“No sé si al­gu­na vez su­pere las fi­na­les per­di­das” GE­RAR­DO MARTINO

El Ta­ta, hoy en el Atlan­ta Uni­ted de la MLS, la­men­ta las de­fi­ni­cio­nes de Amé­ri­ca don­de su se­lec­ción ar­gen­ti­na ca­yó an­te la Ro­ja. Ade­más, de­ja abier­ta la puer­ta pa­ra asu­mir la ban­ca de un com­bi­na­do nacional de ca­ra a Qa­tar 2022.

El Gráfico - - FÚTBOLINTER - RO­MÁN GÓ­MEZ Metro World News

Ge­rar­do Martino ha es­ta­do en la ór­bi­ta de va­rias se­lec­cio­nes tras el Mun­dial de Ru­sia 2018. In­clu­so, an­tes de la lle­ga­da de Rei­nal­do Rueda, el ar­gen­tino so­nó pa­ra la ban­ca de la Ro­ja, la mis­ma que lo hi­zo su­frir lue­go de ven­cer a su Al­bi­ce­les­te en las fi­na­les de Amé­ri­ca del 2015 y 2016.

Hoy en el Atlan­ta Uni­ted de la MLS, el Ta­ta ex­pre­sa su co­mo­di­dad, aun­que tam­bién se abre a la op­ción de asu­mir en un com­bi­na­do nacional de ca­ra a Qa­tar 2022. Se­gu­ra­men­te, pron­to lo ve­re­mos pe­lean­do un cu­po pa­ra la pró­xi­ma Co­pa del Mun­do.

¿Qué fút­bol tus equi­pos? prac­ti­can

En reali­dad, el es­ti­lo se va mo­di­fi­can­do con­for­me va su­ce­dien­do la ca­rre­ra del entrenador. No siem­pre he te­ni­do las mis­mas ca­rac­te­rís­ti­cas. Me gus­tan los equi­pos que pro­po­nen, que sa­len a bus­car en ca­da uno de los par­ti­dos que les to­ca ju­gar, sin im­por­tar las con­di­cio­nes.

An­tes de acep­tar un tra­ba­jo, ¿te fi­jas en que los ju­ga­do­res que vas a di­ri­gir jue­guen como a ti te gus­ta?

Eso se va mo­di­fi­can­do a lo lar­go de la ca­rre­ra de un entrenador. En los úl­ti­mos años me to­có di­ri­gir equi­pos o se­lec­cio­nes que coin­ci­dían con la idea que yo ten­go. En Ne­well’s tu­ve un ex­ce­len­te equi­po, ni ha­blar en el Barcelona y lo mis­mo en la se­lec­ción ar­gen­ti­na. Acá de­bi­mos ar­mar­lo con el con­ven­ci­mien­to de te­ner ju­ga­do­res con esa idea.

¿En­con­tras­te lo que bus­ca­bas en la MLS?

Sí. En el Barcelona y en la se­lec­ción hay una al­ta ex­po­si­ción me­diá­ti­ca. Que­ría tra­ba­jar con más tran­qui­li­dad y cen­trar­me só­lo en el equi­po, en la for­ma de ju­gar, en pre­pa­rar­lo pa­ra com­pe­tir bien en su pri­mer año de li­ga. Esas ex­pec­ta­ti­vas se cumplieron.

La MLS asu­mió la es­tra­te­gia de con­tra­tar jó­ve­nes más que ve­te­ra­nos. ¿Fun­cio­na?

No pue­do ha­blar por to­dos, sí por el Atlan­ta Uni­ted. Me con­ven­ció la idea de que la ma­yo­ría de los ju­ga­do­res fue­ran jó­ve­nes, no só­lo de Su­da­mé­ri­ca, que es el en­torno que más co­noz­co. Ten­go fut­bo­lis­tas la­ti­nos que no su­pe­ran los 25 años, Eze­quiel Bar­co es el más jo­ven, con só­lo 19.

¿La MLS cor­ta la pro­yec­ción del fut­bo­lis­ta jo­ven?

Es muy di­fí­cil pre­ten­der pro­yec­tar a los fut­bo­lis­tas cuan­do los equi­pos traen fi­gu­ras arri­ba de los 30 años. El pro­yec­to del Atlan­ta es que no se es­tan­quen los ju­ga­do­res, por eso la con­tra­ta­ción de jó­ve­nes. La as­pi­ra­ción acá es pro­yec­tar a jó­ve­nes como Mi­guel Al­mi­rón, Jo­sef Martínez y el res­to que te­ne­mos, y que en su mo­men­to pue­dan ir al fút­bol eu­ro­peo.

¿Te exi­gen el desa­rro­llo de jó­ve­nes es­ta­dou­ni­den­ses en tu tra­ba­jo?

