Esa pa­re­ja no te con­vie­ne

Ellas (Chile) - - Salud - Por: Ma­ría An­gé­li­ca Re­yes Bra­vo Ma­ría An­gé­li­ca Re­yes Bra­vo.

De­cir­le a una ami­ga o ami­go que su pa­re­ja no le con­vie­ne es di­fí­cil, es en­tro­me­ter­se en la vi­da del otro, es al­go tan per­so­nal, pe­ro nues­tro de­ber es acon­se­jar­le, y ¿quién soy yo pa­ra de­cir­le a al­guien que no le con­vie­ne otro al­guien?... Na­die, sim­ple­men­te la ami­ga que mi­ra des­de otra pers­pec­ti­va, con ojos por la es­pal­da. Qui­zás la ami­ga con in­tui­ción o sim­ple­men­te ob­ser­va una re­la­ción ra­ra, tó­xi­ca, apro­ve­cha­da, una re­la­ción vio­len­ta, una re­la­ción vi­cio­sa o lle­na de en­ga­ños y men­ti­ras que solo un ami­go a ami­ga puede de­cir­le al pre­cio que no te crean, al pre­cio del ale­ja­mien­to de tu ami­go, pe­ro sa­bes que es tem­po­rá­neo, que le ad­vier­tes y que­das tran­qui­la, una vez de­sen­can­ta­do de lo ad­ver­ti­do, vuel­ve y te agra­de­ce, pe­ro dé­ja­la o dé­ja­lo que lo vi­va, solo ad­vier­te, di­lo cuan­do sea ne­ce­sa­rio, eso es amis­tad. Aho­ra, la cla­ve es­tá en có­mo lo digas, con tino, cri­te­rio, con mu­cho ca­ri­ño, co­mo ad­ver­ten­cia, solo pa­ra su co­no­ci­mien­to, no pa­ra que rom­pa esa re­la­ción sin com­pro­bar los he­chos, sin agre­si­vi­dad. Exis­ten se­ña­les pa­ra evitar el su­fri­mien­to del ami­go, exis­ten mo­men­tos en que debes sa­car el ve­lo de los ojos de quién tú quie- res, con va­len­tía y es­tar pa­ra aco­ger­le des­pués del gol­pe o pa­ra es­tar aler­ta de le­jos y vi­va en so­le­dad su de­sen­can­to. Tenemos ideas equi­vo­ca­das res­pec­to al amor, no es su­fri­mien­to, no es dar to­do has­ta per­der­se, no es men­di­gar ca­ri­cias y aten­cio­nes, no es ni má­gi­co, ni pa­ra siem­pre, eso se aprende, se de­ci­de, se en­se­ña y se prac­ti­ca, se de­be en­ten­der que de­be­mos amar­nos a no­so­tros mis­mos pri­me­ro y el bie­nes­tar y la fe­li­ci­dad jun­to a otro de­pen­de de mí. De­be­mos en­ten­der que es­tar en pa­re­ja es por una decisión de bie­nes­tar afec­ti­vo mu­tuo y que na­da tie­ne que ver con el su­fri­mien­to, la du­da, la des­con­fian­za, el egoís­mo, la ven­gan­za, el in­te­rés so­cial o eco­nó­mi­co, ni el dolor, na­da pa­re­ci­do a sen­ti­mien­tos de mi­se­ria y mez­quin­dad hu­ma­na. No de­be­mos per­der­nos con ex­pli­ca­cio­nes ton­tas, ni ma­ni­pu­la­cio­nes ab­sur­das de amo­res tó­xi­cos. Nos gus­ta ha­cer­nos los le­sos por te­ner algún tro­feo u objeto de mí propiedad, nos gus­ta cru­zar la lí­nea en ma­las re­la­cio­nes, nos gus­ta de­pen­der emo­cio­nal­men­te y no que­re­mos li­be­rar­nos de ese mi­to: “Oh, no puedo vi­vir sin él o sin ella, ella es un án­gel lle­ga­do del cielo, es to­do pa­ra mí”. Eso se lla­ma de­pen­den­cia, in­ma­du­rez, poe­sía, no­ve­la, can­cio­nes, mú­si­ca, vio­li­nes y ma­so­quis­mo, eso se lla­ma su­pe­rar el lí­mi­te en­tre la sa­ni­dad o enfermedad men­tal. “Ella con una be­lle­za fí­si­ca in­creí­ble, los his­to­ria co­mo to­das, con ca­ren­cias co­mo to­das, sin cuen­to so­cial… Él con mu­cha in­te­li­gen­cia in­te­lec­tual, con energía mas­cu­li­na “aún”, con luz pa­ra el fu­tu­ro, con es­ta­bi­li­dad y tar­je­tas de cré­di­tos va­rias; además con mu­cha ac­ti­vi­dad so­cial. Él en­dio­sa su bon­dad, su be­lle­za y ella son­ríe; él cuen­ta lo fe­liz y enamo­ra­do que es­tá y ella son­ríe, en­dio­sa cuan­to la ama y ella son­ríe; él le com­pra jo­yas y bue­nos tra­jes y ella son­ríe, na­da le discute, na­da le cri­ti­ca; ella es­tu­dió con mu­cho es­fuer­zo y apren­dió muy bien a gi­rar cheques a fecha”. “La con­vi­ven­cia no ne­ce­si­ta de ur­gen­cia, de ma­tri­mo­nios le­ga­les, sino de in­ti­mi­dad psi­co­ló­gi­ca afec­ti­va de ca­li­dad y com­pa­ti­bi­li­dad, lle­var­se bien”. Que­ri­do ami­go, se lo ad­ver­tí y hoy no puedo con­so­lar­lo, no con­fun­da ese dolor de ra­bia, de no ha­ber oí­do o solo mi­ra­do a su al­re­de­dor, ese da­ño era es­pe­ra­do, fue in­ten­cio­na­do del día uno y us­ted se des­tru­yó solo. Le di­je co­mo era, co­mo ac­tua­ba y que que­ría ella, hoy le di­go que su dolor es solo su cul­pa y no de ella y aho­ra cam­bie el dis­co, no es­pe­re que le pi­da per­dón por­que vol­ve­rá a re­pe­tir­se la his­to­ria. Nun­ca es tar­de pa­ra cam­biar, us­ted de­be bas­tar­se solo y qui­zás lo co­bi­je su pa­sa­do, lo que de­jó por su “amor a es­ta ni­ñi­ta”. Ni rá­pi­das ex­pre­sio­nes de amor, ni atien­da más a nin­gu­na tanto, tanto, que us­ted se des­aten­dió, que no lo cul­pen de to­do esas nue­vas inocen­tes pa­lo­mas que con­quis­te, que no se le ha­gan las víc­ti­mas, no sal­ve más a po­bre­ci­tas, oi­ga y mi­re, sien­ta su in­tui­ción y con­fíe en us­ted, vuel­ve a con­fiar solo en ti.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.