Di­me qué ti­po de hom­bre eres y te di­ré qué pro­duc­to ne­ce­si­tas

Hay un ti­po de pro­duc­to pa­ra ca­da hom­bre. Pe­re­zo­sos, de­por­tis­tas o ma­du­ros, to­dos tie­nen que apren­der a cui­dar­se sin mie­do, pe­ro con los con­se­jos apro­pia­dos

Ellas (Chile) - - Portada -

Al­gu­nos hom­bres si­guen de­mos­tran­do un pun­to de pe­re­za a la ho­ra de cui­dar­se, sin em­bar­go, con una pe­que­ña ayu­da, po­de­mos con­se­guir adap­tar los tra­ta­mien­tos a sus ne­ce­si­da­des y ca­rac­te­rís­ti­cas.

La no­che se con­vier­te en nues­tra alia­da, un mo­men­to del día en el que las cre­mas ac­túan con ma­yor efi­ca­cia y, por tan­to, el mo­men­to ideal pa­ra hom­bres hol­ga­za­nes.

PA­RA DESCUIDADOS

Mien­tras duer­me, si a su piel le fal­ta lu­mi­no­si­dad, lo me­jor es re­co­men­dar­le un “pee­ling” de no­che con vi­ta­mi­na C, una ma­ne­ra efi­caz de no in­ver­tir mu­cho tiem­po en la ex­fo­lia­ción.

Ac­túa du­ran­te el sue­ño con­si­guien­do un efec­to “piel nue­va”, gra­cias a un trío de “pee­ling” im­pul­sa­do por el ex­trac­to de pa­pa­ya, pa­ra la li­be­ra­ción pro­gre­si­va de ex­fo­lian­tes ac­ti­vos du­ran­te to­da la no­che.

Al des­per­tar, la tex­tu­ra de la piel apa­re­ce re­fi­na­da, se­do­sa y vi­si­ble­men­te sua­vi­za­da.

Du­ran­te el día y re­cién le­van­ta­dos, per­mi­tien­do que el tiem­po sea oro, tal y co­mo que­re­mos, Sna­ke Mois­tu­ri­ser 02 SPF15 de Ro­dial y Whi­te Woods de Clean imi­ta los efec­tos del ve­neno de la ví­bo­ra, blo­quean­do las con­trac­cio­nes del múscu­lo, re­du­cien­do su fre­cuen­cia y con­si­guien­do mi­ni­mi­zar arrugas y lí­neas de ex­pre­sión, con una apli­ca­ción muy rá­pi­da.

PA­RA LOS DE­POR­TIS­TAS

Pa­ra los de­por­tis­tas y afi­cio­na­dos al ai­re li­bre, Cla­rins pro­po­ne un “boos­ter” (pol­vo bron­cea­dor). “La piel de los hom­bres po­see un me­ta­bo­lis­mo que con­su­me mu­cha ener­gía. Si ca­re­ce de car­bu­ran­te, rá­pi­da­men­te pier­de to­ni­ci­dad y la fa­ti­ga se ha­ce vi­si­ble”, di­cen los es­pe­cia­lis­tas de la fir­ma.

De ahí que en su fórmula aña­dan el po­der ener­gi­zan­te del ex­trac­to de “hier­ba de bú­fa­lo”, el ex­trac­to de “gy­mne­ma”, por sus fa­cul­ta­des pa­ra man­te­ner la ener­gía y el fres­cor del aloe ve­ra.

La fórmula hi­dra­tan­te Hydr8tm Body es una cre­ma fres­ca que hi­dra­ta in­ten­sa­men­te la piel se­ca des­pués de una jor­na­da al ai­re li­bre.

PA­RA BARBUDOS

La vuel­ta a los orí­ge­nes, al pe­lo en el ros­tro, con­di­cio­na un cui­da­do con mi­mo de la bar­ba. Por ello no hay que des­de­ñar lim­piar con sua­vi­dad con un cham­pú pu­ri­fi­can­te, co­mo re­co­mien­da la lí­nea or­gá­ni­ca Ya­cel, que lim­pia la bar­ba y la piel, a la vez que nu­tre e hi­dra­ta en pro­fun­di­dad.

Los agen­tes de lim­pie­za pro­ce­den­tes de los acei­tes de co­co y de las al­men­dras de palma lim­pian sin da­ñar ni irri­tar la piel.

La bar­ba re­cu­pe­ra su ju­ven­tud y un aca­ba­do se­do­so, gra­cias a la acción hi­dra­tan­te de las aguas or­gá­ni­cas de li­món y ja­ra.

CE­JAS Y MA­NOS

De­ta­lles co­mo las ce­jas y su de­pi­la­ción han de­ja­do de ser un su­fri­mien­to so­lo de ellas, pa­ra tor­nar­se com­par­ti­do.

Nin­gún hom­bre pier­de su mas­cu­li­ni­dad por lle­var las ce­jas y las ma­nos cui­da­das, una car­ta de pre­sen­ta­ción que no hay que aban­do­nar en la be­lle- za mas­cu­li­na.

Los fut­bo­lis­tas, su cul­to al cuer­po y a la be­lle­za den­tro y fue­ra del cam­po, han si­do los prin­ci­pa­les pro­mo­to­res de que la de­pi­la­ción de las ce­jas ha­ya de­ja­do de ser una cues­tión de se­xo. “Los hom­bres se cui­dan tan­to o más que la mu­jer. Un au­men­to de vo­lu­men en sus pes­ta­ñas o el di­se­ño de ce­jas, son al­gu­nas de las téc­ni­cas que más de­man­dan”, co­men­ta la es­ti­lis­ta, Bár­ba­ra To­rres.

To­rres re­co­mien­da “no pa­sar­se” en la de­pi­la­ción y apues­ta por una ce­ja grue­sa, pe­ro “no ex­ce­si­va­men­te de­fi­ni­da, con as­pec­to al­go sal­va­je y na­tu­ral”.

Por otra par­te, tam­bién co­men­ta que “no es re­co­men­da­ble ex­ce­der­se con la ce­ra, pues afec­ta a la piel cir­cun­dan­te y pue­de oca­sio­nar pro­ble­mas de des­col­ga­mien­to, irri­ta­cio­nes e in­fec­cio­nes di­ver­sas”.

Las ma­nos son una de nues­tras car­tas de pre­sen­ta­ción. Un apre­tón de ma­nos cuan­do co­no­ce­mos a al­guien di­ce mu­cho de no­so­tros y su cui­da­do, fir­me­za, evi­tar la piel es­ca­ma­da o las cu­tí­cu­las ás­pe­ras, resulta fun­da­men­tal.

Pen­san­do en los hom­bres que no ol­vi­dan lo im­por­tan­te que es es­ta par­te del cuer­po, al­gu­nos cen­tros es­pe­cia­li­za­dos ya di­se­ñan pro­pues­tas pa­ra ellos de acuer­do a su piel, gus­tos y ne­ce­si­da­des.

Ya no ha­ce fal­ta ser me­tro­se­xual pa­ra te­ner el de­re­cho a cui­dar­se sin com­ple­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.