¿Sir­ve el si­có­lo­go?

Ellas (Chile) - - Salud - Por: Ma­ría An­gé­li­ca Re­yes Bravo Ma­ría An­gé­li­ca Re­yes Bravo.

Siem­pre he­mos es­cu­cha­do de­cir que el si­có­lo­go te pue­de so­lu­cio­nar la vi­da, te pue­de orien­tar, que no te da re­me­dios, que pue­des pa­sar la vi­da en el si­có­lo­go, que an­tes nues­tros pa­dres so­lu­cio­na­ban los pro­ble­mas so­lo con una co­rrea, que es gas­tar di­ne­ro inú­til­men­te, que so­lo es­cu­chan, que se abu­rrie­ron. Esas son las ideas pre­de­ter­mi­na­das res­pec­to a los si­có­lo­gos, pe­ro ¿sir­ve acu­dir a un pro­fe­sio­nal de la si­co­lo­gía?

Sir­ve más cuan­do pe­que­ño, sir­ve cuan­do vas por vo­lun­tad pro­pia, sir­ve cuan­do el pro­fe­sio­nal di­ce a al­guien lo que yo no me atre­vo a de­cir o pa­ra que otros asu­man res­pon­sa­bi­li­da­des de al­gu­nas con­duc­tas mías. Sir­ve pa­ra se­pa­rar­me sin cul­pas, sir­ve pa­ra que nos es­cu­chen, sir­ven pa­ra cal­mar las an­sie­da­des y su­bir la au­to­es­ti­ma, aun­que sea por ins­tan­tes. Sir­ve pa­ra llo­rar y no ser con­de­na­dos, sir­ve pa­ra con­fe­sar al­gu­nos com­por­ta­mien­tos o sen­ti­mien­tos y no sen­tir­nos pe­ca­do­res ni ma­los, pa­ra de­tec­tar con­tra­dic­cio­nes en lo que de­ci­mos, his­to­rias in­ven­ta­das o in­cohe­ren­tes, sir­ve pa­ra or­de­nar­nos, pe­ro no son mé­di­cos, no dan re­me­dios, no son ma­gos, no so­lu­cio­nan los pro­ble­mas, sino te guían por el ca­mino que te de­je más en paz, más ade­cua­do.

Siem­pre ha­ce bien una te­ra­pia pa­ra to­mar fuer­zas, pe­ro una de­ci­sión de te­ra­pia es ir a con­tar­le a al­guien pro­fe­sio­nal to­da la ver­dad, la ver­dad com­ple­ta por­que ellos no leen la men­te, ellos no sa­ben qué pien­san las per­so­nas, so­lo se guían por la in­for­ma­ción que tie­nen de sus pa­cien­tes y de su en­torno, pe­ro si nos cree­mos há­bi­les y tor­ci­dos, si nos cree­mos que po­de­mos ma­ni­pu­lar todo, es ir a per­der di­ne­ro por­que nin­gu­na te­ra­pia ten­drá sen­ti­do. Un si­có­lo­go no de­be­ría dar con­se­jos, los con­se­jos los dan los ami­gos, la fa­mi­lia, por lo tan­to, es men­ti­ra cuan­do un pa­cien­te de te­ra­pia si­co­ló­gi­ca di­ce, “el si­có­lo­go me acon­se­jó que di­je­ra es­to o lo otro, o que ac­tua­ra así”. Ellos ayu­dan a to­mar de­ci­sio­nes, pe­ro los si­có­lo­gos no to­man nin­gu­na de­ci­sión por na­die, ellos ha­cen en­ten­der y com­pren­der có­mo y por­qué han lle­ga­do a tal o cual si­tua­ción que los an­gus­tia y no pue­den sa­lir, pue­de un pro­fe­sio­nal mo­ti­var pa­ra el cam­bio.

Si sir­ve el tra­ta­mien­to de un si­có­lo­go por­que se ba­sa en do­tar al pa­cien­te de es­tra­te­gias y re­cur­sos pa­ra un objetivo, es la úni­ca for­ma que un pa­cien­te sal­ga vic­to­rio­so de un tra­ta­mien­to, de­be ser dis­ci­pli­na­do, ho­nes­to con­si­go mis­mo y nun­ca más allá de seis me­ses de­bes ver re­sul­ta­do, de lo con­tra­rio al­go es­tá fa­llan­do, al­guno de los dos, pa­cien­te o te­ra­peu­ta no se es­tá en­tre­gan­do e todo por el todo.

¿Cuán­do vi­si­tar a un si­có­lo­go?, cuan­do tie­nes un pro­ble­ma que no eres ca­paz de so­lu­cio­nar, cuan­do tu ca­li­dad de vi­da es­tá per­ju­di­cán­do­se por al­gún pro­ble­ma. Quie­nes acu­den a un si­có­lo­go no son per­so­nas que es­tén lo­cas, el si­có­lo­go no tra­ta pro­ble­mas men­ta­les, so­lo tra­tan a per­so­nas abru­ma­das por si­tua­cio­nes que no po­de­mos y no sa­be­mos re­sol­ver, por lo tan­to, no ten­ga­mos pro­ble­ma en pe­dir ayu­da a un pro­fe­sio­nal de la si­co­lo­gía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.