Me ha lle­ga­do car­ta (Par­te V y fi­nal)

Ellas (Chile) - - Belleza - Por: Ma­ría An­gé­li­ca Re­yes Bra­vo

He de­ci­do com­par­tir es­ta vi­ven­cia con Uds., y los au­to­ri­zo pa­ra que la com­par­tan con quie­nes lo crean ne­ce­sa­rio, pe­se a que no era una op­ción pa­ra mí ini­cial­men­te, pe­ro he re­ca­pa­ci­ta­do por­que he co­no­ci­do la ex­pe­rien­cia de otras mu­je­res, que co­mo yo, han te­ni­do cáncer de ma­ma, en­tre las que se cuen­ta una gran ami­ga, y me ha ayu­da­do mu­cho apren­der de ellas y de su his­to­ria; pe­ro quien me hi­zo to­mar es­ta de­ci­sión, fue la doc­to­ra Ma­bel Hur­ta­do, cuan­do me di­jo que con­si­de­ra­ba que era una mu­jer que po­día ayu­dar a otras en mi si­tua­ción.

Es­cri­bo es­to co­mo res­pues­ta a la pre­gun­ta ¿ por qué me pa­só a mí? Por­que creo que no só­lo se tra­ta de un cre­ci­mien­to per­so­nal, sino que de la opor- tu­ni­dad de ayu­dar con un pe­que­ño gra­ni­to de are­na a otros que su­fren, pa­ra que no se sien­tan so­los, pa­ra que se­pan que na­die es­tá so­lo en el uni­ver­so. Dios siem­pre es­tá to­man­do nues­tra mano, pe­ro es uno el que de­be de­ci­dir sa­lir ade­lan­te de ver­dad. Por eso, to­do es po­si­ble, los lí­mi­tes se los po­ne uno, no una en­fer­me­dad.

De­bo re­co­no­cer que he te­ni­do mis días, por eso agra­dez­co pro­fun­da­men­te to­da la pa­cien­cia y amor que he re­ci­bi­do de mi ma­ri­do e hi­jos, es­pe­cial­men­te de mi hi­ja, que es la que pa­sa más tiem­po a mi la­do y ha vi­vi­do más in­ten­sa­men­te es­te pro­ce­so. Agra­dez­co a mis pa­dres, her­ma­nos, so­bri­nos, tíos, pri­mos, a ti, a mi sue­gra y de­más fa­mi­lia­res, al igual que a to­das mis que­ri­das ami­gas y ami­gos, por­que han es­ta­do jun­to a mí de ma­ne­ra in­con­di­cio­nal y me han brin­da­do su amor con ge­ne­ro­si­dad. Agra­dez­co a la fiel Ro­si­ta que me cui­da con pa­cien­cia y ca­ri­ño to­dos los días y por­que ama a mis hi­jos; tam­bién a to­dos los que han ora­do por mi recuperación, co­no­ci­dos y des­co­no­ci­dos; a quie­nes se han to­ma­do un tiem­po pa­ra es­cri­bir­me, lla­mar­me o vi­si­tar­me; muy es­pe­cial­men­te, agra­dez­co a los mé­di­cos y to­do el per­so­nal de F. A. L. P., que me han aten­di­do y cui­da­do con ca­ri­ño du­ran­te to­do es­te tiem­po; to­do ha su­ma­do pa­ra es­tar tan bien y fe­liz.

Ha­ce unos días, asis­tí a una char­la que dio el doc­tor Wil­son Ara­ya, en mi que­ri­do pue­blo de Cu­rep­to, me gus­tó mu­cho su en­fo­que so­bre el te­ma “por­qué nos en­fer­ma­mos” y del al­ma, en or­den a que el cuer­po no es más que el en­vol­to­rio o con­te­ne­dor de ella, de nues­tra esen­cia; por eso les pi­do que se cui­den, que se ha­gan los exá­me­nes a tiem­po, que pro­cu­ren lle­var una vi­da sa­na, pe­ro más que na­da y lo más im­por­tan­te, que cui­den de su al­ma, por­que si es­tá sa­na, no ha­brá en­fer­me­dad en tu cuer­po. Cul­ti­va tu mun­do in­te­rior, tu es­pí­ri­tu, tu esen­cia.

Ma­ría An­gé­li­ca Re­yes Bra­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.