¡Stop! al pa­so del tiem­po

Ellas (Chile) - - Portada -

Con la pér­di­da de es­tró­ge­nos, la me­no­pau­sia trans­for­ma el cuer­po de una mu­jer, se pier­de el tono cu­tá­neo, el apo­yo mus­cu­lar, si es que ha­bía, y ya no en­cuen­tra dón­de sos­te­ner­se.

“La mu­jer no­ta que pier­de cin­tu­ra. De pron­to sa­le una ba­rri­ga que an­tes no exis­tía, ha­bien­do o no te­ni­do hi­jos; en la piel del cuer­po hay me­nos se­cre­ción se­bá­cea y dis­mi­nu­ye la li­po­pro­teí­na li­pa­sa (LPL), res­pon­sa­ble del me­ta­bo­lis­mo, una en­zi­ma que trans­for­ma la gra­sa en com­bus­ti­ble pa­ra el múscu­lo”, ex­pli­có el di­rec­tor ge­ne­ral de Ins­ti­tu­to Mé­di­co Lá­ser (IML), doc­tor Javier Mo­reno.

Cuan­do eso su­ce­de, se pro­du­ce un ex­ce­den­te gra­so sin uti­li­zar por la mus­cu­la­tu­ra, que mer­ma la energía, fuer­za y fun­cio­na­li­dad con­trác­til, y eso quie­re de­cir que nues­tro or­ga­nis­mo no me­ta­bo­li­za la gra­sa. “Es por ello que pue­de exis­tir tam­bién una re­sis­ten­cia a la in­su­li­na”, agre­gó el ga­leno, por lo cual, de­bi­do al acú­mu­lo de agua in­tra­mus­cu­lar y gra­sa, nal­gas, glú­teos y mus­los “desem­bo­can en una atro­fia pro­gre­si­va, mien­tras que tri­pa y ab­do­men au­men­tan de vo­lu­men”, ma­ti­zó Mo­reno.

ELI­MI­NAR GRA­SA LO­CA­LI­ZA­DA

Re­ju­ve­ne­cer es­tas zo­nas del cuer­po se con­vier­te en prio­ri­ta­rio pa­ra al­gu­nas mu­je­res por lo que el doc­tor plan­teó un tra­ta­mien­to de li­po­suc­ción asis­ti­da por lá­ser, li­po­lá­ser, co­mo ma­ne­ra más efi­caz pa­ra con­se­guir eli­mi­nar la gra­sa lo­ca­li­za­da.

Mo­reno acla­ró que no hay que con­fun­dir la li­po­lá­ser con un tra­ta­mien­to con­tra la obe­si­dad. “Es pa­ra combatir la gra­sa lo­ca­li­za­da, pa­ra eli­mi­nar los acú­mu­los no desea­dos, de ahí que el cri­te­rio de se­lec­ción pa­ra so­me­ter­se a la li­po­lá­ser sea una mu­jer post­me­no­paú­si­ca”, in­di­có el mé­di­co.

El es­pe­cia­lis­ta co­men­tó ade­más que, in­clu­so las mu­je­res que man­tie­nen su pe­so ha­bi­tual, pue­den pre­sen­tar un acú­mu­lo gra­so en la zo­na al­ta de la cin­tu­ra a ni­vel de la es­pal­da, que se pro­nun­cia de­bi­do a la fla­ci­dez y la pre­sión elás­ti­ca del su­je­ta­dor.

En el ca­so del ab­do­men, “el tra­ta­mien­to co­rri­ge el te­ji­do gra­so so­bran­te en su to­ta­li­dad, pe­ro no la es­truc­tu­ra mus­cu­lar con diás­ta­sis mar­ca­da, ni el ex­ce­so de piel”, in­di­có Javier Mo­reno, quien pre­ci­só que es­to úl­ti­mo “so­lo se co­rri­ge con una ab­do­mi­no­plas­tía”.

Es­ta téc­ni­ca qui­rúr­gi­ca, que re­quie­re se­da­ción local, se uti­li­za pa­ra de­fi­nir el con­torno cor­po­ral, y “ase­gu­ra el re­ajus­te cu­tá­neo de ma­ne­ra más ho­mo­gé­nea que una li­po­suc­ción con­ven­cio­nal, al am­pliar la zo­na de tra­ta­mien­to, pa­ra lo­grar mar­car la cin­tu­ra y apla­nar el vien­tre”, ase­ve­ró el ga­leno.

