Pre­cau­cio­nes a to­mar en cuen­ta a raíz de los in­cen­dios fo­res­ta­les

El bron­co­pul­mo­nar del Hos­pi­tal Re­gio­nal de Tal­ca, Ser­gio Jai­me, ex­pli­có los efec­tos en la po­bla­ción más vul­ne­ra­ble

Ellas (Chile) - - Portada -

En las úl­ti­mas se­ma­nas, una se­rie de in­cen­dios fo­res­ta­les es­tá afec­tan­do a las re­gio­nes sex­ta, sép­ti­ma y oc­ta­va, pro­vo­can­do una den­sa ca­pa de hu­mo que afec­ta di­rec­ta­men­te a la sa­lud de las per­so­nas.

La po­bla­ción que se ve más afec­ta­da por es­ta si­tua­ción son los ni­ños, mu­je­res em­ba­ra­za­das y adul­tos ma­yo­res, por eso el bron­co­pul­mo­nar del Hos­pi­tal Re­gio­nal de Tal­ca, Ser­gio Jai­me, ex­pli­có los efec­tos del hu­mo en es­te gru­po eta­rio.

El es­pe­cia­lis­ta en­fa­ti­zó en di­fe­ren­ciar dos ti­pos de pa­cien­tes. Pri­me­ro, exis­ten los pa­cien­tes cró­ni­cos res­pi­ra­to­rios que po­seen pa­to­lo­gías pul­mo­na­res cró­ni­cas; y en se­gun­do lu­gar es­tá la po­bla­ción más jo­ven, que no tie­ne pa­to­lo­gía res­pi­ra­to­ria pre­via. “Siem­pre los más vul­ne­ra­bles son ni­ños, em­ba­ra­za­das y adul­tos ma­yo­res y hay dos efec­tos más ad­ver­sos en ellos, el pri­me­ro es ocu­lar, mo­les­tias vi­sua­les, pi­ca­zón na­sal o di­fi­cul­tad res­pi­ra­to­ria y lo más gra­ve es­tá da­do por las par­tí­cu- las que se de­po­si­tan en los bron­quios más pro­fun­dos, aque­llas que tie­nen un pe­so mo­le­cu­lar me­nor a 2,5 son pro­ble­mas bron­quia­les”, ex­pli­có el bron­co­pul­mo­nar.

El mé­di­co se­ña­ló que el peor es­ce­na­rio es que el hu­mo en un pa­cien­te pue­de ge­ne­rar di­fi­cul­tad res­pi­ra­to­ria que ame­ri­te de oxí­geno. “Aque­llos pa­cien­tes cró­ni­cos sa­ben qué ha­cer fren­te a si­tua­cio­nes co­mo esas, pe­ro la po­bla­ción ge­ne­ral tie­ne que di­fe­ren­ciar lo que es el da­ño vi­sual, pi­ca­zón na­sal a lo que im­pli­ca sen­tir el pe­cho apre­ta­do o sen­tir di­fi­cul­tad res­pi­ra­to­ria”, co­men­tó.

EN NI­ÑOS

Los me­no­res se ven ma­yor­men­te afec­ta­dos por la ca­pa de hu­mo pro­vo­ca­da por los in­cen­dios fo­res­ta­les, por eso los pa­dres de­ben es­tar aler­ta cuan­do el ni­ño es­tá irri­ta­ble, con mo­les­tias pe­ri­fé­ri­cas. “Si lo ve de­ma­sia­do in­quie­to ha­cien­do ti­ra­je to­rá­ci­co, hun­dien­do las cos­ti­llas o con so­ni­do au­di­ble sig­ni­fi­ca que el ni­ño es­tá desa­rro­llan­do pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios”, ex­pli­có Jai­me.

RE­CO­MEN­DA­CIO­NES

Si bien, los in­cen­dios fo­res­ta­les es­tán dis­mi­nu­yen­do, al igual que el hu­mo en las ciu­da­des, hay que te­ner en cuen­ta re­co­men­da­cio­nes pa­ra evi­tar pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios y vi­sua­les en ni­ños, em­ba­ra­za­das y adul­tos ma­yo­res.

El bron­co­pul­mo­nar re­co­mien­da ser cons­tan­tes con los tra­ta­mien­tos de los pa­cien­tes cró­ni­cos, te­ner a mano la aten­ción de sa­lud y, por su­pues­to, no ex­po­ner­se al am­bien­te de ries­go cuan­do hay un in­cen­dio. “Des­pués que se lim­pia el am­bien­te que­dan par­tí­cu­las aún más pe­que­ñas que son las que se de­po­si­tan más pro­fun­do en los pul­mo­nes, por eso es re­co­men­da­ble per­ma­ne­cer en el ho­gar y te­ner a mano mas­ca­ri­llas 3m que de­mues­tran ser más efi­cien­tes por­que po­seen un borde du­ro y tam­bién apli­car un pa­ño hú­me­do pa­ra dis­mi­nuir las par­tí­cu­las”, pun­tua­li­zó el bron­co­pul­mo­nar.

Siem­pre es im­por­tan­te te­ner a mano mas­ca­ri­llas que pro­te­jan del hu­mo pro­vo­ca­do por los in­cen­dios fo­res­ta­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.