CLÁ­SI­CO ES PA­RE­DES

Co­lo Co­lo le vol­vió a ga­nar a Uni­ver­si­dad de Chi­le, con su ca­pi­tán co­mo gran fi­gu­ra, nue­va­men­te, en uno de los Su­per­clá­si­cos más “pi­can­tes” del úl­ti­mo tiem­po.

El Gráfico - - PORTADA - CAR­LOS SIL­VA R. @El­gra­fi­co­chi­le

Co­lo Co­lo alar­gó su pa­ter­ni­dad an­te la U, gra­cias a la gran­de­za de su go­lea­dor, que hi­zo un do­ble­te. La cri­sis de los al­bos se apa­ci­guó, y los azu­les se en­re­da­ron, con el par­ti­do an­te Cru­zei­ro a la vuel­ta de la es­qui­na

Si hay un par­ti­do que Co­lo Co­lo se es­tá acos­tum­bran­do a ga­nar des­de ha­ce un lus­tro, es el Su­per­clá­si­co an­te Uni­ver­si­dad de Chi­le. Aho­ra lo hi­zo de vi­si­ta, en el Na­cio­nal, por 3-1, dan­do vuel­ta el re­sul­ta­do y con un Es­te­ban Pa­re­des ma­ra­vi­llo­so.

Des­de el ini­cio el due­lo no fue bueno, fue muy bueno. La U, con el ím­pe­tu de la lo­ca­lía, sa­lió a ma­tar. Pre­sio­na­ban arri­ba y com­pli­ca­ban la sa­li­da de los de­fen­so­res al­bos. Es­ta fór­mu­la les iba a traer ré­di­tos a los due­ños de ca­sa.

Am­bos equi­pos es­ta­ban “ca­lien­tes”. Los azu­les, por­que no ga­na­ban un clá­si­co des­de ha­ce cin­co años, y el Ca­ci­que por­que tie­ne a su en­tre­na­dor, Pa­blo Gue­de, muy cues­tio­na­do. Tan­ta era la pa­sión, que ape­nas a los 3’ ya hu­bo una po­lé­mi­ca, con pe­lea e im­pro­pe­rios in­clui­dos, en­tre Da­vid Pi­za­rro y Jor­ge Val­di­via.

Lue­go, In­sau­rral­de que­ría sa­lir ju­gan­do, la to­có con pro­ble­mas pa­ra Car­mo­na, quien se en­re­dó y per­dió la pe­lo­ta an­te la pre­sión de Ro­drí­guez, és­te la ce­dió pa­ra So­tel­do, que in­creí­ble­men­te fa­lló en el mano a mano con Orión, aun­que ahí es­ta­ba aten­to Mau­ri­cio Pinilla, pa­ra ha­cer de­li­rar a Ñu­ñoa. Mu­chas emo­cio­nes, y ape­nas iban seis mi­nu­tos.

Tras el gol, la U se echó atrás, es­pe­ran­do que se vi­nie­ra el cua­dro de Gue­de. Co­lo Co­lo ata­ca­ba pre­fe­ren­te­men­te por el cen­tro de la can­cha, con Clau­dio Bae­za co­mo lí­der, aun­que con es­ca­sa cla­ri­dad. Se ju­ga­ba po­co, y se pe­ga­ba mu­cho. Tí­pi­co clá­si­co.

Tí­mi­da­men­te la vi­si­ta se acer­ca­ba al ar­co de He­rre­ra, don­de Val­dés pro­bó de lar­ga dis­tan­cia, y lue­go el mis­mo vo­lan­te es­tu­vo cer­ca del em­pa­te, tras un ye­rro de la za­ga azul en ple­na área chi­ca. Era un ade­lan­to de lo que ve­nía.

