Me ha lle­ga­do car­ta (par­te 1)

Ellas (Chile) - - Belleza - Por: Ma­ría An­gé­li­ca Re­yes Bra­vo

Me ha lle­ga­do una car­ta, por y pa­ra al­go su­ce­den las co­sas. Me ha lle­ga­do el si­len­cio y el mie­do de un diag­nós­ti­co. No es a la ma­má, a to­dos nos pue­de lle­gar y es­ta car­ta la com­par­to con au­to­ri­za­ción de mi be­lla ami­ga que me ha abra­za­do, con la que he­mos reí­do y me ha en­se­ña­do que des­de el pri­mer mo­men­to co­mien­zas a en­con­trar se­ña­les, re­ga­los de amor, una es­tam­pi­ta, una con­ver­sa­ción, un te quie­ro, mu­chos te quie­ro, mu­cho amor. Me ha en­se­ña­do que es un al­to pa­ra re­fle­xio­nar, pa­ra iro­ni­zar y en­fren­tar con va­len­tía la vi­da, pa­ra ro­dear­se de luz, pa­ra la Fe, pa­ra va­lo­rar el es­pí­ri­tu, pa­ra no vol­ver­se lo­ca ni con la na­vi­dad, ni con na­da ma­te­rial, pa­ra reír de lo sim­ple, pa­ra oír, pe­ro no es­cu­char lo ne­ga­ti­vo, pa­ra mi­rar, pe­ro no ver lo feo o nu­bla­do del día, pa­ra apro­ve­char la llu­via, el sol, una pe­lí­cu­la o co­me­dia, un li­bro, pa­ra mi­rar lo ver­de, re­cu­pe­rar­se a sí mis­ma. Nun­ca más pos­ter­gar­se o an­dar por la vi­da dan­do gus­to con ese nu­do en la gar­gan­ta. Nun­ca más tra­tar de ser pa­ra que te quie­ran, sino SER….

“Ini­cié el año 2015 lle­na de ex­pec­ta­ti­vas, sen­tía pro­fun­da­men­te en mi co­ra­zón que se­ría un gran año, una her­mo­sa car­ta que mi hija me re­ga­ló pa­ra na­vi­dad mar­có la pau­ta de to­das es­tas es­pe­ran­zas. En enero, tu­vi­mos unas des­can­sa­das y bo­ni­tas va­ca­cio­nes en fa­mi­lia ya que mis hi­jos em­pren­de­rían pron­to su vue­lo. Tam­bién te­nía grandes ex­pec­ta­ti­vas en el plano pro­fe­sio­nal. Sin em­bar­go, a fi­nes de fe­bre­ro sur­gió la pri­me­ra nu­be cuan­do me caí al cru­zar una ca­lle pues, ade­más de mi dig­ni­dad he­ri­da y que me do­lían los lu­ga­res afec­ta­dos con mo­re­to­nes, lo ex­tra­ño fue sen­tir un in­ten­so do­lor en la ma­ma iz­quier­da, al pal­par­la, no­té una du­re­za y me preo­cu­pé sin lle­gar a asus­tar­me, por­que me ha­bía rea­li­za­do una ma­mo­gra­fía cua­tro me­ses an­tes, en oc­tu­bre de 2014, y te­nía la tran­qui­li­dad de que es­ta­ba nor­mal. Lo­gré con­se­guir ho­ra con un ci­ru­jano de ma­mas en la F. A. L. P. ( Fun­da­ción Ar­tu­ro Ló­pez Pérez), que aten­die­ra un día sá­ba­do pa­ra no fal­tar al tra­ba­jo, quien me dio tran­qui­li­dad y dis­pu­so rea­li­zar­me una ma­mo­gra­fía y eco­to­mo­gra­fía ma­ma­ria, con la re­co­men­da­ción de ha­cer es­tos exá­me­nes en la­bo­ra­to­rios o clí­ni­cas con equi­pos de avan­za­da. Lo­gré con­se­guir una ho­ra pró­xi­ma en la Clí­ni­ca de la U. Ca­tó­li­ca de San­tia­go, re­cién pa­ra el mes de ma­yo. Lue­go, pos­tu­lé a un gran as­cen­so en mi tra­ba­jo y pa­ra­le­la­men­te es­ta­ba en un pro­ce­so de eva­lua­ción diag­nós­ti­ca de mi ma­ma iz­quier­da. Asu­mí nue­vas fun­cio­nes el día 13 de ma­yo y el día 19 del mis­mo mes me diag­nos­ti­ca­ron Cán­cer de Ma­ma, por lo que es­tu­ve una se­ma­na en­te­ra ha­cién­do­me exá­me­nes pa­ra de­ter­mi­nar si te­nía me­tás­ta­sis. Mi ma­ri­do me pro­pu- so ir al san­tua­rio de Sor Te­re­sa de Los An­des y fui­mos el 20 de ma­yo, la ora­ción tra­jo paz y con­fian­za, ya que es inevi­ta­ble pen­sar en la muer­te co­mo una po­si­bi­li­dad y que­da el de­ter­mi­nar có­mo co­mu­ni­car la en­fer­me­dad a las per­so­nas que más me preo­cu­pa­ba, nues­tros hi­jos y mis pa­dres. Mi ma­ri­do fue un án­gel en esos mo­men­tos y has­ta hoy, él se en­car­gó de los ni­ños y la se­re­ni­dad que me dio la Fe, per­mi­tió que ha­bla­ra con mis pa­dres sin lu­ces de tra­ge­dia y fui en­tre­gan­do in­for­ma­ción po­co a po­co. Gra­cias a Dios, los exá­me­nes sa­lie­ron bien y to­do es­ta­ba ra­di­ca­do en la ma­ma iz­quier­da, que de­bía ser ope­ra­da rá­pi­da­men­te…”

Con­ti­nua­rá…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.