Víc­ti­mas de ex Co­lo­nia Dig­ni­dad al fin re­ci­bi­rían in­dem­ni­za­ción

Se tra­ta de un mi­llón de eu­ros, cu­ya dis­tri­bu­ción se­rá de­fi­ni­da en un plan que es­ta­rá lis­to el pró­xi­mo año

El Centro - - Portada -

SAN­TIA­GO/TALCA (EFE).El par­la­men­to ale­mán des­ti­na­rá -a par­tir del año que vie­ne- un mi­llón de eu­ros en con­cep­to de ayu­das di­rec­tas y con­cre­tas a las víc­ti­mas de la ex Co­lo­nia Dig­ni­dad, cen­tro de ope­ra­cio­nes en Chi­le de una sec­ta di­ri­gi­da por el ex na­zi, Paul Schä­fer.

El dipu­tado so­cial­de­mó­cra­ta, Matt­hias Bart­ke, pre­si­den­te de la co­mi­sión par­la­men­ta­ria de Tra­ba­jo y Asun­tos So­cia­les, ex­pli­có ayer en la re­vis­ta “Der Spie­gel” que con la par­ti­da pre­su­pues­ta­ria –apro­ba­da en las úl­ti­mas ho­ras del jue­ves- se pre­ten­de fa­ci­li­tar a las víc­ti­mas de ex Co­lo­nia Dig­ni­dad “las ur­gen­te­men­te ne­ce­sa­rias pres­ta­cio­nes de apo­yo”.

El fon­do se su­ma a los 800 mil eu­ros ya apro­ba­dos pa­ra otros co­me­ti­dos, co­mo la cons­truc­ción de un cen­tro de en­cuen­tro y me­mo­ria. El mi­llón de eu­ros no po­drá em­plear­se has­ta que no se pre­sen­te un plan de ayu­da que pre­ci­se de qué ma­ne­ra se re­par­ti­rá es­ta ayu­da eco­nó­mi­ca, pa­ra lo cual, el pa­sa­do 10 de oc­tu­bre se cons­ti­tu­yó una co­mi­sión con­jun­ta, in­te­gra­da por dipu­tados de to­dos los gru­pos par­la­men­ta­rios y re­pre­sen­tan­tes del go­bierno ger­mano.

“LU­CHA AR­DUA”

La co­mi­sión tie­ne pre­vis­to ce­le­brar en Ber­lín -es­te mes y el que vie­ne- dos se­sio­nes con ex­per­tos y re­pre­sen­tan­tes de aso­cia­cio­nes de víc­ti­mas, cu­yo ob­je­ti­vo es te­ner lis­to el plan de ayu­da pa­ra me­dia­dos del pró­xi­mo año.

“Fue una lu­cha du­ra. Es­toy sa­tis­fe­cha de que es­te ob­je­ti­vo tan im­por­tan­te fi­nal­men­te se ha­ya po­di­do al­can­zar”, di­jo, por su par­te, el por­ta­voz del gru­po par­la­men­ta­rio ale­mán con­ser­va­dor pa­ra de­re­chos hu­ma­nos, Mi­chael Brand.

A su vez, el dipu­tado Bart­ke agre­gó que “los ho­rri­bles crí­me­nes en ex Co­lo­nia Dig­ni­dad só­lo pu­die­ron ocu­rrir, por­que la em­ba­ja­da ale­ma­na en Chi­le no in­ter­vino en su día a pe­sar de las nu­me­ro­sas lla­ma­das de so­co­rro”.

“Es­ta pa­si­vi­dad fue uno de los ca­pí­tu­los más os­cu­ros de la di­plo­ma­cia ale­ma­na de la pos­gue­rra”.

RE­CHA­ZO

En julio pa­sa­do, el go­bierno ale­mán ha­bía pre­sen­ta­do an­te el par­la­men­to un plan pa­ra re­vi­sar los crí­me­nes co­me­ti­dos en Co­lo­nia Dig­ni­dad y pa­ra apo­yar a las víc­ti­mas, pe­ro allí se des­car­ta­ban de ma­ne­ra ex­pre­sa las ayu­das eco­nó­mi­cas in­di­vi­dua­les. El plan fue re­ci­bi­do con in­dig­na­ción por mu­chos dipu­tados y Brand lo ca­li­fi­có de “es­cán­da­lo” y “do­cu­men­to

bu­ro­crá­ti­co frío y cí­ni­co”.

En­tre 1961 y 2005, en Co­lo­nia Dig­ni­dad unas 300 per­so­nas que si­guie­ron a Schä­fer de Ale­ma­nia a Chi­le fue­ron so­me­ti­dos a tra­ba­jos for­za­dos, cas­ti­gos y ma­ni­pu­la­ción men­tal, a lo que se su­man los abu­sos se­xua­les co­me­ti­dos con­tra me­no­res de edad.

Co­lo­nia Dig­ni­dad, si­tua­da en la pre­cor­di­lle­ra de Pa­rral, sir­vió de cen­tro de tor­tu­ras de la Di­rec­ción de In­te­li­gen­cia Na­cio­nal (DINA) du­ran­te el ré­gi­men cí­vi­co-mi­li­tar y se es­ti­ma que más de cien opo­si­to­res fue­ron ase­si­na­dos y he­chos des­apa­re­cer.

El ex lí­der ger­mano, Paul Schä­fer, man­tu­vo ne­xos con el go­bierno mi­li­tar, co­la­bo­ran­do en la de­ten­ción y tor­tu­ra de pre­sos po­lí­ti­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.