El en­can­ta­dor mun­do pa­ra­le­lo de la Primera B

Más re­ñi­da, más in­ten­sa y más “chi­le­na”: En un par de se­ma­nas, un equi­po que pe­li­gra­ba con el des­cen­so pue­de pa­sar a so­ñar con el as­cen­so a la di­vi­sión de ho­nor, co­mo Wan­de­rers. Des­ta­ca­dos ex­po­nen­tes de la ca­te­go­ría de pla­ta des­ta­can lo fí­si­ca que es y el

El Gráfico - - #FÚTBOLCHILENO - RO­DRI­GO REALPE @El­sal­mon­real­pe

La Primera B, el as­cen­so, los “po­tre­ros” o co­mo quie­ra lla­mar­le. La di­vi­sión que na­die quie­re ju­gar, pe­ro que in­ne­ga­ble­men­te tie­ne al­go que la ha­ce úni­ca. En tar­des y no­ches de fin de se­ma­na don­de la trans­mi­sión te­le­vi­si­va siem­pre lle­ga tar­de, mal y nun­ca, la “B” aún con­ser­va ese aro­ma del fút­bol en su es­ta­do más pu­ro. Un ro­man­ti­cis­mo a prue­ba de to­do. Una ma­gia inago­ta­ble.

Bas­ta con mi­rar la ta­bla de po­si­cio­nes pa­ra dar­se cuen­ta de que el cam­peo­na­to es un pol­vo­rín. Un día un equi­po pue­de es­tar arri­ba y al otro fin de se­ma­na es­tar pe­lean­do los pues­tos de aba­jo. Un ejem­plo es San­tia­go Wan­de­rers, que pa­só del des­ca­la­bro a ilu­sio­nar­se con la li­gui­lla, tras en­ro­lar cin­co vic­to­rias con­se­cu­ti­vas.

“Fin de se­ma­na a fin de se­ma­na pa­san co­sas, el úl­ti­mo le ga­na al pri­me­ro, hay una li­gui­lla de por me­dio y aba­jo to­dos es­tán a cin­co o cua­tro pun­tos”, in­di­ca Fran­cis­co Alar­cón, vo­lan­te del elen­co por­te­ño.

Is­co (co­mo ha si­do apo­da­do el me­dio­cam­pis­ta en Val­pa­raí­so) ex­po­ne un ar­gu­men­to que ge­ne­ra con­sen­so en la di­vi­sión: “La in­ten­si­dad de la Primera B es mu­cho más que la de la Primera Di­vi­sión, acá se jue­ga me­nos tác­ti­co, pe­ro fí­si­ca­men­te es más fuer­te. La ta­bla se va mo­di­fi­can­do y to­dos los equi­pos es­tán muy pe­ga­dos”.

“Ju­gué siem­pre en Primera y por eso me to­có un pe­río­do de adap­ta­ción, ha­bía una di­fe­ren­cia en cuan­to a lo fí­si­co, por­que en lo tác­ti­co no se cons­tru­ye tan­to, aquí se jue­ga al error del ri­val. Los par­ti­dos son pa­re­jos. Se ga­na a úl­ti­mo mi­nu­to o te em­pa­tan en los des­cuen­tos. Creo que la ‘B’ es una di­vi­sión lin­da de mi­rar, es un se­mi­lle­ro im­por­tan­te, con gen­te jo­ven que bus­ca me­ter­se en Primera y tam­bién con nom­bres de mu­cha ex­pe­rien­cia”, agre­ga el me­dio­cam­pis­ta ca­tu­rro.

Se­bas­tián Abreu, con pa­sos por Puer­to Montt, Au­dax Ita­liano (en Primera Di­vi­sión) y Ma­ga­lla­nes, re­cal­ca que la Primera B “es atrac­ti­va y com­pe­ti­ti­va por­que no exis­te el equi­po gran­de ava­sa­lla­dor, to­dos le pue­den ga­nar a to­dos, no tie­nes a Co­lo Co­lo, la U o Ca­tó­li­ca, que siem­pre van a es­tar. En la ‘B’ apues­tas al que tie­ne me­jor cam­pa­ña y pue­de ser cual­quier club”.

