An­to­fa­gas­ta de­rro­tó a la U. de con­ce y se su­ma a la es­col­ta

Los Pu­mas ven­cie­ron por 1-0, con un lan­za­mien­to des­de los 12 pa­sos de Eduard Be­llo. Am­bos equi­pos es­tán a cinco pun­tos de la UC.

El Gráfico - - FÚTBOLCHILENO - ELGRAFICOCHILE.CL

De­por­tes An­to­fa­gas­ta si­gue tre­pan­do en el Cam­peo­na­to Nacional. Los Pu­mas ven­cie­ron por 1-0 a Uni­ver­si­dad de Con­cep­ción, en un du­ro com­pro­mi­so dispu­tado en el nor­te del país, y se me­tie­ron de lleno en la ca­rre­ra por el tí­tu­lo.

La so­li­ta­ria ano­ta­ción de Eduard Be­llo, a los 74’ de pe­nal, bas­tó pa­ra que los di­ri­gi­dos de Ge­rar­do Ame­li se que­da­ran con los tres pun­tos, an­te un ri­val di­rec­to en la par­te al­ta del tor­neo.

El Cam­pa­nil de­bió pe­lear con los im­pre­vis­tos, ya que Hu­go Dro­guett se le­sio­nó en el pri­mer tiem­po y fue re­em­pla­za­do por Gui­do Va­da­lá, quien tam­bién se le­sio­nó. Ade­más, a los 44’, fue ex­pul­sa­do el za­gue­ro Sergio Vit­tor, lo que ayu­dó pa­ra que el lo­cal se fue­ra con to­do.

Sin em­bar­go, no te­nía suer­te en la pun­ta­da fi­nal. Ahí, Ame­li mo­vió la ban­ca bus­can­do op­cio­nes y la res­pues­ta fue Fe­li­pe Flo­res. El de­lan­te­ro fue el fac­tor cla­ve en el juego, dán­do­le mo­vi­li­dad al ata­que y fa­bri­cán­do­se el pe­nal que le co­me­tió Ale­jan­dro Ca­mar­go y que fue, a la pos­tre, la an­te­sa­la del gol del triun­fo. ... pe­ro les da lo mis­mo.

Den­tro de la ron­da de en­tre­vis­tas que ha da­do pa­ra lan­zar su can­di­da­tu­ra a la pre­si­den­cia de la ANFP, May­ne­ni­cholls ha con­ta­do que una de las ra­zo­nes pa­ra as­pi­rar nue­va­men­te al si­llón de Qui­lín es que tie­ne “un gran apo­yo de la gen­te”. Des­ta­ca­ble, loa­ble, me­ri­to­rio, pe­ro anec­dó­ti­co, muy lejos de im­por­tar­le a un Con­se­jo de Pre­si­den­tes que fue ca­paz de dar­se vuel­ta la cha­que­ta pa­ra sa­car­lo -y, con ello, a Biel­sa- cuan­do era más po­pu­lar que Je­sús, como di­ría John Len­non, pa­ra ele­gir a un ti­po de du­do­sa repu­tación como Se­go­via y lue­go a Ja­due, quien aho­rra co­men­ta­rios.

Ha que­da­do de­mos­tra­do his­tó­ri­ca­men­te que aun­que las elec­cio­nes del fút­bol chi­leno se ga­nan por ma­yo­ría, no es­tán ni cer­ca de ape­gar­se a la de­mo­cra­cia en el sen­ti­do es­tric­to de la pa­la­bra, el del go­bierno del pue­blo. Más bien se tra­ta de la so­be­ra­nía de un gru­po de em­pre­sa­rios que ve­lan ca­da uno por sus pro­pios in­tere­ses y a quie­nes el desa­rro­llo de la ac­ti­vi­dad les im­por­ta po­co y na­da.

A ese “zoo­ló­gi­co” ten­drá que con­ven­cer el an­to­fa­gas­tino, don­de si­guen va­rios de los que des­tru­ye­ron to­do en nues­tro me­jor mo­men­to de la his­to­ria den­tro de la can­cha. Eso de es­cu­char a to­dos pa­ra lo­grar con­sen­sos sue­na como una bo­ni­ta fra­se de cam­pa­ña, pe­ro du­ra­rá has­ta que al­gu­nos quie­ran pa­sar­se de lis­tos o has­ta que sien­tan que les es­tán achi­can­do el pe­da­zo de la tor­ta que su­pues­ta­men­te les

Con esto, los Pu­mas su­ma­ron 46 uni­da­des, igua­lan­do la lí­nea del Cam­pa­nil, pe­ro su­perán­do­lo por di­fe­ren­cia de go­les en el se­gun­do lu­gar del cer­ta­men, a cinco del lí­der, Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca. De pa­so, An­to­fa­gas­ta ha­ce his­to­ria al lo­grar el ma­yor pun­ta­je pa­ra el club en un tor­neo lar­go de Pri­me­ra A. co­rres­pon­de.

Por ejem­plo, Ha­rold ha di­cho, du­ran­te es­te lar­go pe­río­do ale­ja­do de la pri­me­ra lí­nea, que uno de los gran­des erro­res de su ad­mi­nis­tra­ción anterior fue no ha­ber se­pa­ra­do la Aso­cia­ción -los clu­bes- de la Fe­de­ra­ción -la Se­lec­ción-, lo que aho­ra tie­ne en du­da la con­ti­nui­dad del pro­yec­to que ha ini­cia­do Rueda. ¿Qué pen­sa­rán los equi­pos cuan­do el can­di­da­to les plan­tee la idea de de­jar de con­tar con los mi­llo­na­rios re­cur­sos que ge­ne­ra una Ro­ja va­lo­ri­za­da a ni­vel mun­dial, que ya no van a po­der dis­po­ner del che­que­ci­to por la par­ti­ci­pa­ción en la Co­pa Amé­ri­ca o en el Mun­dial, por­que esos in­gre­sos se des­ti­na­rán a po­ten­ciar a las se­lec­cio­nes?

No se tra­ta so­la­men­te de una se­pa­ra­ción ad­mi­nis­tra­ti­va, sino de un cam­bio de sis­te­ma que afec­ta­ría a las fi­nan­zas de las ins­ti­tu­cio­nes, pe­ro que so­lu­cio­na­ría los pro­ble­mas que se pre­sen­tan de tan­to en tan­to en los com­bi­na­dos na­cio­na­les, como los pre­mios o las añe­jas ins­ta­la­cio­nes de Juan Pin­to Durán, por men­cio­nar dos de las ba­ta­llas clá­si­cas de los se­lec­cio­na­dos. Con ese es­que­ma, sin ir muy atrás en el tiem­po, los se­lec­cio­na­do­res no de­pen­de­rían de la elec­ción de turno, se res­pe­ta­rían los pro­ce­sos y el Lo­co no se ha­bría ido.

De re­pen­te me acor­dé de la re­par­ti­ción de las pla­tas del CDF. Es­pe­ro que só­lo sea un dé­jà vu.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.