Si hay al­guien que sa­be de Su­per­clá­si­cos es Es­te­ban Pa­re­des, que lo­gró la pa­ri­dad en los 34’. El zur­do la alar­gó pa­ra Ós­car Opa­zo (que ju­gó de la­te­ral iz­quier­do), que la me­tió al me­dio bus­can­do al go­lea­dor, que con una cla­se y opor­tu­ni­dad in­na­ta, em­pu­jó la pe­lo­ta de pun­tín y lo hi­zo in­gre­sar al ar­co azul. 1-1 y ce­le­bra­ción con de­di­ca­to­ria a los hin­chas azu­les.

Des­pués de la pa­ri­dad po­co pa­só, sien­do lo más re­le­van­te el so­ni­do del sil­ba­to de To­bar, que man­da­ba a to­dos a des­can­sar.

LO­CU­RA AL­BA

El ini­cio del com­ple­men­to no po­día ser me­jor pa­ra Co­lo Co­lo. A los 49’ el Ca­ci­que lo da­ba vuel­ta, con su ca­pi­tán co­mo es­tan­dar­te. Val­di­via se la to­có a Pa­re­des, que se sa­có la mar­ca de Ra­fael Vaz con mu­cha fa­ci­li­dad, y cla­vó un zur­da­zo im­pre­sio­nan­te al án­gu­lo de la U. Co­mo di­ría un vie­jo re­la­tor, “no di­ga gol, di­ga go­la­zo”.

El ner­vio­sis­mo se apo­de­ró de la U tras la con­quis­ta del Tan­que, por­que a los 61’ se iban a que­dar con un hom­bre me­nos, por ex­pul­sión de Jean Beau­se­jour por do­ble ama­ri­lla. Tras la ro­ja, Bo­se se en­tram­pó en una pe­lea con su com­pa­ñe­ro Mau­ri­cio Pinilla. El la­te­ral es­ta­ba fue­ra de sus ca­si­llas y la em­pren­dió con el 9, que le pe­día que se fue­ra de la can­cha. No se gol­pea­ron por­que los cal­mó un ju­ga­dor con­tra­rio, Jor­ge Val­di­via. El clá­si­co es­ta­ba en lla­mas.

In­creí­ble­men­te, la U con 10 ju­ga­do­res ren­día más que con 11, y con sus ga­nas ca­rac­te­rís­ti­cas, se vol­có a la me­ta de Orión. El ar­gen­tino sal­vó a su equi­po, y el pos­te hi­zo lo mis­mo. Es­ta­ba cer­ca el em­pa­te, pe­ro no caía.

¿Y Co­lo Co­lo? Muy len­to, en los con­tra­gol­pes se de­mo­ra­ba mu­cho en de­fi­nir, y ex­tra­ña­ban al le­sio­na­do Pa­re­des, que de­jó la can­cha pa­ra dar pa­so a Ga­briel Sua­zo.

A fal­ta de ocho mi­nu­tos pa­ra el fin del par­ti­do, To­bar tu­vo que sa­car otra vez su tar­je­ta ro­ja. Pri­me­ro pa­ra ex­pul­sar a Lo­ren­zo Re­yes, y lue­go a Opa­zo, que se die­ron con to­do en el cos­ta­do de la can­cha.

To­da­vía no se ar­ma­ban tras la do­ble ex­pul­sión, cuan­do Co­lo Co­lo sen­ten­ció el mar­ca­dor. Val­di­via dio un pa­se de crack a Bae­za, que se fue so­lo en de­man­da del ar­co de He­rre­ra, y de­fi­nió co­mo Pa­re­des, a lo go­lea­dor, por­que pi­có la pe­lo­ta por la hu­ma­ni­dad del me­ta azul, pa­ra de­cir que la “pa­ter­ni­dad” del Ca­ci­que se alar­ga­ba.

Co­lo Co­lo hi­zo una vez más lo que sa­be ha­cer, ga­nar en los Su­per­clá­si­cos…

/ PHOTOSPORT

El zur­do em­pie­za a ce­le­brar su jo­ya an­te He­rre­ra. Era el 1-2

/PHOTOSPORT

El go­lea­dor igua­ló las ac­cio­nes

PHOTOSPORT

Bae­za sen­ten­ció el Su­per­clá­si­co/

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.