Pre­ven­ción de abu­sos

Tri­gé­si­mo se­gun­do domingo del año. Marcos 12, 38-44.

El Centro - - Epicentro - P. Luis Alar­cón Es­cá­ra­te Vi­ca­rio de Pas­to­ral So­cial y Talca Ciu­dad Pá­rro­co de Los Do­ce Após­to­les y Ca­pe­llán Univ. San­to To­más

Je­sús en­se­ña­ba a la mul­ti­tud: “Cuí­den­se de los es­cri­bas, a quie­nes les gus­ta pa­sear­se con lar­gas ves­ti­du­ras, ser sa­lu­da­dos en las pla­zas y ocu­par los pri­me­ros asien­tos en las si­na­go­gas y los ban­que­tes; que de­vo­ran los bie­nes de las viu­das y fin­gen ha­cer lar­gas ora­cio­nes. Es­tos se­rán juz­ga­dos con más se­ve­ri­dad”. Je­sús se sen­tó fren­te a la sa­la del te­so­ro del Tem­plo y mi­ra­ba có­mo la gen­te de­po­si­ta­ba su li­mos­na. Mu­chos ri­cos da­ban en abun­dan­cia. Lle­gó una viu­da de con­di­ción hu­mil­de y co­lo­có dos pe­que­ñas mo­ne­das de co­bre. En­ton­ces Él lla­mó a sus dis­cí­pu­los y les di­jo: “Les ase­gu­ro que es­ta po­bre viu­da ha pues­to más que cual­quie­ra de los otros, por­que to­dos han da­do de lo que les so­bra­ba, pe­ro ella, de su in­di­gen­cia, dio to­do lo que po­seía, to­do lo que te­nía pa­ra vi­vir”.

Con­ti­nua­mos la lec­tu­ra del evan­ge­lio de san Marcos. Hoy nos mues­tra un evan­ge­lio que es muy ac­tual. Nos ha do­li­do de­ma­sia­do co­mo Igle­sia es­ta si­tua­ción con la cual Je­sús cri­ti­ca a los es­cri­bas y a to­do aquél que se cree sa­bio y au­to­ri­dad en la co­mu­ni­dad de la igle­sia. En es­tas ac­ti­tu­des es­tá la ba­se de la cri­sis que he­mos es­ta­do vi­vien­do. Por­que cuan­do em­pie­za a no­tar­se la va­ni­dad de los per­so­na­jes y no la co­mu­ni­ca­ción de un men­sa­je de vi­da co­mo he­mos re­fle­xio­na­do en oca­sio­nes an­te­rio­res con res­pec­to al dis­cí­pu­lo que se dis­po­ne aten­to a es­cu­char la pa­la­bra de Dios, em­pie­zan a pro­vo­car­se abu­sos de to­da ín­do­le. Abu­sos de po­der por­que yo soy el que sé más que us­te­des y mi ta­rea es en­se­ñar­les y la su­ya obe­de­cer y ha­cer lo que “yo” les di­ga; am­pa­ra­do en una doc­tri­na que asus­ta y man­tie­ne ape­ga­do con el te­mor del in­fierno cer­cano si soy desobe­dien­te.

Abu­sos que pa­san a lo eco­nó­mi­co cuan­do em­pe­za­mos a re­ci­bir re­com­pen­sas por los re­ga­los de Dios que son tan gran­des que no se pue­den va­lo­rar en ci­fras de di­ne­ro; pe­ro que la gen­te sen­ci­lla ha­ce to­do lo po­si­ble

por con­se­guir­lo pa­ra ser sa­na­do de al­gu­na en­fer­me­dad gra­ve, o ser ben­de­ci­do en al­gu­na si­tua­ción per­so­nal. Me ha to­ca­do ver en al­gu­na pa­rro­quia co­mo unos no­vios no te­nían di­ne­ro pa­ra pa­gar a al­guien que can­ta­ra en su ma­tri­mo­nio, pi­die­ron ayu­da y a la ho­ra de su ce­le­bra­ción, el can­tan­te es­ta­ba ahí cum­plien­do por­que le ha­bían pa­ga­do.

Se­gu­ra­men­te cuan­do hay tan­ta va­ni­dad no es­tá le­jos el abu­so se­xual, el apro­ve­char­se de los pe­que­ños que no en­tien­den que eso es to­tal­men­te ajeno a la ta­rea de un evan­ge­li­za­dor. Y he­mos vis­to con do­lor co­mo tan­tos pe­que­ños han su­fri­do ese fla­ge­lo, que se ha ido ha­cien­do vi­si­ble gra­cias a per­so­nas va­lien­tes y con fe pro­fun­da.

Es­pe­ra­mos que ba­jo la ins­pi­ra­ción del Es­pí­ri­tu San­to co­mien­cen a sur­gir hom­bres y mu­je­res de fe que su úni­ca in­ten­ción sea la de dis­po­ner­se co­mo dis­cí­pu­los que, de ma­ne­ra hu­mil­de, más con el tes­ti­mo­nio que con la pa­la­bra, ha­gan pre­sen­te el reino de Dios en el mun­do. Eso exi­ge ser los pri­me­ros en es­tar con los po­bres, con los ex­clui­dos de la so­cie­dad, con aque­llos que quie­ren com­pro­me­ter­se con el cam­bio cli­má­ti­co y con la su­pera­ción de la po­bre­za en tan­tos rin­co­nes del mun­do, en la ins­tau­ra­ción de la paz en los lu­ga­res de con­flic­to.

Es­te evan­ge­lio nos ayu­da a ser au­to­crí­ti­cos y de la mis­ma ma­ne­ra res­pon­der co­mo la viu­da po­bre que en­tre­ga to­do lo que po­seía pa­ra vi­vir, pe­ro no se cen­su­ra an­te el ser­vi­cio, an­te la libre ofren­da que re­co­no­ce que: de Dios nos ha lle­ga­do to­do bien, por lo tan­to, más que ofren­da es de­vo­lu­ción, y se­gu­ra­men­te re­ci­bi­re­mos mu­cho más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.