14 há­bi­tos sa­lu­da­bles pa­ra ser más fe­liz

¿El se­cre­to de la fe­li­ci­dad? Go­zar de una bue­na sa­lud. Po­nien­do en práctica en tu día a día pequeñas cos­tum­bres sa­lu­da­bles lo­gra­rás ha­cer más por tu bie­nes­tar de lo que te ima­gi­nas

Ellas (Chile) - - Portada -

La sa­lud no es só­lo bie­nes­tar fí­si­co, sino también emo­cio­nal. El ejer­ci­cio fí­si­co, la ali­men­ta­ción sa­na, ale­jar­te del es­trés... Las ac­ti­vi­da­des que rea­li­zas a dia­rio tie­nen mu­cho más im­pac­to en tu es­ta­do de áni­mo de lo que ima­gi­nas y, por con­si­guien­te, también re­per­cu­ten en tu fe­li­ci­dad. Puede que lo que te im­pi­de ser fe­liz no se en­cuen­tre en ese as­cen­so que nun­ca llega, en en­con­trar a tu pa­re­ja ideal, en mu­dar­te a un pi­so más gran­de. ¡La fe­li­ci­dad em­pie­za por una mis­ma!

Estamos se­gu­ras de que el se­cre­to pa­ra ser fe­liz con­sis­te en cui­dar­se y que­rer­se a una mis­ma. ¿Quie­res em­pe­zar ya? Haz tu­yos los si­guien­tes há­bi­tos de vi­da sa­lu­da­ble, y te ase­gu­ra­mos que la fe­li­ci­dad es­ta­rá pre­sen­te en tu vi­da todos los días.

1-. Ali­mén­ta­te bien:

Una ali­men­ta­ción sa­na es una de las cla­ves pa­ra lo­grar una bue­na sa­lud. Es im­por­tan­te que lle­ves una die­ta va­ria­da y equi­li­bra­da, ri­ca en fru­tas y ver­du­ras, ce­rea­les, le­gum­bres, lác­teos, car­nes y pes­ca­dos. Nu­trir­te bien te per­mi­ti­rá te­ner la energía ne­ce­sa­ria pa­ra afron­tar el día a día, y da­rás a tu cuer­po los mi­ne­ra­les y vi­ta­mi­nas ne­ce­sa­rios pa­ra to­das sus fun­cio­nes.

2-. Re­du­ce el con­su­mo de al­cohol:

Sa­be­mos que las reu­nio­nes con ami­gos, fies­tas y even­tos sociales in­ci­tan al con­su­mo de al­cohol, y que es una sus­tan­cia de­pre­so­ra que des­in­hi­be y re­la­ja. Aun así, abu­sar del al­cohol es muy pe­li­gro­so pa­ra la sa­lud, y no es com­pa­ti­ble con una vi­da sa­na.

3-. Haz de­por­te:

El ejer­ci­cio fí­si­co es fun­da­men­tal pa­ra lle­var una vi­da sa­na. Es­co­ge la ac­ti­vi­dad que más te gus­te: run­ning, dan­za, en­tre­na­mien­to de al­ta in­ten­si­dad, yo­ga, na­ta­ción... O sim­ple­men­te un pa­seo ca­da día. Hay mu­chas op­cio­nes pa­ra in­tro­du­cir el movimiento en tu vi­da dia­ria. El ejer­ci­cio fí­si­co fre­cuen­te me­jo­ra el hu­mor, oxi­ge­na los ór­ga­nos y los múscu­los, to­ni­fi­ca la piel, que­ma ca­lo­rías, en­tre otros.

4-. El ta­ba­co, cuan­to más le­jos me­jor:

La ni­co­ti­na es una sus­tan­cia tó­xi­ca y muy adic­ti­va. Se­gu­ro que es­tás al tanto de sus pe­li­gros, pe­ro te los re­cor­da­mos: au­men­ta el ries­go de cán­cer de pul­món, de la­rin­ge, de ma­ma, y otros pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios. Además, el ta­ba­co puede ha­cer que tu piel en­ve­jez­ca, da­do que los tó­xi­cos ma­tan a las cé­lu­las más rá­pi­da­men­te.

5-. Cuidado con abu­sar de los me­di­ca­men­tos:

¿Tie­nes gri­pe o es­tás res­fria­do y de­ci­des me­di­car­te con lo que tie­nes en ca­sa? Los me­di­ca­men­tos de­ben ser pres­cri­tos por el doctor y to­mar­se siem­pre ba­jo su­per­vi­sión mé­di­ca. Es muy ha­bi­tual que, si no sen­ti­mos mal, en­se­gui­da re­cu­rra­mos a fár­ma­cos, cuan­do puede que unos cui­da­dos bá­si­cos y sa­lu­da­bles sean su­fi­cien­tes pa­ra sen­tir­nos me­jor. Si vas a tomar me­di­ca­men­tos, con­sul­ta siem­pre con un pro­fe­sio­nal. Es el úni­co que puede ayu­dar­te a des­te­rrar fal­sos mi­tos, y sa­brá qué es lo me­jor pa­ra ti.

