La deu­da de Chi­le en el do­mi­nio del in­glés

El Centro - - Editorial - Ro­ber­to Gue­rra (*) (*) Mar­ke­ting Ma­na­ger de EF Edu­ca­tion First Chi­le

Un país abier­to al mun­do tie­ne ma­yo­res po­si­bi­li­da­des de al­can­zar el desa­rro­llo. Una afir­ma­ción que pa­ra mu­chos po­dría so­nar an­to­ja­di­za, de­ja de ser­lo cuan­do se ana­li­zan va­ria­bles im­por­tan­tes, co­mo el apren­di­za­je de un idio­ma ex­tran­je­ro. En la ac­tua­li­dad, po­cos po­drían po­ner en du­da que sa­ber in­glés es un ele­men­to que mar­ca una di­fe­ren­cia fun­da­men­tal a ni­vel aca­dé­mi­co, cul­tu­ral y la­bo­ral.

A pe­sar de los es­fuer­zos que se han rea­li­za­do en los úl­ti­mos años, nues­tro país con­ti­núa a la ba­ja en el ran­king En­glish Pro­fi­ciency In­dex 2018 (EF EPI por sus si­glas en in­glés), una ra­dio­gra­fía que re­ve­la el es­ta­do de ma­ne­jo de es­te idio­ma en 88 paí­ses y cu­yos re­sul­ta­dos se cons­tru­ye­ron con las res­pues­tas de más de un mi­llón 300 mil per­so­nas ma­yo­res de 18 años. En tér­mi­nos ge­ne­ra­les, Chi­le des­cen­dió, por ter­ce­ra vez con­se­cu­ti­va, has­ta ocu­par el lu­gar nú­me­ro 46 a ni­vel mun­dial -con­si­de­ra­do “ba­jo” pa­ra efec­tos de es­te ran­king- y nú­me­ro 5 en la re­gión, que­dan­do atrás de Ar­gen­ti­na, Cos­ta Ri­ca, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na y Uru­guay.

¿Có­mo de­be­mos in­ter­pre­tar es­tos da­tos en un país que for­ma par­te del se­lec­to gru­po de na­cio­nes OCDE? És­te es uno de los desafíos fun­da­men­ta­les, pues exis­te una co­rre­la­ción di­rec­ta en­tre el ni­vel de ma­ne­jo de un idio­ma co­mo el in­glés y la pro­duc­ti­vi­dad la­bo­ral de los tra­ba­ja­do­res, lo que tie­ne di­rec­ta re­la­ción con las eco­no­mías lo­ca­les y el ni­vel de desa­rro­llo que pue­den al­can­zar los te­rri­to­rios. De acuer­do a da­tos con­sig­na­dos en el re­por­te, al ser Chi­le un país con­si­de­ra­do “ba­jo” en el ran­king, pue­de as­pi­rar a un pro­me­dio de US$ 20,43 por ho­ra tra­ba­ja­da, mien­tras que aque­llas na­cio­nes ubi­ca­das en la ca­te­go­ría “Muy Al­to” pro­du­cen US$ 65,82 por la mis­ma can­ti­dad de tiem­po.

Ade­más de es­ta va­ria­ble, co­no­cer y ma­ne­jar un se­gun­do idio­ma tie­ne im­pac­tos di­rec­tos en otras es­fe­ras de la vi­da, co­mo el po­der ad­qui­si­ti­vo de las per­so­nas, su ca­li­dad de vi­da, la ca­pa­ci­dad de in­no­va­ción de un país, ade­más de otros in­di­ca­do­res de al­tí­si­mo va­lor pa­ra las eco­no­mías lo­ca­les y mun­dia­les, co­mo un me­jor PIB per cá­pi­ta pro­me­dio. Si mi­ra­mos las pri­me­ras po­si­cio­nes del ran­king, no es de ex­tra­ñar que Sue­cia, Ho­lan­da, Sin­ga­pur, No­rue­ga y Di­na­mar­ca ocu­pen las pri­me­ras po­si­cio­nes. Son paí­ses que, a pe­sar de te­ner sus pro­pios dia­lec­tos, asu­mie­ron el in­glés co­mo len­gua ofi­cial o ha­cen es­fuer­zos per­ma­nen­tes pa­ra que su po­bla­ción lo apren­da y pue­da in­ser­tar­se con éxi­to en el mun­do.

Si bien las nue­vas tec­no­lo­gías han con­tri­bui­do a una ma­si­fi­ca­ción de otros idio­mas, no só­lo del in­glés, lo cier­to es que Chi­le de­be to­mar car­tas reales en el asun­to, por­que el mo­men­to ac­tual así lo de­man­da. Vi­vi­mos en un con­tex­to en don­de las ba­rre­ras han ido dis­mi­nu­yen­do en be­ne­fi­cio de un len­gua­je con­si­de­ra­do uni­ver­sal y que per­mi­te ac­ce­so a nue­vo co­no­ci­mien­to, a la in­no­va­ción, a otras ex­pe­rien­cias la­bo­ra­les y a la po­si­bi­li­dad de ex­plo­rar el mun­do con la con­fian­za ab­so­lu­ta que po­dre­mos dar­nos a en­ten­der y es­ta­ble­cer re­la­cio­nes en cual­quier pun­to del pla­ne­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.