Anor­gás­mi­ca

Ellas (Chile) - - Salud - Por: Ma­ría An­gé­li­ca Re­yes Bra­vo

Me pre­gun­tan: ¿A qué edad una mu­jer ter­mi­na su de­seo se­xual? Mi res­pues­ta fue otra pre­gun­ta: ¿qué? La ver­dad no en­ten­día la pre­gun­ta o qui­se sa­ber por qué pe­gun­ta­ba.

Tie­ne 48 años y sien­te de­seos se­xua­les, bus­ca su pla­cer y lo pier­de de in­me­dia­to, por ig­no­ran­cia, por fal­ta de ex­pe­rien­cia, por lo que sea. No te­nía or­gas­mo, no lo ha­bía con­ver­sa­do con na­die, le bas­ta­ba desear a su pa­re­ja y eso pa­ra ella era se­xo. Cuan­do te­nía su re­la­ción se­xual le do­lía, se le pa­sa­ba to­do el de­seo y has­ta la pró­xi­ma. Ni se cues­tio­na­ba.

La Anor­gas­mia de la mu­jer es la au­sen­cia de or­gas­mo tras un mo­men­to de ex­ci­ta­ción, na­die lo en­se­ña, na­die lo ha­bla y re­cuer­do que al­guien di­jo que el se­xo era co­mo una dan­za y pa­ra lle­gar al má­xi­mo pla­cer ha­bía que des­cu­brir ca­da cuál su es­ti­lo, su rit­mo pa­ra po­der lle­gar al clí­max.

Se di­ce que las ra­zo­nes pue­den ser por ser con­tro­la­do­ra, bus­car an­sio­sa­men­te el pla­cer, do­mi­nar es­pa­cios y tiem­pos por- que ella quie­re en­con­trar­lo y la an­sie­dad ha­ce que le sea im­po­si­ble, esa per­fec­ción y con­trol no la de­ja ir­se con su men­te y su cuer­po. Pa­ra so­lu­cio­nar es­te pro­ble­ma de­be pe­dir ayu­da y su pa­re­ja sor­pren­der­la y lle­var­la a con­cen­trar­se en al­go dis­tin­to, otra música, otro bai­le, otro rit­mo, ser un po­co ge­ne­ro­so y pa­cien­te. Que­brar­le el sis­te­ma de con­trol o pe­dir­le que no sien­ta, que sea pa­si­va y re­pe­tir­le que no sien­ta.

Tam­bién pue­de ser anor­gás­mi­ca aque­lla mu­jer ex­pe­ri­men­ta­da en ha­cer fe­liz a los hom­bres, aban­do­nán­do­se, esa que le im­por­ta la can­ti­dad, que se lu­ce co­mo en una com­pe­ten­cia, esa que na­da se quie­re, que no cui­da su cuer­po. Es­tán aque­llas tí­mi­das que nun­ca se han atre­vi­do, por for­ma­ción, por lo que sea, que es­pe­ran afec­to, ca­ri­ño, que se re­pri­men, que se asus­tan, que fue­ron criadas con el con­cep­teo de que to­do es ma­lo o pe­ca­do. Ellas de­ben ins­truir­se me­dian­te lec­tu­ra, con­ver­sa­cio­nes res­pec­to a la se­xua­li­dad, de­rri­bar mi­tos y su pa­re­ja de­be ayu­dar, siem­pre se pue­de con­se­guir ha­blan­do el tema y pi­dien­do ayu­da. Y por úl­ti­mo, exis­ten mu­je­res anor­gás­mi­cas por­que se rin­die­ron, no quieren más se­xo, pien­san que el or­gas­mo es lo mis­mo que el de­seo y se ale­jan de to­do ti­po de con­tac­to se­xual sin te­ner nin­gún trau­ma se­xual, sino al pa­sar de los años.

To­da la in­for­ma­ción en­tre­ga­da por un ex­per­to si­co­ló­gi­co en es­te ti­po de pro­ble­mas que le re­co­men­dé a mi ami­ga, pe­ro to­da in­ter­ven­ción de­be ha­cer­se con su con­sen­ti­mien­to y des­car­tan­do al­gún blo­queo de mie­dos, de an­sie­dad, de­pre­sión, due­los, etc. Ya des­car­ta­dos esos pro­ble­mas de­bo de­cir­les que no exis­te fe­cha de ven­ci­mien­to, eso no es a pla­zo fi­jo. Pri­me­ro bas­ta de men­tir o fin­gir te­ner or­gas­mos, bas­ta de te­ner ver­güen­za ha­blar del tema, en la edad que sea, 40- 50- 60- 70. Bas­ta de ima­gi­nar­se en la ca­ma con prín­ci­pes ro­jos o azu­les, el abu­so de la ima­gi­na­ción tie­ne sus costos en la pa­re­ja, no sa­ca­mos na­da con man­te­ner la pa­re­ja con la ima­gi­na­ción, eso nos ale­ja de al­go tan na­tu­ral co­mo es nues­tro se­xo, nues­tro pla­cer.

De­be­ría­mos mien­tras ten­ga­mos con­cien­cia, sen­tir­nos mu­je­res, hem­bras, sen­tir­nos cual Ma­rilyn Mon­roe quien di­jo: “Si el se­xo for­ma par­te de la na­tu­ra­le­za, yo me lle­vo de ma­ra­vi­lla con la na­tu­ra­le­za”.

Ma­ría An­gé­li­ca Re­yes Bra­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.