6-. El se­xo es sa­lud:

Man­te­ner una vi­da se­xual ac­ti­va puede ayu­dar­te a es­tar más sa­na y, cla­ro es­tá, a ser más fe­liz. El se­xo dis­mi­nu­ye el es­trés, ac­ti­va el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio, pro­te­ge el corazón, puede pro­te­ger fren­te al cán­cer, to­ni­fi­ca el sue­lo pél­vi­co, ele­va la au­to­es­ti­ma.

7-. ¿El sol? Nun­ca en ex­ce­so:

A to­das les en­can­ta tomar sol de vez en cuan­do. El sol tie­ne mu­chos be­ne­fi­cios, co­mo que se­gre­ga hormonas del bie­nes­tar y ayu­da a sin­te­ti­zar la vi­ta­mi­na C, pe­ro abu­sar del sol puede te­ner efec­tos to­tal­men­te con­tra­rios a los desea­dos.

8-. Sé res­pon­sa­ble al vo­lan­te:

Es obvio que el auto no es nin­gún jue­go, pe­ro los ac­ci­den­tes de trá­fi­co son más ha­bi­tua­les de que lo crees. Lle­var una vi­da fe­liz y sa­na también im­pli­ca ser res­pon­sa­ble con los vehícu­los que con­du­ces, por ti y por las per­so­nas que lle­vas en él. No be­bas ni una go­ta de al­cohol cuan­do ma­ne­jes, des­can­sa ca­da 2 ho­ras de viaje, cui­da la ve­lo­ci­dad e in­ten­ta con­du­cir ha­bien­do dor­mi­do lo su­fi­cien­te.

9-. Di adiós al es­trés:

El es­trés es un gran enemi­go pa­ra tu vi­da. De­ma­sia­do cor­ti­sol, la hor­mo­na del es­trés, puede im­pe­dir que adel­ga­ces, al­te­ra tus ci­clos mens­trua­les, im­pi­de que des­can­ses bien, pro­du­ce ma­les­tar gás­tri­co y ba­ja las de­fen­sas, con lo que es más pro­ba­ble que en­fer­mes. En­cuen­tra tiem­po pa­ra ti mis­ma todos los días y ol­vi­da las preocupaciones del día me­dian­te ac­ti­vi­da­des pla­cen­te­ras, co­mo la me­di­ta­ción.

No te pe­di­mos que duer­mas 10 ho­ras ca­da día, pe­ro sí 7 u 8, pa­ra man­te­ner­te des­can­sa­da, sa­na y fe­liz. Du­ran­te el sue­ño, el cuer­po se “rei­ni­cia” y re­ci­cla las ener­gías pa­ra afron­tar el día si­guien­te. Si no de­jas a tu cuer­po el tiem­po su­fi­cien­te pa­ra rea­li­zar es­te pro­ce­so, te pa­sa­rá fac­tu­ra ho­ras des­pués con can­san­cio, fa­ti­ga, mareos y ba­jo ren­di­mien­to. Aprende a dor­mir bien.

11-. ¡Ilu­sió­na­te!:

Te­ner pro­yec­tos, pla­nes, ilu­sio­nes... También es fun­da­men­tal pa­ra lle­var una vi­da sa­na. La mo­ti­va­ción de rea­li­zar ac­ti­vi­da­des que te apa­sio­nen se­gre­ga hormonas del bie­nes­tar, y re­per­cu­ti­rá po­si­ti­va­men­te en tu sa­lud y tu bie­nes­tar emo­cio­nal.

12-. Ten cer­ca a tus se­res que­ri­dos:

¿Có­mo va­mos a ser fe­li­ces si no po­de­mos com­par­tir la vi­da con quie­nes más ama­mos? Las re­la­cio­nes sociales también re­per­cu­ten en tu sa­lud y tu fe­li­ci­dad. El sen­ti­mien­to de per­te­nen­cia a un gru­po es una de las ne­ce­si­da­des bá­si­cas hu­ma­nas, y también ha­rá que te me­jo­re el hu­mor, la au­to­es­ti­ma y te ha­rá sentir tran­qui­la y se­gu­ra.

13-. ¡Arri­ba la au­to­es­ti­ma!:

Aun­que no siem­pre nos lo plan­tea­mos, te­ner un buen con­cep­to de una mis­ma es fun­da­men­tal pa­ra una bue­na sa­lud. Cuan­to más te quie­ras a ti mis­ma, más ga­nas ten­drás de po­ner el práctica há­bi­tos que me­jo­ren tu sa­lud y te ha­gan más fe­liz. Pien­sa en lo que te di­ces a ti mis­ma ca­da mañana fren­te al es­pe­jo. De­dí­ca­te pa­la­bras bo­ni­tas, per­dó­na­te y en­cuen­tra mo­men­tos de so­le­dad re­pa­ra­do­ra. Tú eres el úni­co amor de tu vi­da. ¡Áma­te!

14-. Ríe sin pa­rar:

Los be­ne­fi­cios de la ri­sa es­tán so­bra­da­men­te de­mos­tra­dos. Tu ce­re­bro se­gre­ga mul­ti­tud de sus­tan­cias be­ne­fi­cio­sas cuan­do te ríes a car­ca­ja­das. Reír es­tá aso­cia­do a los cir­cui­tos de pla­cer del ce­re­bro, además, eli­mi­na el es­trés, alar­ga la vi­da, re­fuer­za el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.