Me ha lle­ga­do car­ta (Par­te IV)

Ellas (Chile) - - Belleza - Por: Ma­ría An­gé­li­ca Re­yes Bra­vo

Al prin­ci­pio de es­tas pa­la­bras, les co­men­té que ini­cié el 2015 lle­na de ex­pec­ta­ti­vas, sin­tien­do pro­fun­da­men­te en mi co­ra­zón que se­ría un gran año, a es­tas al­tu­ras, es­toy con­ven­ci­da que es­te ha si­do un gran año, y so­lo pue­do dar gra­cias por to­das las en­se­ñan­zas que me ha traí­do. He dis­fru­ta­do co­mo nun­ca del tiem­po que he te­ni­do pa­ra mi fa­mi­lia y ten­go to­da una vi­da pa­ra me­jo­rar co­mo ser hu­mano; al fi­nal, el Cán­cer ha si­do un re­ga­lo pa­ra mí.

En­tien­do que es­ta afir­ma­ción pue­da so­nar cho­can­te o mo­les­te a quie­nes se en­cuen­tran en­fren­tan­do un cán­cer ter­mi­nal o un pro­ce­so muy com­pli­ca­do, co­mo tam­bién pa­ra sus fa­mi­lia­res; más aún, a quie­nes han per­di­do un ser ama­do por cau­sa de es­ta en­fer­me­dad; in­clu­so a al­gu­nas per­so­nas de mi fa­mi­lia y amis­ta­des; pe­ro es lo que sien­to en es­tos mo­men­tos. Me ex­pli­co, co­mo los pe­que­ños se­res que so­mos en el uni­ver­so, to­dos sa­be­mos que los hu­ma­nos na­ce­mos con una so­la cer­te­za, “va­mos a mo­rir”, pe­ro des­co­no­ce­mos el cuán­do y el có­mo, por lo que vi­vi­mos tra­tan­do de no pen­sar en eso, co­mo se di­ce en buen chi­leno “eché­mos­le pa’ de­lan­te” o “chu­tea­mos los pro­ble­mas pa­ra des­pués” y, mien­tras pa­sa el tiem­po, la mo­chi­la que to­dos car­ga­mos se va ha­cien­do más pe­sa­da.

Vi­vi­mos es­pe­ran­do ser eter­nos y que cuan­do lle­gue la muer­te, es­ta sea rá­pi­da y sin do­lor, oja­lá de un in­far­to o en el sue­ño. En mi ca­so, nun­ca sen­tí te­mor de ha­blar so­bre ello, ra­cio­nal­men­te “te­nía to­do cla­ro” y, en lo po­si­ble, tra­té de po­ner en prác­ti­ca el con­se­jo que me dio mi que­ri­do Maes­tro, ha­ce tiem­po: “Que­ri­da: hay que es­tar en paz con el ca­ba­lle­ro de arri­ba, re­fle­xio­na so­bre lo que has he­cho y si has cau­sa­do un mal in­ne­ce­sa­rio, por­que no sa­be­mos cuán­do nos lle­ga­rá la ho­ra”; por lo mis­mo, siem­pre he ins­ta­do por des­pe­dir­nos an­tes de sa­lir de ca­sa, aun cuan­do es­te­mos muy enoja­dos, por­que no sa­be­mos si vol­ve­re­mos. Sin em­bar­go, cuan­do re­ci­bí el diag­nós­ti­co jun­to a mi ma­ri­do, lo vi­ví co­mo una sen­ten­cia mor­tal, esa fue la pri­me­ra im­pre­sión y pen­sé en mis hi­jos, en to­da la vi­da que les que­da­ba por de­lan­te y que me perdería de com­par­tir jun­to a él y dis­fru­tar de los nie­tos que so­ña­mos te­ner, en que les iba a fal­tar su ma­má. Lue­go, vino el es­ta­do de aler­ta mien­tras es­pe­ra­ba el re­sul­ta­do de los exá­me­nes; y, des­pués, la cal­ma, cuan­do su­pe que se ac­tuó a tiem­po.

Aún pues­ta en el peor es­ce­na­rio, com­pren­dí y agra­de­cí es­te re­ga­lo, por­que me hi­zo cons­cien­te de que ten­go tiem­po an­tes de mo­rir, no sé cuán­to, es­pe­ro que mu­cho; cuan­do creí que po­dría ser po­co agra­de­cí la po­si­bi­li­dad de po­der des­pe­dir­me, de ce­rrar he­ri­das, de cul­mi­nar ci­clos, de dis­fru­tar y dis­fru­tar a mi fa­mi­lia, cues­tión que ha­bría si­do im­po­si­ble si la muer­te me sor­pren­die­ra de im­pro­vi­so, al cru­zar una ca­lle, en un asal­to o de un ata­que al co­ra­zón.

Aho­ra que me sien­to sa­na o en pro­ce­so de sa­na­ción, agra­dez­co es­te re­ga­lo, por­que me dio la opor­tu­ni­dad de re­es­cri­bir mi his­to­ria, no co­mo un bo­rrón y cuen­ta nue­va, sino que ini­ciar un pro­ce­so de apren­di­za­je y cre­ci­mien­to, ten­go tiem­po pa­ra des­car­gar mi mo­chi­la y lle­var me­nos equi­pa­je en es­te via­je. Ten­go tiem­po pa­ra amar in­ten­sa­men­te, pa­ra de­jar­me que­rer, pa­ra ser más fuer­te y no de­jar de lu­char por los que amo y por mis sue­ños, hoy sien­to que to­do es po­si­ble y he apren­di­do a amar pro­fun­da­men­te a la mu­jer en que me he con­ver­ti­do, tal cual, en lo es­pi­ri­tual y en lo fí­si­co, “con una pe­chu­ga me­nos” por­que, co­mo me lo di­jo mi ci­ru­jano, soy mu­cho más que eso; ade­más, la voy a re­cu­pe­rar y que­da­ré me­jor de lo que es­ta­ba… ( con­ti­nua­rá)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.