Prác­ti­cas de mind­ful­ness pa­ra evi­tar el es­trés la­bo­ral

Sue­na el te­lé­fono, re­ci­bes un co­rreo elec­tró­ni­co, te que­dan 20 mi­nu­tos pa­ra em­pe­zar una reunión, un com­pa­ñe­ro so­li­ci­ta tu ayu­da… En es­te caos es en el que la ma­yo­ría de no­so­tras nos en­con­tra­mos a dia­rio. No siem­pre nos sen­ti­mos ca­pa­ces de cum­plir con to­do

Ellas (Chile) - - Sicología - Fuen­te: En­fe­me­nino.

Y, ¿Qué vie­ne a con­ti­nua­ción? Múl­ti­ples do­lo­res (los más co­mu­nes de ca­be­za y de es­pal­da), ba­ja­da de áni­mo y mo­ti­va­ción, un peor ren­di­mien­to, y un es­ta­do de ago­ta­mien­to cró­ni­co. No so­lo te­ne­mos un lis­ta­do de ta­reas que no ca­be en nues­tra agen­da, sino que ade­más sue­len te­ner fe­chas lí­mi­te apa­ren­te­men­te irre­fu­ta­bles.

Con to­do es­to en la ca­be­za, es muy di­fí­cil no caer en la ten­ta­ción de re­pa­sar, men­tal­men­te, to­do lo que que­da por ha­cer, lo que im­pli­ca una pér­di­da de tiem­po y de ener­gía.

Lo que pa­sa­mos por al­to es que, co­mo di­jo el re­co­no­ci­do neu­ro­psi­có­lo­go, Wi­lliam Stix­rud: “El ce­re­bro se pa­re­ce mu­cho a un compu­tador. Po­drás te­ner va­rias pan­ta­llas abier­tas en el es­cri­to­rio, pe­ro so­lo se­rás ca­paz de pen­sar en una ca­da vez”. En es­to es en lo que se fun­da­men­ta la téc­ni­ca de Mind­ful­ness o Aten­ción Ple­na: en el vi­vir el mo­men­to pre­sen­te, lo con­tra­rio a lo que ha­ce­mos cuan­do es­ta­mos en ese es­ta­do de es­trés. ¿Al­gu­na vez te has en­con­tra­do tan su­mer­gi­da en una ta­rea que no con­ci­bes el pa­so del tiem­po? ¿Al­gu­na vez te has con­cen­tra­do tan­to en lo que es­ta­bas ha­cien­do, que te asus­tas­te cuan­do en­tró al­guien en la ha­bi­ta­ción? Es­te ni­vel de pre­sen­cia es lo que se con­si­gue con la prác­ti­ca de la Aten­ción Ple­na: nues­tra aten­ción pa­sa a ser nues­tra me­jor he­rra­mien­ta a la ho­ra de ha­cer cual­quier co­sa lo me­jor po­si­ble, dis­fru­tan­do de ello y sin es­trés. Nos ha­ce­mos más com­pe­ten­tes, más efi­ca­ces, y pa­re­ce que em­pie­za a ha­ber tiem­po pa­ra to­do lo real­men­te importante.

Al con­tac­tar con el mo­men­to pre­sen­te, tam­bién con­tac­ta­mos con nues­tra in­tui­ción y nues­tra crea­ti­vi­dad, con to­do lo que ello im­pli­ca.

To­do es­to sue­na muy bien, pe­ro, ¿Có­mo lo con­si­go? Te­ne­mos la aten­ción oxi­da­da, muy poco adies­tra­da, y ca­si cual­quier es­tí­mu­lo, a no ser que es­te­mos ha­cien­do al­go real­men­te gra­ti­fi­can­te, pa­re­ce apar­tar­nos de nues­tra la­bor, de lo que te­ne­mos de­lan­te ahora. Ade­más, las nue­vas tec­no­lo­gías ha­cen que ca­da vez sean más fre­cuen­tes y/o atrac­ti­vos esos es­tí­mu­los “in­tru­sos”. Pa­ra la in­men­sa ma­yo­ría de las per­so­nas, es­tar más de unos mi­nu­tos pres­tan­do aten­ción ple­na pue­de ser al­go ca­si im­po­si­ble.

IDEAS MUY PRÁC­TI­CAS PA­RA CO­MEN­ZAR

Aun­que exis­ten mu­chí­si­mas prác­ti­cas, hay tres muy efi­ca­ces pa­ra co­men­zar y con­se­guir­lo. No son ex­clu­yen­tes, sino com­ple­men­ta­rias, así que cuan­tas más in­cor­po­res en tu vi­da dia­ria y más a me­nu­do, más rá­pi­do con­se­gui­rás co­ger el man­do de tu aten­ción: 1.- Un ca­nal di­rec­to a la ho­ra de co­nec­tar con el mo­men­to pre­sen­te es to­mar con­cien­cia de nues­tra res­pi­ra­ción. Tal vez al prin­ci­pio ne­ce­si­tes po­ner­te al­gu­na alar­ma sua­ve, ¡haz­lo si es pre­ci­so!, a no ser que tu tra­ba­jo real­men­te te lo im­pi­da. Aun­que lo ideal es que la alar­ma sea tu es­ta­do aními­co, es de­cir, ha­cer­lo siem­pre que no te en­cuen­tres real­men­te bien. Sim­ple­men­te toma con­cien­cia de tu res­pi­ra­ción pe­rió­di­ca­men­te, ob­sér­va­la sin cam­biar­la, sin­tien­do co­mo el ai­re en­tra y sa­le de tu cuer­po. Es su­fi­cien­te con un so­lo mi­nu­to. Lue­go, con­ti­núa con lo que quie­ra que es­tés ha­cien­do en ese mo­men­to. 2.- Apren­de una co­rrec­ta ges­tión del tiem­po. Hay ma­ne­ras muy sen­ci­llas y dis­po­ni­bles de for­ma gra­tui­ta, pa­ra ayu­dar­te a con­se­guir­lo. Es­to es muy importante. Es muy di­fí­cil pres­tar aten­ción a lo que es­tás ha­cien­do si no has prio­ri­zan­do pre­via­men­te y has ges­tio­na­do bien el tiem­po que vas a de­di­car a ca­da ac­ti­vi­dad. 3.- Ca­da vez que te sien­tas an­gus­tia­da o con an­sie­dad, ob­ser­va si esa sen­sa­ción guar­da re­la­ción con tu chá­cha­ra men­tal, con pen­sa­mien­tos re­la­cio­na­dos con “to­do lo que has de ha­cer”. Pá­ra­te, li­te­ral­men­te, ob­sér­va­te, ob­ser­va esos pen­sa­mien­tos sin juz­gar­los, así co­mo las emo­cio­nes y sen­sa­cio­nes que te pro­du­cen… y di­te a ti mis­ma: “Aquí y ahora… de una en una”, y vuel­ve a lo que es­tás ha­cien­do. Por­que al­go tan evi­den­te se nos ol­vi­da: so­lo po­de­mos ha­cer las ta­reas de una en una, y el úni­co mo­men­to en que las po­de­mos rea­li­zar es en el pre­sen­te.

Un ca­nal di­rec­to a la ho­ra de co­nec­tar con el mo­men­to pre­sen­te es to­mar cons­cien­cia de nues­tra res­pi­ra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.