8 co­sas que debes sa­ber an­tes de una re­duc­ción ma­ma­ria

Só­lo en 2014, al­re­de­dor de 114 mil mu­je­res se so­me­tie­ron a es­ta ci­ru­gía en EE.UU. se­gún la So­cie­dad Ame­ri­ca­na de Ci­ru­gía Es­té­ti­ca

Ellas (Chile) - - Salud -

Des­pués de li­diar con mo­les­tias y ti­mi­dez de­bi­do a te­ner unas ma­mas muy gran­des, mu­chas mu­je­res toman la decisión de rea­li­zar­se una ci­ru­gía de re­duc­ción. Sin em­bar­go, el ci­ru­jano plás­ti­co Ro­ber­to Pra­do, miem­bro de la So­cie­dad Chi­le­na de Ci­ru­gía Plás­ti­ca, se­ña­ló que es fun­da­men­tal que la in­tere­sa­da ten­ga en cuen­ta di­ver­sas con­si­de­ra­cio­nes an­tes de so­me­ter­se a es­ta im­por­tan­te in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca.

1-. Exis­ten va­rios ti­pos de in­ci­sión y, por lo tanto, de ci­ca­triz re­sul­tan­te: La ci­ru­gía ha­bi­tual­men­te con­sis­te en la eli­mi­na­ción de piel y del te­ji­do ma­ma­rio sub­ya­cen­te. Pa­ra rea­li­zar esto, exis­ten 3 ti­pos de in­ci­sio­nes o cor­tes, de­pen­dien­do de la can­ti­dad de te­ji­do a re­se­car y de la pre­fe­ren­cia del ci­ru­jano.

La mí­ni­ma ci­ca­triz es la lla­ma­da pe­ria­reo­lar, que im­pli­ca re­du­cir la piel al­re­de­dor de la areo­la re­sul­tan­do una ci­ca­triz cir­cu­lar al­re­de­dor de la mis­ma. Si es ne­ce­sa­rio re­ti­rar ma­yor can­ti­dad de te­ji­do ma­ma­rio y de piel, es ne­ce­sa­rio aña­dir a la an­te­rior una ci­ca­triz ver­ti­cal des­de la areo­la has­ta la ba­se de la ma­ma.

Pa­ra re­duc­cio­nes ma­yo­res se usa el “Pa­trón de Wi­se”, que además de las 2 in­ci­sio­nes pre­vias agre­ga una in­ci­sión que va a lo lar­go del plie­gue ba­jo la ma­ma, de­ter­mi­nan­do una ci­ca­triz en an­cla o T in­ver­ti­da.

2-. Pro­ba­ble­men­te des­pués de la ci­ru­gía no sea ne­ce­sa­rio vol­ver a re­du­cir las ma­mas: Por es­ta ra­zón se re­co­mien­da es­pe­rar has­ta el desa­rro­llo completo de las ma­mas pa­ra ope­rar, ha­bi­tual­men­te en­tre los 18 y 21 años. Sin em­bar­go, hay ex­cep­cio­nes: mu­je­res en ple­na pu­ber­tad que tie­nen un cre­ci­mien­to muy ace­le­ra­do de sus ma­mas, lo que se co­no­ce co­mo gi­gan­to­mas­tia ju­ve­nil o vir­gi­nal y que puede ha­cer ne­ce­sa­rio una ci­ru­gía pre­coz pa­ra pre­ve­nir pro­ble­mas, prin­ci­pal­men­te, en la co­lum­na, pe­ro don­de es muy pro­ba­ble que se de­ba rea­li­zar una se­gun­da in­ter­ven­ción en la edad adul­ta.

3-. Tras una re­duc­ción de ma­mas exis­te la po­si­bi­li­dad de re­que­rir una se­gun­da in­ter­ven­ción: Es muy pro­ba­ble que, si una mujer se ope­ra muy joven, con la lac­tan­cia y cam­bios de pe­so sus ma­mas ten­gan cam­bios im­por­tan­tes, que pue­dan ha­cer ne­ce­sa­ria una nue­va ci­ru­gía más ade­lan­te.

También puede ser ne­ce­sa­rio re­to­car ci­ca­tri­ces que evo­lu­cio­nan de ma­ne­ra pa­to­ló­gi­ca (hi­per­tró­fi­cas o que­loi­des) en una se­gun­da in­ter­ven­ción.

4-. Los cos­tos de la ci­ru­gía pue­den ser cu­bier­tos por su Isa­pre o Se­gu­ro de Sa­lud: Si bien es­ta ci­ru­gía se pien­sa que es só­lo es­té­ti­ca, mu­chas ve­ces tie­ne be­ne­fi­cios pa­ra su sa­lud, co­mo ali­viar mo­les­tias en cue­llo y es­pal­da, dolor en hom­bros o in­clu­so in­fla­ma­ción crónica en el plie­gue in­fra­ma­ma­rio.

