El hu­mor

Ellas (Chile) - - Salud - Por: Ma­ría An­gé­li­ca Re­yes Bra­vo

¡Te ton­te­ra mi­mos, ma­no­sea­dano fal­ta tie­nes cuan­do­que in­te­li­gen­cia­fra­se:to­dos ar­gu­men­tosno ha­blan?“No ha­go tie­nes emo­cio­nal!lo pa­ra que Cuan­do in­te­li­gen­cia­dis­cu­tir,tú quie­res,¿Quéno te sa­lees ha­cen cuan­doe­mo­cio­nal”. esa esa diá­lo­go cer­ca Cuán­tas­de no­so­tros­ve­ces he­mo­so cuán­tas es­cu­cha­do­ve­ces he­mos es­te es­ta­do a uno de los la­dos de la ve­re­da. Ya no es je­fe aquel que man­de, or­de­ne, cas­ti­gue o ame­na­ce, ya no re­sul­ta, se ha de­mos­tra­do que el tra­ba­jo y la leal­tad es efi­cien­te cuan­do se ape­la al desa­rro­llo de la in­te­li­gen­cia emo­cio­nal en el tra­to, se mo­ti­va al equi­po, se ape­la a las emo­cio­nes pa­ra tra­tar, así la per­so­na trabaja tran­qui­la, tie­ne un ren­di­mien­to ma­yor. To­do se tra­ta de te­ner au­to­con­trol, ca­pa­ci­dad de co­mu­ni­ca­ción, sa­ber es­cu­char, ge­ne­rar con­fian­za, te­ner sen­si­bi­li­dad in­ter­per­so­nal y sa­ber guiar, va­lo­rar a las per­so­nas e in­ter­ac­tuar con ellas, te­ner em­pa­tía ab­so­lu­ta con sus sen­ti­mien­tos, de­di­car­les un “poco” de tiem­po y cam­biar­les el am­bien­te, la ener­gía, el chip, pe­ro ca­pa­ci­dad es­ti­mu­lar­seLa co­lec­cio­nar in­te­li­gen­cia­na­da la pa­ra in­te­li­gen­cia­con de a tí­tu­lo­su­na­sí au­to­mo­ti­var­se,ser mis­mo emo­cio­nal­sa­lud bri­llan­tesy emo­cio­nal doc­to­ra­dos,en men­ta­llo es la­bo­ral,de de de sa­na,sin me­mo­ria,vi­tal crea­ción,no du­da familiar.no sa­ca­mo­sim­por­tan­cia sa­ca­mo­ses de de la na­da­si con con tan­toen sa­ber se­res li­bro la so­li­ta­rios,en teo­ría­la ca­be­zay las gri­ses, nos ma­te­má­ti­cas, trans­for­ma­mos­tris­tes y ais­la­dos, vic­ti­ma­rios ade­má­so víc­ti­mas­de dog­má­ti­cos, en­con­tran­do sa­be­lo­to­do,a to­do el mun­do cul­pa­ble de to­dos los erro­res que nos ro­dean. La in­te­li­gen­cia emo­cio­nal se pue­de tra­ba­jar día a día, no así la in­te­li­gen­cia con­ven­cio­nal o in­te­lec­tual. La in­te­li­gen­cia emo­cio­nal se tra­ta de la con­duc­ta, de la for­ma de res­pon­der a las cir­cuns­tan­cias, de có­mo reac­cio­nar fren­te a si­tua­cio­nes. “Cuan­do asu­mi­mos que la gen­te ha­ce co­sas sin un sen­ti­do de per­ju­di­car­nos, de­ja­mos de ver com­plots, de­ja­mos de sen­tir­nos ame­na­za­dos y en­ton­ces, es ahí cuan­do cam­bia­mos nues­tra ac­ti­tud ha­cia los de­más. Cam­bia­mos esa con­duc­ta de des­con­fiar de to­do y de to­dos”.

An­tes era el coe­fi­cien­te in­te­lec­tual lo que nos de­cía res­pec­to a la vi­da exi­to­sa de nues­tro fu­tu­ro, pe­ro a me­nu­do sa­bía­mos de ca­sos de exi­to­sos em­pre­sa­rios, exi­to­sos pa­dres, exi­to­sas per­so­nas y fe­li­ces, con sus vi­das re­suel­tas y or­de­na­das que no ha­bían ter­mi­na­do la en­se­ñan­za bá­si­ca, por otro la­do, siem­pre en­con­tra­mos en la vi­da a gran­des in­te­lec­tua­les, con una so­bre in­te­li­gen­cia con una vi­da desas­tro­sa y so­li­ta­ria.

Nos que­da­mos en­ton­ces con el tra­ba­jo del día a día res­pec­to a nues­tro au­to­co­no­ci­mien­to emo­cio­nal y au­to­con­trol, es de­cir re­co­no­cer nues­tras emo­cio­nes, cua­les nos afec­tan nues­tro áni­mo, nues­tro com­por­ta­mien­to, cuá­les son nues­tras vir­tu­des y pun­tos dé­bi­les, no de­jar­nos lle­var por sen­ti­mien­tos del mo­men­to, sa­ber que to­do pa­sa, no ac­tuar a ton­tas y a lo­cas, mo­ti­var­nos fi­ján­do­nos día a día me­tas en lu­gar de obs­tácu­los, ser op­ti­mis­ta, te­ner ini­cia­ti­va, pa­sar los con­tra­tiem­pos con fuer­za y por úl­ti­mo te­ner ha­bi­li­da­des so­cia­les y re­co­no­cer las emo­cio­nes del otro, em­pa­tía, in­ter­pre­tar las se­ña­les del có­mo ac­túa el otro, que ge­ne­ral­men­te es un vo­ca­bu­la­rio no ver­bal y el éxito del tra­ba­jo emo­cio­nal exi­to­so es cuan­do tra­ta­mos bien con nues­tros enemi­gos, con nues­tros je­fes y sub­al­ter­nos, con aquel de la ca­lle y aquel in­te­lec­tual, ser trans­ver­sal en to­dos los ám­bi­tos de la so­cie­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.