Ca­mi­la Díaz, con­ce­jal de Pe­lar­co

Ellas (Chile) - - Qué Pienso De Ellos… -

Se au­to­de­fi­ne co­mo “hi­ja de una co­mu­na muy cá­li­da, co­mo lo es Pe­lar­co”. Des­de pe­que­ña co­no­ció las ne­ce­si­da­des que afec­tan al pue­blo, lo que la lle­vó a pre­pa­rar­se y es­tu­diar Psi­co­lo­gía pa­ra con­tri­buir en la co­mu­na. “Por es­te mo­ti­vo hoy soy con­ce­jal de Pe­lar­co y or­gu­llo­sa de una pri­me­ra ma­yo­ría, pues a mis 25 años es­pe­ro re­pre­sen­tar a la ju­ven­tud”, ex­pre­só Ca­mi­la Díaz.

-¿Qué es lo que más ad­mi­ra de los hom­bres?

“Más allá de ser una ca­rac­te­rís­ti­ca ex­clu­si­va de los hom­bres, ad­mi­ro pro­fun­da­men­te las per­so­nas que tie­nen la ver­sa­ti­li­dad pa­ra adap­tar­se a mu­chas si­tua­cio­nes de la vi­da co­ti­dia­na y com­ple­men­tar­las: tra­ba­jo, fa­mi­lia, pa­re­ja, ami­gos, de­por­tes, vo­lun­ta­ria­dos, hob­bies, es­pi­ri­tua­li­dad, en­tre otros. El en­tre­gar­se en ca­da una de ellas ge­nui­na­men­te creo nos en­gran­de­ce co­mo per­so­nas y nos ayu­da a aflo­rar lo me­jor de no­so­tros mis­mos. Tam­bién ad­mi­ro a quie­nes lo­gran ese equi­li­brio”.

-Hom­bres que han mar­ca­do su vi­da y ¿por qué?

“Mi Pa­dre, pues en él he vis­to en­car­na­do el es­pí­ri­tu de su­pera­ción y rein­ven­ción, so­bre­po­nién­do­se a to­do ti­po de si­tua­cio­nes en la vi­da. Él es quién me mos­tró que hay que de­fen­der los idea­les, a pe­sar de los acon­te­ci­mien­tos del día a día; mi cóm­pli­ce, mi po­lo­lo. Él des­de un es­pa­cio ín­ti­mo ha si­do un sos­tén y com­ple­men­to en es­ta tra­ve­sía, la po­lí­ti­ca. Ade­más, des­de los ro­les que ca­da uno ejer­ce­mos en lo co­ti­diano, po­der com­par­tir los idea­les y pro­yec­tos que te­ne­mos de la vi­da ha si­do una ex­pe­rien­cia en­ri­que­ce­do­ra; y mi so­brino, des­de su amor in­con­di­cio­nal y ge­nuino to­dos los días te ha­ce vol­ver a mi­rar la reali­dad con un po­co más de em­pa­tía y re­si­lien­cia”. -¿Có­mo es su hom­bre ideal?

“Mi hom­bre ideal es un hom­bre no­ble y jus­to, que ve­la por el bien co­mún. Con pa­sión por lo que ha­ce, sea la pro­fe­sión u ofi­cio que fue­ra. Ge­ne­ro­so, que se en­tre­ga a los de­más de­sin­te­re­sa­da­men­te. Con una mi­ra­da pu­ra, que no ne­ce­si­ta es­con­der ni ocul­tar na­da de sí. Con una son­ri­sa am­plia, y una desa­rro­lla­da ca­pa­ci­dad de ju­gar y reír­se de sí mis­mo y de la vi­da. Em­pá­ti­co, que sea per­cep­ti­vo a los (mil y un) es­ta­dos emo­cio­na­les por los que pa­sa­mos. Con bra­zos cá­li­dos, pa­ra esos mo­men­tos don­de nos com­ple­men­ta­mos en abra­zo con­te­ne­dor”.

-¿Qué ca­rac­te­rís­ti­ca o “ma­nía” le mo­les­ta de los hom­bres?

“En ge­ne­ral me mo­les­ta la gen­te que es Smartp­ho­ne-de­pen­dien­te, sean hom­bres o mu­je­res. Creo que las re­la­cio­nes hu­ma­nas se han des­cui­da­do por­que he­mos in­ver­ti­do el sen­ti­do de ser de ca­da uno de ellos po­nien­do la vi­da al ser­vi­cio de la tec­no­ló­gi­ca, cuan­do en mi opi­nión la tecnología se creó pa­ra es­tar al ser­vi­cio de la vi­da”.

