más le­jos, el fa­mo­so va­que­ro ame­ri­cano que fu­ma­ba en su co­mer­cial, aun­que us­ted no lo crea, tam­bién mu­rió de cán­cer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.