Fran­cis­co Sanz, con­ce­jal de Cu­ri­có

El in­ge­nie­ro ci­vil in­dus­trial de 45 años fue ele­gi­do en las pa­sa­das elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les 2016. Es pes­ca­dor de­por­ti­vo y pa­dre de fa­mi­lia, ca­sa­do con Ca­ro­li­na con quien tie­ne tres hi­jos: Vi­cen­te, Da­nie­la y Fran­cis­co.

Ellas (Chile) - - Qué pienso de ellas… -

-¿Qué es lo que más ad­mi­ra de las mu­je­res?

“Sin du­da su ca­pa­ci­dad de de­ta­lle, tie­nen esa ha­bi­li­dad que al gé­ne­ro mas­cu­lino le fal­ta, la de “im­ple­men­tar” de­ta­lles sin per­der el ob­je­ti­vo fi­nal. La ca­pa­ci­dad de “mul­ti-ta­rea”.

Las mu­je­res ma­más y que tra­ba­jan pue­den si­mul­tá­nea­men­te or­ga­ni­zar sus vi­das, las de sus hi­jos y la de su ho­gar. Men­ción apar­te a las ma­dres je­fas de ho­gar, son sim­ple­men­te ad­mi­ra­bles”.

-¿Qué mu­je­res han mar­ca­do su vi­da y por qué?

“Por as­cen­den­cia mi ma­dre. Due­ña de ca­sa y pun­tal de nues­tras vi­das por la pro­fe­sión de mi pa­dre (ofi­cial de ma­ri­na). Ella las ofi­cia­ba a la per­fec­ción de papá y ma­má, in­ter­cam­bia­ba con pre­ci­sión ci­ru­ja­na la ter­nu­ra pro­pia de la mu­jer y al mi­nu­to si­guien­te el ri­gor del re­to co­rrec­ti­vo de un pa­dre. Por des­cen­den­cia mi hija Da­nie­la, cuen­tan que las hi­jas son de los pa­pás, eso lo com­pro­bé ape­nas na­ció y re­co­noz­co (aun­que es­ta con­fe­sión me pue­de cos­tar ca­ro) que mi va­ra pa­ra me­dir a Da­nie­la es di­fe­ren­te a las de mis hi­jos. Soy un cóm­pli­ce, más per­mi­si­vo y la de­fien­do de su ma­má cuan­do és­ta se po­ne un tan­to “bru­ja” con ella. Los vie­jos me di­cen que es­to so­lo du­ra has­ta que las hi­jas tie­nen 14 o 15 años, ahí se aca­ba la com­pli­ci­dad, apa­re­ce el pa­dre con­tro­la­dor, y to­da la ma­gia se va a la “pun­ta del ce­rro”, pe­ro en fin, en eso aún no pien­so, y por sa­lud men­tal tam­po­co lo pro­yec­to.

Y Ca­ro­li­na mi es­po­sa. Ella mar­ca un pun­to de in­fle­xión en mi vi­da por­que tie­ne la pa­cien­cia y amor pa­ra aguan­tar mi rit­mo ace­le­ra­do, mi ge­nio rá­pi­do y en­ten­der lo que pien­so (aun­que no lo ver­ba­li­ce). Re­co­noz­co que no soy una per­so­na fá­cil de lle­var, pe­ro ella ha lo­gra­do en­cau­zar­me y me ayu­dó a sa­car lo me­jor de mí. Ba­jo su ad­mi­nis­tra­ción (bro­ma) cre­cí en lo aca­dé­mi­co (ob­tu­ve dos ma­gis­ter y un di­plo­ma­do), me im­pul­só a or­de­nar mi emprendimiento y por so­bre to­das las co­sas cre­yó en mi ac­ti­vi­dad so­cial-po­lí­ti­ca, pe­se que ello trae im­por­tan­tes sa­cri­fi­cios fa­mi­lia­res. Es ob­vio re­cal­car que me re­ga­ló tres hi­jos, pe­ro con Ca­ro­li­na en­ten­de­mos que ellos em­pren­de­rán un ca­mino pro­pio y de­be­mos so­bre­vi­vir al ni­do va­cío, es por ello que an­te to­do so­mos com­pa­ñe­ros de ru­ta, me en­tien­de, me apo­ya y me le­van­ta cuan­do me cai­go”.

-¿Có­mo es su mu­jer ideal?

