Gra­sas: nues­tras alia­das a la ho­ra de adel­ga­zar

Go­zan de ma­la fa­ma, pe­ro ¿sa­bías que in­ge­rir gra­sas es fun­da­men­tal pa­ra que el cuer­po adel­ga­ce de for­ma saludable?

Ellas (Chile) - - Salud -

Las gra­sas siem­pre han te­ni­do ma­la fa­ma. A la ho­ra de que­rer cui­dar­nos, lo pri­me­ro en lo que pen­sa­mos es en evi­tar los ali­men­tos que con­ten­gan gra­sa, aun­que en la gran ma­yo­ría de oca­sio­nes es­ta­mos equi­vo­ca­dos evi­tan­do es­tos ali­men­tos. Pe­ro ¿por qué tie­nen tan ma­la fa­ma si no to­das las gra­sas son per­ju­di­cia­les?

Es cier­to que las gra­sas tie­nen un gran apor­te ca­ló­ri­co, y por eso, pue­de que nos pro­duz­can cier­to re­cha­zo y pen­se­mos que van a ha­cer­nos en­gor­dar. Siem­pre nos han di­cho que los ali­men­tos que nos ha­cen su­bir de pe­so son los que más ca­lo­rías tie­nen, pe­ro eso no es del to­do cier­to. Nues­tro or­ga­nis­mo ne­ce­si­ta co­mer gra­sa pa­ra man­te­ner­se sano, aun­que no to­dos los ti­pos de gra­sas son be­ne­fi­cio­sas. Hay dos ti­pos de gra­sa, la gra­sa bue­na (in­sa­tu­ra­da) y la gra­sa ma­la (sa­tu­ra­da) que es la que de­be­mos evi­tar en una ali­men­ta­ción saludable.

¿PE­RO QUÉ PA­SA SI NO CO­MO GRA­SAS? Nues­tro or­ga­nis­mo es in­te­li­gen­te, y si no­ta que no in­ge­ri­mos las gra­sas su­fi­cien­tes pa­ra po­der fun­cio­nar co­rrec­ta­men­te de ma­ne­ra dia­ria, al­ma­ce­na­rá las que tie­ne de re­ser­va y evi­ta­rá que­mar­las. Por ello, en ca­so de ne­ce­si­tar energía (al ha­cer ejer­ci­cio, por ejem­plo), en lu­gar de que­mar las gra­sas, que­ma­rá el múscu­lo, pro­du­cien­do así el efec­to con­tra­rio al que desea­mos. Pa­ra que no ocu­rra es­to, de­be­mos en­se­ñar a nues­tro or­ga­nis­mo a que no le va a fal­tar de na­da y que pue­de que­mar la gra­sa que te­ne­mos al­ma­ce­na­da por­que va­mos a in­ge­rir más.

Al­gu­nos ejem­plos de gra­sas bue­nas son: -Pes­ca­dos azu­les: sal­món, atún, tru­cha, pez es­pa­da, en­tre otros. Aun­que sean pes­ca­dos gra­sos, con­tie­nen gra­sas ome­ga 3 esen­cia­les pa­ra nues­tro or­ga­nis­mo. Lo ideal es co­mer­lo dos ve­ces por se­ma­na.

-Fru­tos se­cos: nue­ces, ave­lla­nas, ma­ní y al­men­dra. La por­ción co­rrec­ta es un pu­ña­di­to a me­dia ma­ña­na y otro a me­dia tar­de. Siem­pre fru­tos se­cos tos­ta­dos sin sal, evi­ta los fru­tos se­cos fri­tos y sa­la­dos. -Cho­co­la­te ne­gro: el an­to­jo de dul­ce es al­go inevi­ta­ble, por eso, un tro­zo de cho­co­la­te ne­gro de 80% de ca­cao es ideal pa­ra qui­tar esos an­to­jos y no caer en ten­ta­cio­nes. Pue­des co­mer un pe­da­zo al día a mo­do de pos­tre. -Acei­te de oli­va: a la ho­ra de co­ci­nar es im­pres­cin­di­ble uti­li­zar acei­te, pe­ro ¿qué can­ti­dad? Un má­xi­mo de dos cu­cha­ra­das en la co­mi­da y otras dos en la ce­na es lo ideal.

-Hue­vos: eso de que los hue­vos pro­du­cen co­les­te­rol es uno de los mi­tos más ex­ten­di­dos de la ali­men­ta­ción. Pue­des co­mer hue­vos a dia­rio, siem­pre que los pre­pa­res a la plan­cha. Por ejem­plo, co­mo desa­yuno un hue­vo a la plan­cha acom­pa­ña­do de pan de cen­teno te da­rá energía su­fi­cien­te pa­ra afron­tar el día. -Pal­ta: sin du­da, es el ali­men­to de mo­da. No pa­ra­mos de ver fotos en ins­ta­gram de pla­tos car­ga­dos de pal­ta. La ra­zón es por­que ade­más de ser ri­ca, las gra­sas que apor­tan son sa­lu­da­bles. Si quie­res in­tro­du­cir­lo en al­gu­na de tus co­mi­das, la ra­ción per­fec­ta es me­dia pie­za.

-Acei­tu­nas: a la ho­ra de to­mar un ape­ri­ti­vo, si quie­res de­can­tar­te por al­go saludable op­ta por las acei­tu­nas, que pue­des in­cor­po­rar co­mo in­gre­dien­te de tu en­sa­la­da por la no­che, por ejem­plo.

Fuen­te: En­fe­me­nino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.