¿Dón­de que­dó mi ni­ña?

Ellas (Chile) - - Salud - Por: Ma­ría An­gé­li­ca Re­yes Bravo

¿ Cuán­do aban­do­né a mi ni­ña interior?, ¿ dón­de la de­jé?, ¿ có­mo res­ca­to a mí ni­ña?, ¿ có­mo me per­dono de ha­ber­la de­ja­do so­la pa­ra ir al res­ca­te de to­dos?, ¿ ten­go tiem­po pa­ra sa­nar­la del aban­dono? Son in­te­rro­gan­tes mís­ti­cas, si­co­ló­gi­cas y que tie­nen tan­to sen­ti­do cuan­do apa­re­ce el te­rror de la muer­te, cuan­do apa­re­ce el do­lor y no exis­te con­sue­lo, cuan­do te sien­tes tan so­la y ha­ces un re­cuen­to de tu vi­da o tan so­lo, el sú­per hom­bre y la sú­per mu­jer, quie­nes to­do lo sa­ben, to­do lo so­lu­cio­nan, cuan­do to­dos lo bus­can y tie­ne fuer­za pa­ra sos­te­ner a to­dos, cuan­do se hi­cie­ron gran­des a la fuer­za y aban­do­na­ron la inocen­cia de ni­ño o ni­ña y no su­pie­ron dón­de y có­mo la de­ja­ron. Si nos atre­ve­mos a ir en su res­ca­te, pue­de ser una for­ma de sa­na­ción a ese do­lor o en­fer­me­dad del cuer­po que sa­be­mos vie­ne de las he­ri­das emo­cio­na­les.

La ni­ña ne­ce­si­ta ale­gría, ju­gar, reír, ne­ce­si­ta que le sa­quen el pe­so de la mo­chi­la que car­ga des­de pe­que­ña lle­na de ca­de­nas, fie­rros an­ti­guos y pe­sa­dos, pa­dres vio­len­tos, per­fec­cio­nis­tas, vi­cio­sos, car­ga ca­ren­cias afec­ti­vas y eco­nó­mi­cas, car­ga desamo­res y ne­ce­si­ta re­cu­pe­rar­se, sol­tar­se. Esa ni­ña ne­ce­si­ta sa­lir del sub­te­rrá­neo don­de se es­con­de y ne­ce­si­ta con­fiar en mí o en ti, en ella mis­ma he­cha gran­de, ne­ce­si­ta con­fiar en su cóm­pli­ce que es su men­te, en su ca­lor y paz interior en su sa­bi­du­ría. Esa ni­ña ne­ce­si­ta com­pren­der y re­co­no­cer que fue hu­mi­lla­da, ig­no­ra­da, pos­ter­ga­da y aban­do­na­da pa­ra com­pla­cer a otros, que los su­yos no son los ma­los, ne­ce­si­ta per­do­nar­se a sí mis­ma por ha­ber­se aban­do­na­do, ne­ce­si­ta llo­rar, eno­jar­se, gri­tar pa­ra sa­nar­se, evi­den­te que es­tá enoja­da con­si­go, evi­den­te que cul­pa a quién la aban­do­nó y al re­co­no­cer­se lo con­de­na y lo cas­ti­ga, pe­ro en bien de su sa­na­ción. To­do eso aca­rrea tris­te­za, se anu­da to­do, due­le to­do, nos da­mos per­mi­so pa­ra ser víc­ti­mas, pa­ra pe­dir au­xi­lio y eso es bueno, esa sú­per mu­jer y sú­per hom­bre de­be pe­dir ayu­da, de­be ir en bus­ca de su ni­ña o ni­ño interior an­tes de su muer­te, de­be en­con­trar­la pa­ra no vi­vir el res­to de la vi­da con el re­mor­di­mien­to de ha­ber­la aban­do­na­do y de­ja­do morir, de­be­mos res­ca­tar­la pa­ra no sen­tir­nos so­los, de­be­mos apa­pa­char­la pa­ra que apa­rez­ca la ni­ña sa­na, ju­gue­to­na y así sa­nar­nos no­so­tras.

Sin du­da pa­ra com­pren­der es­to te­ne­mos que llo­rar mu­cho por al­gu­na sen­ten­cia fí­si­ca, te­ne­mos que es­tar en una ne­ga­ción ab­so­lu­ta y en un mo­men­to ne­ga­ti­vo y ne­gro. Pa­ra com­pren­der es­to te­ne­mos que pre­gun­tar­nos un por qué a mí o pa­ra qué a mí, te­ne­mos que re­co­no­cer que nues­tra ni­ña interior ne­ce­si­ta mu­cho amor y acep­ta­ción de sí mis­ma, de- be­mos vi­sua­li­zar­nos cuan­do pe­que­ños, con to­das las exigencias, so­le­da­des, in­se­gu­ri­da­des y ca­ren­cias, de­be­mos ima­gi­nar­nos e ir no­so­tras al res­ca­te de ellos co­mo es­ta­mos hoy, de­be­mos no­so­tras ir a abra­zar­nos y con­te­ner­nos al pa­sa­do, de­be­mos no­so­tras aca­ri­ciar y be­sar a esa ni­ña tris­te y aban­do­na­da pa­ra pro­te­ger­la y amar­la co­mo se me­re­ce.

Al pre­gun­tar res­pec­to a un diag­nós­ti­co, ¿ si tie­ne me­jo­ría?, la doc­to­ra res­pon­de ¡ no, pe­ro es de lar­go alien­to!... En ese mo­men­to te en­fren­tas a la ni­ña de­ses­pe­ra­da, so­la, he­ri­da de muer­te y necesitas res­ca­tar­la, per­do­nar­la, co­bi­jar­la y amar­la pa­ra que juegue tran­qui­la y ten­ga es­pe­ran­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.