“No exis­te co­mo tal. La vi­da es un eterno apren­di­za­je, con las tres mu­je­res que he nom­bra­do co­mo las im­por­tan­tes de mi vi­da he pa­sa­do por mo­men­tos ale­gres, tris­tes, de enojo, de en­ten­di­mien­to y des­en­cuen­tros, pe­ro to­do eso sir­ve pa­ra mol­dear las re­la­cio­nes y afian­zar el amor. Gra­cias a esos mo­men­tos la mu­jer per­fec­ta no exis­te, pe­ro si exis­te la mu­jer que quie­re cre­cer y eso no la ha­ce per­fec­ta, pe­ro si ad­mi­ra­ble”.

-¿Qué ca­rac­te­rís­ti­ca o “ma­nía” le mo­les­ta de la mu­jer?

“Las his­to­rias lar­gas y de­ta­lla­das, me abu­rren, no ten­go pa­cien­cia, lo re­co­noz­co. Soy bi­na­rio cuan­do me de­ben con­tar al­gu­na anéc­do­ta, una his­to­ria del co­le­gio, del tra­ba­jo de mi es­po­sa o al­gún acon­te­ci­mien­to fa­mi­liar de mi ma­má… Me gus­ta que sea del ti­po “dos cucharadas al cal­do y di­rec­to a la pa­pa”, pe­ro eso no es una ma­nía, es mi de­fec­to”.

-¿Cuál es su ve­la­da ideal pa­ra com­par­tir con el se­xo opues­to?

“Con Ca­ro­li­na no hay co­sa que dis­fru- te más que con­ver­sar des­pués de una se­ma­na de fuer­te tra­ba­jo, pa­ra ello soy sim­ple y tres ele­men­tos de­ben es­tar pre­sen­te: tiem­po, un ape­ri­ti­vo y un lu­gar es­pe­cial (pub, res­tau­ran­te, la te­rra­za de nues­tra ca­sa)”.

-Si tu­vie­ra la opor­tu­ni­dad de ser mu­jer por un día, ¿qué ac­ti­vi­dad que ha­cen só­lo ellas ha­ría y por qué?

“Vi­vir el em­ba­ra­zo. Por ley na­tu­ral de la vi­da la co­ne­xión ma­má e hi­jos es más fuer­te, el vien­tre es un hán­di­cap po­de­ro­so, no hay mo­men­to más má­gi­co en la ma­ter­ni­dad que el na­ci­mien­to, me gus­ta­ría ex­pe­ri­men­tar­lo, so­lo por un día, el va­lor no da pa­ra más (ríe)”.

-¿Qué opi­na so­bre los ro­les com­par­ti­dos en el ho­gar?

“No ten­go de­re­cho a opi­nar en es­ta ma­te­ria… Nues­tra ge­ne­ra­ción no tu­vo el pri­vi­le­gio de to­mar pal­co en te­mas do­més­ti­cos. Fin del co­mu­ni­ca­do”.

-Se­gún su opi­nión, ¿es un mi­to que las mu­je­res ma­ne­jan peor que los hom­bres?

“No lo sé, no hay un es­tu­dio que yo co­noz­ca que lo com­prue­be, pe­ro es en­tre­te­ni­do el de­ba­te que sur­ge de es­ta creen­cia”.

-Se­gún su ex­pe­rien­cia ¿por qué hay más hom­bres que mu­je­res en po­lí­ti­ca?

“Creo que hay más mu­je­res que hom­bres, de­trás de ca­da po­lí­ti­co hay una mu­jer que lo es aún más y que mu­chas ve­ces orien­ta, guía e in­flu­ye al hom­bre. Tam­bién es­tán las mu­je­res que es­tán en la pri­me­ra línea, que día a día au­men­tan. Aho­ra bien, es cier­to que en es­te gru­po hay me­nos, y tam­bién es cier­to que a ve­ces las mu­je­res son mal­tra­ta­das o pre­jui­cia­das so­lo por gé­ne­ro. Por ejem­plo, Sharp en Val­pa­raí­so pa­ra cier­ta par­te de la pren­sa y re­des so­cia­les fue un héroe por ga­nar la al­cal­día; a con­tra mano, Cathy Ba­rri­ga una chi­ca de la te­le ju­gan­do a ser al­cal­de­sa. En los he­chos ella ha mos­tra­do mu­ñe­ca, as­tu­cia y li­de­raz­go po­lí­ti­co”.

-¿Us­ted cree que co­mo so­cie­dad lo­gra­re­mos un equi­li­brio sa­la­rial en­tre hom­bres y mu­je­res?

“Al­gún día es­pe­ro, qui­zás hay que dar el fue­ro, des­can­sos ma­ter­na­les y post na­tal com­par­ti­do en­tre hom­bres y mu­je­res. Con eso se eli­mi­na au­to­má­ti­ca­men­te la re­sis­ten­cia a con­tra­tar mu­je­res, pues los hom­bres ten­drían igual de­re­cho le­gal”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.