-¿Cuál es su ve­la­da ideal pa­ra com­par­tir con el se­xo opues­to?

“Mi ci­ta ideal es muy lu­jo­sa, por ejem­plo, de te­ner una vis­ta pa­no­rá­mi­ca de la na­tu­ra­le­za, los so­ni­dos del cam­po, una bue­na con­ver­sa­ción e ideal­men­te que la se­ñal de te­le­fo­nía no ilu­mi­ne ese sec­tor. En es­tos tiem­pos don­de lo in­me­dia­to rei­na, po­der es­tar en cal­ma y con quien es tu com­ple­men­to en la vi­da se ha trans­for­ma­do en to­do un lu­jo”.

-Si tu­vie­ra la opor­tu­ni­dad de ser hom­bre por un día, ¿Qué ac­ti­vi­dad que ha­cen so­lo ellos ha­ría y por qué?

“Siem­pre bromeo con es­to, pues en­vi­dio la ca­pa­ci­dad de los hom­bres de usar cual­quier ba­ño, ár­bol u otro ele­men­to a fin, an­te la ne­ce­si­dad de mic­ción”.

-¿Qué opi­na so­bre los ro­les com­par­ti­dos en el ho­gar?

“No soy de la idea de que ellos ayu­den en la ca­sa… no co­rres­pon­de. Al de­cir “ayu­den” co­mo so­cie­dad asu­mi­mos que es un rol fe­me­nino del que él vo­lun­ta­ria­men­te co­la­bo­ra, y eso no es así, en mi opi­nión, es un tra­ba­jo de to­dos quie­nes com­par­ten en el ho­gar”.

-Se­gún su opi­nión, ¿Es un mi­to que los hom­bres ma­ne­jan me­jor que las mu­je­res?

“Creo que eso de que hom­bres o mu­je­res ma­ne­jen me­jor o peor so­lo por su gé­ne­ro, es una cons­truc­ción so­cial de la que no nos ha­ce­mos car­go. Son so­lo ex­pec­ta­ti­vas y la prác­ti­ca to­do lo pue­de, tan­to hom­bres co­mo mu­je­res te­ne­mos ca­pa­ci­da­des que po­ten­ciar y ha­bi­li­da­des que desa­rro­llar… aun­que ba­sa­da en es­ta­dís­ti­cas, las mu­je­res tie­nen me­nor ta­sa de in­frac­cio­nes cur­sa­das y ac­ci­den­tes de trá­fi­co”.

-Se­gún su ex­pe­rien­cia ¿Por qué hay más hom­bres que mu­je­res en po­lí­ti­ca?

“En mi opi­nión so­mos mi­no­ría pues des­de pe­que­ños se nos es­ti­mu­la y en­ca­si­lla en es­te­reo­ti­pos hom­bres ver­sus mu­je­res, ro­sa ver­sus azul, au­tos ver­sus prin­ce­sas. Pa­ra mí el mun­do es mu­cho más ri­co que eso, el día en que no obli­gue­mos a nues­tros ni­ños a ha­cer esa di­fe­ren­cia y de­fi­nir­se des­de esas li­mi­tan­tes co­men­za­re­mos a cons­truir una so­cie­dad ba­sa­da en la igual­dad de opor­tu­ni­da­des don­de las mu­je­res po­da­mos re­pre­sen­tar las in­quie­tu­des de nues­tra so­cie­dad (mu­je­res y hom­bres), sin ne­ce­si­dad de res­tar ener­gía aten­dien­do a pre­jui­cios de gé­ne­ro”.

¿Us­ted cree que co­mo so­cie­dad lo­gra­re­mos un equi­li­brio sa­la­rial en­tre hom­bres y mu­je­res?

“Cla­ro que sí, lo lo­gra­re­mos cuan­do que­ra­mos… y que­rre­mos el día en que asu­ma­mos que nos fal­ta mu­cho tra­ba­jo en la equi­dad de gé­ne­ro, en los ro­les, fun­cio­nes y ex­pec­ta­ti­vas que se tie­ne de ca­da per­so­na y el en­ca­si­lla­mien­to a prio­ri que se ha­ce de ellos. Aho­ra la pre­gun­ta es ¿Cuán­do lle­ga­rá el día de que­rer ha­cer el cam­bio? Ca­da lec­tor tie­ne la res­pues­ta”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.