Un arre­ba­to que cos­tó millones

El Gráfico - - #TE­NIS -

del se­gun­do set, Ra­mos le dio una ad­ver­ten­cia a Wi­lliams por re­ci­bir direcciones de su en­tre­na­dor, lo que con­tra­vie­ne en par­ti­dos de Grand Slam. Wi­lliams dis­cu­tió bre­ve­men­te so­bre la ad­ver­ten­cia, di­cién­do­le al juez por­tu­gués que ha­cer tram­pa “es la co­sa que nun­ca he he­cho”. Sin em­bar­go, des­pués, su en­tre­na­dor Pa­trick Mou­ra­to­glou re­co­no­ció que in­ten­tó man­dar­le una se­ñal a la es­ta­dou­ni­den­se.

Unos cuan­tos jue­gos des­pués, Wi­lliams re­ci­bió otra ad­ver­ten­cia por romper su ra­que­ta, y la se­gun­da in­frac­ción le cos­tó au­to­má­ti­ca­men­te un punto, lo que pro­vo­có más cru­ces de pa­la­bras. Even­tual­men­te, Wi­lliams til­dó de “la­drón” a Ra­mos, y re­ci­bió una ter­ce­ra in­frac­ción por “abuso ver­bal”, cos­tán­do­le el jue­go pa­ra que Osa­ka que­da­ra al fren­te por 5-3.

“¡Yo nun­ca he he­cho tram­pa en mi vi­da!”, le di­jo Wi­lliams a Ra­mos. “Me debes una dis­cul­pa”.

Se­gún el ar­tícu­lo III, sec­ción P, el “abuso ver­bal” es de­fi­ni­do co­mo “una de­cla­ra­ción ha­cia un juez, ri­val, aus­pi­cia­dor, es­pec­ta­dor u otra per­so­na que in­si­núe des­ho­nes­ti­dad o que sea des­pec­ti­vo, in­sul­te o des­me­di­do”. El apar­ta­do in­di­ca que un ju­ga­dor pue­de ser mul­ta­do has­ta 20.000 dó­la­res por ca­da in­frac­ción.

Se con­sig­nan va­rias ca­te­go­rías dis­tin­tas so­bre re­ci­bir direcciones del en­tre­na­dor (“co­mu­ni­ca­ción de di­ver­sas for­mas, au­di­ble o vi­si­ble, en­tre un ju­ga­dor y en­tre­na­dor, que pue­de ser con­si­de­ra­do co­mo re­ci­bir di­rec­ción”) y por des­truir las ra­que­tas u otros ar­tícu­los del equi­pa­mien­to.

Wi­lliams fue san­cio­na­da con la pér­di­da de un punto y lue­go un jue­go por el juez de si­lla Carlos Ra­mos en la fi­nal.

Wi­lliams re­ci­bió la mul­ta por abuso ver­bal por de­cir­le “la­drón” a Ra­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.