Sí, me lo exi­gen. Jun­to con el pri­mer equi­po, fun­cio­na la aca­de­mia que fo­men­ta la for­ma­ción y la in­ser­ción de fut­bo­lis­tas nor­te­ame­ri­ca­nos. De he­cho, aca­ba de de­bu­tar un la­te­ral iz­quier­do de 16 años. La aca­de­mia fun­cio­na ape­nas ha­ce dos años y eso es algo que no se lo­gra del día a la noche.

¿Sa­na­ron las he­ri­das de las fi­na­les per­di­das con la se­lec­ción ar­gen­ti­na?

No sé si al­gu­na vez su­pere las fi­na­les per­di­das. Son gran­des opor­tu­ni­da­des per­di­das. Son la­men­ta­bles, así como la pér­di­da con la se­lec­ción pa­ra­gua­ya (Co­pa Amé­ri­ca de Ar­gen­ti­na 2011). Son si­tua­cio­nes que se pre­sen­tan y cuan­do no se apro­ve­chan, se pier­de de vis­ta si de­trás de ello hubo un buen o mal tra­ba­jo, se pier­de de vis­ta el aná­li­sis de la for­ma de tra­ba­jar y del pe­río­do de tra­ba­jo.

¿Có­mo es tu re­la­ción con Clau­dio “Chi­qui” Ta­pia, pre­si­den­te de la AFA?

Muy bue­na. Es una per­so­na a quien va­lo­ro mu­chí­si­mo, por­que fue la úni­ca que se man­tu­vo al la­do nues­tro en los peo­res mo­men­tos de cri­sis ins­ti­tu­cio­nal en la AFA. Fue el úni­co di­ri­gen­te que nos iba dan­do las res­pues­tas que íba­mos ne­ce­si­tan­do.

¿Te mo­ti­va tomar al­gu­na se­lec­ción de ca­ra al pro­ce­so del Mun­dial de Qa­tar 2022?

En es­te pro­ce­so, las se­lec­cio­nes se lo to­man con más cal­ma, por­que re­cién los cua­tro años em­pe­za­rán den­tro de dos me­ses. Por eso, va­rias, como las de Es­ta­dos Uni­dos, Mé­xi­co, Co­lom­bia, Ar­gen­ti­na y otras, es­tán to­mán­do­se el tiem­po pru­den­cial pa­ra de­fi­nir su si­tua­ción. Acla­ro que es­toy muy con­ten­to en Atlan­ta, ten­go con­tra­to. Han si­do dos años muy bue­nos des­de lo per­so­nal y lo pro­fe­sio­nal, pe­ro tam­bién hay una reali­dad, que es que es­toy acos­tum­bra­do a di­ri­gir se­lec­cio­nes. No su­fro el cam­bio de club a se­lec­ción.

En­ton­ces, ¿te gus­ta­ría asu­mir un desafío así?

No di­go ni que me gus­te ni que me de­je de gus­tar. Lo que di­go es que es­toy adap­ta­do a ha­cer el pa­so de club a se­lec­ción y de se­lec­ción a club, no ten­go ne­ce­si­dad de to­mar­me un tiem­po pa­ra adap­tar­me, por­que ese cam­bio es algo que re­co­noz­co, ten­go la ex­pe­rien­cia.

Si te hu­bie­ra to­ca­do vo­tar en The Best, ¿por quié­nes hu­bie­ras vo­ta­do?

El me­jor ju­ga­dor del mun­do es Lio­nel Mes­si, pe­ro es muy di­fí­cil ha­blar, por­que siem­pre me cos­tó en­ten­der cuá­les son los con­cep­tos so­bre los cua­les hay que cen­trar­se a la ho­ra de la elec­ción. No sé si es la úl­ti­ma tem­po­ra­da, si son los equi­pos que ga­nan, si en es­ta oca­sión se agre­ga el Mun­dial, en­ton­ces, es muy di­fí­cil ha­cer un aná­li­sis so­bre có­mo se eli­ge. Por su­pues­to que los fut­bo­lis­tas que es­tu­vie­ron en la ter­na tu­vie­ron una muy bue­na tem­po­ra­da, pe­ro si fue­ra por cues­tio­nes de re­sul­ta­do, es muy di­fí­cil en­ten­der por qué no apa­re­cie­ron ju­ga­do­res del equi­po que fue campeón del mun­do. Hay de­ter­mi­na­das si­tua­cio­nes que no ter­mino de com­pren­der, tal vez por el des­co­no­ci­mien­to so­bre có­mo se vo­tan es­te ti­po de pre­mia­cio­nes. Más allá de eso, nun­ca me lla­mó la aten­ción ni en­ten­dí la real im­por­tan­cia de es­te ti­po de no­mi­na­cio­nes, sí pa­ra el show me­diá­ti­co.

“Han si­do dos años muy bue­nos, pe­ro tam­bién hay una reali­dad, que es que es­toy acos­tum­bra­do a di­ri­gir se­lec­cio­nes”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.