Co­noz­ca la nue­va mo­da de ci­ru­gía es­té­ti­ca en Eu­ro­pa

Pa­ra es­te ti­po de in­ter­ven­ción exis­ten dos téc­ni­cas, una es el li­po­fi­lling y la otra son los im­plan­tes

Ellas (Chile) - - Salud -

Lo más pro­ba­ble es que mu­chas se en­te­ra­ron que las in­ter­na­cio­nal­men­te co­no­ci­das Jen­ni­fer Ló­pez y Kim Kar­das­hian rom­pie­ron los es­tán­da­res de la mo­da con sus cuer­pos, pro­vo­can­do que aho­ra sean las cur­vas lo que las per­so­nas, en es­pe­cial las mu­je­res, quie­ren re­sal­tar.

Y es que ac­tual­men­te la zo­na más en­vi­dia­ble de es­tas fa­mo­sas son sus glú­teos pro­mi­nen­tes, lo que ha ge­ne­ra­do mu­cha de­man­da de la glu­teo­plas­tía en el mun­do de la es­té­ti­ca. De he­cho, en Eu­ro­pa, se­gún la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Ci­ru­gía Plás­ti­ca, Re­pa­ra­do­ra y Es­té­ti­ca, es­te ti­po de ope­ra­ción ha au­men­ta­do en los úl­ti­mos dos años en­tre un 20 y 30%, y la pro­yec­ción se es­ti­ma que va­ya en au­men­to. Si bien no se so­li­ci­ta tan­to co­mo en Latinoamérica, las mu­je­res eu­ro­peas es­tán bus­can­do ca­da vez más glú­teos de ma­yor ta­ma­ño.

EN CHI­LE

Y en ese sen­ti­do si nos tras­la­da­mos a Chi­le, es­ta ten­den­cia no que­da atrás. Al res­pec­to se­gún el ci­ru­jano plás­ti­co Ro­ber­to Pra­do, es­te ti­po de in­ter­ven­cio­nes au­men­tan ca­da día en el país, y usual­men­te cre­ce la de­man­da en tem­po­ra­das de ve­rano. “Es­te ti­po de in­ter­ven­cio­nes, por lo ge­ne­ral se la rea­li­zan mu­je­res jó­ve­nes, quie­nes bus­can po­ten­ciar la con­fian­za en sí mis­mas y sen­tir­se más atrac­ti­vas”, se­ña­la Pra­do.

PRO­CE­DI­MIEN­TOS

De acuer­do a los es­pe­cia­lis­tas, la glu­teo­plas­tía a me­nu­do se so­lu­cio­na con dos téc­ni­cas, el li­po­fi­lling o los im­plan­tes. En el ca­so del li­po­fi­lling, es­ta es una téc­ni­ca más na­tu­ral y me­nos in­va­si­va. Es una ci­ru­gía re­co­men­da­da en mu­je­res que tie­nen gra­sa pa­ra ex­traer en otras zo­nas, co­mo la cin­tu­ra, pa­ra in­yec­tar­la al te­ji­do sub­cu­tá­neo del glú­teo. Sin em­bar­go, Pra­do ad­vier­te que es­ta téc­ni­ca pue­de ser su­ma­men­te pe­li­gro­sa sin un pro­fe­sio­nal au­to­ri­za­do, por­que si bien tie­ne la ven­ta­ja de ser más eco­nó­mi­ca y de usar te­ji­dos pro­pios, pue­de pre­sen­tar al­gu­nos ries­gos es­pe­cí­fi­cos. “Pue­de ha­ber reab­sor­ción de por­cen­ta­je im­por­tan­te de la gra­sa co­lo­ca­da y la po­si­bi­li­dad de una em­bo­lia gra­sa ( pa­so de gra­sa al to­rren­te san­guí­neo, alo­ján­do­se fi­nal­men­te en los pul­mo­nes), lo que pue­de re­sul­tar fa­tal pa­ra la pa­cien­te”, co­men­ta. Es por ello, que es­te ti­po de pro­ce­di­mien­tos siem­pre tie­ne que ser rea­li­za­do por un pro­fe­sio­nal, que cum­pla con el es­tán­dar que exi­gen es­te ti­po se in­ter­ven­cio­nes.

IM­PLAN­TES DE GEL

Fi­nal­men­te, en el ca­so de los im­plan­tes, és­ta es una téc­ni­ca que uti­li­za im­plan­tes de gel cohe­si­vo de si­li­co­na, si­mi­la­res a los de ma­ma, que se co­lo­can ba­jo el múscu­lo pa­ra evi­tar des­pla­za­mien­tos y ga­nar na­tu­ra­li­dad. Es­ta ope­ra­ción es per­fec­ta pa­ra mu­je­res del­ga­das que no tie­nen gra­sa pa­ra ex­traer e in­fil­trar des­pués. “La du­ra­ción de es­ta pró­te­sis es si­mi­lar a la del pe­cho, por lo que es re­co­men­da­ble re­vi­sar­las ca­da diez años. Es­te post­ope­ra­to­rio es al­go in­có­mo­do, por­que las pa­cien­tes no pue­den sen­tar­se ni apo­yar­se en­tre 7 y 15 días”, ex­pre­só el ci­ru­jano plás­ti­co y re­cons­truc­ti­vo y miem­bro de la So­cie­dad Chi­le­na de Ci­ru­gía Plás­ti­ca, Ro­ber­to Pra­do.

“Es­te ti­po de in­ter­ven­cio­nes, por lo ge­ne­ral se la rea­li­zan mu­je­res jó­ve­nes, quie­nes bus­can po­ten­ciar mis­mas y sen­tir­se más atrac­ti­vas”, di­jo el doc­tor Pra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.