Pro­pie­da­des y be­ne­fi­cios de la pi­ña

Los an­ti­oxi­dan­tes de es­ta fru­ta son gran­des co­la­bo­ra­do­res de la be­lle­za na­tu­ral de la piel, me­jo­ran su apa­rien­cia, elas­ti­ci­dad y dan un efec­to ra­dian­te

Ellas (Chile) - - Salud -

La pi­ña guar­da mu­chos se­cre­tos y se pue­de con­su­mir de dis­tin­tas for­mas e in­clu­so pa­ra el cui­da­do de la piel. Es una de las fru­tas tro­pi­ca­les más ex­qui­si­tas del mun­do y su ri­co sa­bor la con­vier­te en un in­gre­dien­te lla­ma­ti­vo a la ho­ra de rea­li­zar be­bi­das y pos­tres que re­quie­ra ese to­que en­tre dulce y áci­do.

Ade­más, es una ri­ca fuen­te de vi­ta­mi­nas C, B1, B6, áci­do fó­li­co y mi­ne­ra­les co­mo el so­dio, po­ta­sio, cal­cio, mag­ne­sio y hie­rro. Es fa­mo­sa por su cua­li­dad diu­ré­ti­ca y des­in­to­xi­can­te, ade­más tie­ne pro­pie­da­des an­ti­in­fla­ma­to­rias, an­ti­trom­bó­ti­cas, an­ti­ede­ma­to­sas y fi­bri­no­lí­ti­cas gra­cias a la bro­me­li­na.

Es­te com­po­nen­te que tie­ne la pi­ña, es el en­car­ga­do de des­ha­cer las pro­teí­nas de igual ma­ne­ra que la pep­si­na, una usa­da co­mo fuen­te me­di­ci­nal pa­ra ali­viar to­da en­fer­me­dad que ge­ne­ra in­fla­ma­ción co­mo los dolores ab­do­mi­na­les, si­nu­si­tis agu­da, do­lor de gar­gan­ta, ar­tri­tis o go­ta.

In­ves­ti­ga­cio­nes cien­tí­fi­cas han de­ter­mi­na­do tam­bién que la bro­me­li­na y los an­ti­oxi­dan­tes de la pi­ña po­drían ser an­ti­can­ce­rí­ge­nos. La pi­ña es una fru­ta que se pue­de in­ge­rir en cual­quier mo­men­to, in­clu­so du­ran­te el em­ba­ra­zo en el cual coope­ra­rá al or­ga­nis­mo en la ab­sor­ción del cal­cio y apor­ta­rá gran can­ti­dad de po­ta­sio y de vi­ta­mi­na C, tan­to a la ma­dre co­mo al fe­to.

CUI­DA­DO DE LA PIEL

Los an­ti­oxi­dan­tes de la pi­ña son gran­des co­la­bo­ra­do­res de la be­lle­za na­tu­ral de la piel, me­jo­ran su apa­rien­cia, elas­ti­ci­dad y dan un efec­to ra­dian­te. Ade­más eli­mi­nan las cé­lu­las muer­tas y son ca­pa­ces de apor­tar a la piel la vi­ta­mi­na C ne­ce­sa­ria pa­ra lo­grar su ex­ce­len­te des­ca­ma­ción o ex­fo­lia­ción sin ne­ce­si­dad de la uti­li­za­ción de sus­tan­cias quí­mi­cas pa­ra re­no­var sus ca­pas. El con­su­mo de es­ta fru­ta ayu­da a te­ner una re­cu­pe­ra­ción más rá­pi­da y que di­cho tra­ta­mien­to sur­ta sus efec­tos.

Si eres de las que pre­fie­ren lo na­tu­ral, pue­des rea­li­zar una bue­na mas­ca­ri­lla fa­cial con es­ta fru­ta que con su uso fre­cuen­te de­ja­rá ver ma­ra­vi­llo­sos re­sul­ta­dos. Sus vi­ta­mi­nas ac­ti­van la sín­te­sis de co­lá­geno y fun­cio­nan co­mo re­pa­ra­dor epi­dér­mi­co ade­más de per­mi­tir la me­jor ab­sor­ción de las cre­mas.

Apro­ve­cha las pro­pie­da­des des­in­to­xi­can­tes y diu­ré­ti­cas de la pi­ña, con­viér­te­la en una de tus fru­tas pre­fe­ri­das y ve­rás gran­des efec­tos tan­to en tu cuer­po, tu pe­so, tu piel co­mo en tu ca­be­llo.

Pue­des in­ge­rir va­rios tro­zos dia­ria­men­te en el de­sa­yuno o a mi­tad de la ma­ña­na, re­cuer­da que por ser con­si­de­ra­da un diu­ré­ti­co es me­jor con­su­mir­la en el día y no en la no­che. La in­ges­ta fre­cuen­te de es­ta fru­ta pue­de ayu­dar­te a me­jo­rar tu áni­mo y tu sa­lud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.