Com­pa­ran­do con la “A”, el uru­gua­yo sos­tie­ne que “la Primera la en­tien­do co­mo un fút­bol en el cual hay una apuesta im­por­tan­te por ju­gar bien, por la te­nen­cia del ba­lón y por el jue­go cons­trui­do des­de el fon­do, y eso la ha lle­va­do a te­ner par­ti­dos in­tere­san­tes”.

El en­cum­bra­do Deportes Val­di­via de Jor­ge Ara­ve­na es un fiel re­fle­jo de lo plan­tea­do an­te­rior­men­te por Abreu. En Los Ríos, el Mor­te­ro cree que si bien “no hay una di­fe­ren­cia­ción im­por­tan­te, en Primera Di­vi­sión se ven par­ti­dos me­nos fric­cio­na­dos, con me­jor téc­ni­ca, en cam­bio, en la ‘B’ son per­ma­nen­te­men­te una lu­cha. Aquí ca­da uno ha­ce lo su­yo y man­te­ner una fi­lo­so­fía no es fá­cil. Si un equi­po ga­na dos par­ti­dos se en­ca­ra­ma arri­ba y si los pier­de, que­da aba­jo”.

Pa­ra el re­cién lle­ga­do téc­ni­co de Ran­gers, Cris­tián Arán, el fac­tor te­rri­to­rial es el ele­men­to más atrac­ti­vo de la di­vi­sión de pla­ta. “Es un cam­peo­na­to com­ple­jo, por­que la geo­gra­fía se no­ta. Los via­jes son de­ma­sia­do lar­gos y tie­nes to­do ti­po de cli­mas. En la Primera no hay equi­pos que jue­guen en la al­tu­ra y en la ‘B’ tie­nes a dos, y en ese sen­ti­do, cla­ro que es más atrac­ti­vo el as­cen­so”, afir­ma el ar­gen­tino.

“Me pa­re­ce que la gen­te tie­ne una idea equi­vo­ca­da de la Primera B. An­tes se ju­ga­ba en can­chas di­fí­ci­les, pe­ro hoy en el tor­neo hay equi­pos con his­to­ria en Primera, con es­ta­dios có­mo­dos, don­de se pue­de ju­gar bien. Qui­zá por un te­ma de pre­su­pues­to no ten­drá ju­ga­do­res de re­nom­bre, pe­ro en es­truc­tu­ra, no hay mu­cha di­fe­ren­cia con la ‘A’”, re­cal­ca el ex téc­ni­co de O’higgins.

Se­bas­tián Abreu, de­lan­te­ro de Ma­ga­lla­nes

“Es atrac­ti­va y com­pe­ti­ti­va por­que no exis­te el equi­po gran­de ava­sa­lla­dor, to­dos le pue­den ga­nar a to­dos, no tie­nes a Co­lo Co­lo, la U o Ca­tó­li­ca”

Jor­ge Ara­ve­na, DT de Deportes Val­di­via

“En Primera Di­vi­sión se ven par­ti­dos me­nos fric­cio­na­dos, con me­jor téc­ni­ca, en cam­bio, en la ‘B’ son per­ma­nen­te­men­te una lu­cha”

Cris­tián Arán, en­tre­na­dor de Ran­gers

“Tie­nes to­do ti­po de cli­mas. En la Primera no hay equi­pos que jue­guen en la al­tu­ra y en la ‘B’ tie­nes a dos, y en ese sen­ti­do, cla­ro que es más atrac­ti­vo el as­cen­so”

/ PHOTOSPORT

Wan­de­rers ha si­do pro­ta­go­nis­ta del tor­neo, tan­to en la par­te ba­ja co­mo en la al­ta de la ta­bla

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.