Ha­bi­tual­men­te las Isa­pres so­li­ci­tan un in­for­me de un trau­ma­tó­lo­go, sin em­bar­go, en opor­tu­ni­da­des también con­si­de­rar una can­ti­dad mí­ni­ma de te­ji­do re­se­ca­do (en­tre 300 y 400 gra­mos por ma­ma) pa­ra con­si­de­rar­la co­mo una ci­ru­gía re­pa­ra­do­ra.

5-. Pue­den exis­tir al­te­ra­cio­nes de sen­si­bi­li­dad en sus pe­zo­nes des­pués de la in­ter­ven­ción: Es po­co fre­cuen­te que des­pués de la ci­ru­gía al­gu­nas mu­je­res re­fie­ran sen­sa­ción de ador­me­ci­mien­to o in­clu­so de hi­per­sen­si­bi­li­dad en sus pe­zo­nes, que la ma­yo­ría de las ve­ces se nor­ma­li­za en­tre los 6 y 12 meses lue­go del post­ope­ra­to­rio, pe­ro en al­gu­nos ca­sos es­ta con­di­ción puede ser per­ma­nen­te. Esto se de­be a in­fla­ma­ción o da­ño inad­ver­ti­do de nervios sen­si­ti­vos du­ran­te la in­ter­ven­ción, ló­gi­ca­men­te a ma­yor re­sec­ción ma­yor ries­go.

6-. Puede ver­se afec­ta­da su ca­pa­ci­dad de ama­man­tar: Du­ran­te la ci­ru­gía pue­den da­ñar­se los con­duc­tos ga­lac­tó­fo­ros o “de la le­che”, pe­ro lo ha­bi­tual es que se re­ca­na­li­zan es­pon­tá­nea­men­te. De to­das ma­ne­ras, no se puede des­car­tar com­ple­ta­men­te que la ca­pa­ci­dad de lac­tan­cia se vea afec­ta­da, ya sea me­nor pro­duc­ción de le­che o au­sen­cia de es­ta.

7-. Exis­ten tra­ta­mien­tos efec­ti­vos pa­ra mi­ni­mi­zar las ci­ca­tri­ces: Aun­que la téc­ni­ca del ci­ru­jano in­flu­ye en la ca­li­dad de las ci­ca­tri­ces, el fac­tor más im­por­tan­te es la ge­né­ti­ca de la pa­cien­te. Si bien con el tiem­po las ci­ca­tri­ces ma­du­ran y pue­den que­dar pla­nas y blan­cas, al­gu­nas ve­ces eso no ocu­rre. Lo más útil en las pri­me­ras se­ma­nas es el uso de te­la mi­cro­po­ro­sa so­bre las ci­ca­tri­ces, lo que ayu­da­ría me­dian­te la com­pre­sión de es­ta y, prin­ci­pal­men­te, ali­vian­do la ten­sión que se pro­du­ce al co­mien­zo y que tien­de a enan­char­la. Pos­te­rior­men­te, lo que da me­jor re­sul­ta­do son las cre­mas en ba­se a gel de si­li­co­na o las ban­das de si­li­co­na apli­ca­das so­bre las ci­ca­tri­ces. Hay que te­ner en cuen­ta que las ci­ca­tri­ces no des­apa­re­cen, pue­den no­tar­se más o me­nos, pe­ro siem­pre van a es­tar.

8-. La me­jo­ra en la au­to­es­ti­ma es muy im­por­tan­te: Las ma­mas gran­des no im­pli­can só­lo una carga pe­sa­da, li­te­ral­men­te, pa­ra la mujer, también im­pli­can un de­te­rio­ro im­por­tan­te de la au­to­es­ti­ma, mu­chas ve­ces acom­pa­ña­da de an­sie­dad y/o de­pre­sión.

La in­men­sa ma­yo­ría de las mu­je­res que se ope­ran es­tán muy con­ten­tas de ha­ber­lo hecho, a pe­sar de las ci­ca­tri­ces, ya que el ali­vio es ca­si in­me­dia­to en las mo­les­tias aso­cia­das. También me­jo­ra la au­to­es­ti­ma, ya que no tie­ne que an­dar ocul­tan­do sus ma­mas con ro­pa que no es de su agra­do, o por la po­si­bi­li­dad de ha­cer una ac­ti­vi­dad de­por­ti­va sin mo­les­tias y has­ta por po­der usar un sos­tén que les gus­te y no el úni­co que en­con­tra­ron con di­fi­cul­tad pa­ra su ta­lla.

Si bien es­ta ci­ru­gía se pien­sa que es só­lo es­té­ti­ca, mu­chas sa­lud, co­mo ali­viar mo­les­tias en cue­llo y es­pal­da.

La ci­ru­gía de re­duc­ción ma­ma­ria puede dejar di­ver­sos ti­pos de ci­ca­tri­ces, las cua­les se de­ben te­ner en cla­ro pre­vio a la ope­ra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.