Cuan­do se tra­ta de los mus­los y los glú­teos la re­dis­tri­bu­ción de la gra­sa, el au­men­to de la fla­ci­dez y la pér­di­da de tono mus­cu­lar son ca­ras ha­bi­tua­les en la me­no­pau­sia, “al­te­ra­cio­nes que mejoran de for­ma drás­ti­ca con el li­po­lá­ser que, ade­más de eli­mi­nar la gra­sa lo­ca­li­za­da, re­cu­pe­ra la re­gu­la­ri­dad cu­tá­nea”, in­di­có el doc­tor Mo­reno.

AC­TI­VOS EN LA PIEL DEL ROS­TRO

Ma­ría Ga­lland acha­có a los cam­bios hor­mo­na­les, el es­trés dia­rio y a los fac­to­res am­bien­ta­les la in­ci­den­cia de las al­te­ra­cio­nes en la piel, que se acen­túan du­ran­te la me­no­pau­sia, y con­si­de­ra que “pue­den mi­ni­mi­zar­se gra­cias a un tra­ta­mien­to de ca­bi­na Ac­tiv’Age que fre­na la eli­mi­na­ción de fi­bras de co­lá­geno, apor­ta hi­dra­ta­ción, oxi­ge­na y re­car­ga las cé­lu­las, ade­más de me­jo­rar la den­si­dad de la piel”, se­gún ex­pli­có.

Se tra­ta de una ba­te­ría de tra­ta­mien­tos con prin­ci­pios ac­ti­vos de la al­ca­cho­fa, “pues los pép­ti­dos de sus ho­jas es­ti­mu­lan la sín­te­sis del co­lá­geno; ex­trac­to de las cé­lu­las ma­dre de la fram­bue­sa, de in­ten­sa ac­ción an­ti­oxi­dan­te, ade­más de ex­trac­to de las cé­lu­las ma­dre del to­ma­te y vi­ta­mi­na B3”, que cons­ti­tu­yen, se­gún in­di­có un “efi­caz com­ple­jo an­ti­oxi­dan­te”, al que se aña­de ex­trac­to de alu­bia ro­ja “que for­ta­le­ce el es­trés oxi­da­ti­vo y la au­to­pro­tec­ción de la piel an­te las ra­dia­cio­nes de UV”, se­gún Ga­lland.

Pa­ra ilu­mi­nar el con­torno de la mi­ra­da y la ex­pre­sión de los ojos, Lie­rac pro­po­ne un tra­ta­mien­to pa­ra re­vi­ta­li­zar la zo­na don­de an­tes es vi­si­ble el pa­so del tiem­po, al en­ve­je­cer pre­ma­tu­ra­men­te y tra­tar­se de una zo­na de la piel muy fi­na, que se hi­per­pig­men­ta, se cae y se apa­ga.

La lí­nea Pre­mium Yeux de la fir­ma fran­ce­sa in­cor­po­ra la pro­teí­na “Fo­xo” (lla­ma­da la “pro­teí­na de la in­mor­ta­li­dad”) so­bre las cé­lu­las ma­dre, “pa­ra reac­ti­var la re­ge­ne­ra­ción de los te­ji­dos dér­mi­cos y epi­dér­mi­cos, al que apor­tan áci­dos hia­lu­ró­ni­cos bio­mé­tri­cos, que per­mi­ten co­rre­gir el re­la­ja­mien­to de los pár­pa­dos, bol­sas, oje­ras y man­chas”, se­gún afir­ma­ron des­de la com­pa­ñía.

Lle­gar a la ma­du­rez im­pli­ca que ne­ce­si­ta­mos cui­da­dos de los que an­tes no éra­mos cons­cien­tes, pe­ro siem­pre es­ta­mos a tiem­po de re­ju­ve­ne­cer nues­tra piel

zo­nas del di­ver­sas Re­ju­ve­ne­cer prio­ri­ta­rio en con­vier­te lo que cuer­po se mu­je­res, por al­gu­nas pa­ra la gra­sa eli­mi­nar con­se­guir pa­ra lo­ca­li­za­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.