La suer­te

Ellas (Chile) - - Salud - Por: María An­gé­li­ca Re­yes Bra­vo

¿Exis­te la suer­te?, ¿ma­la o bue­na? o ¿sim­ple­men­te es el des­tino mar­ca­do, en­ca­de­na­do o cons­trui­do a pul­so? ¿Es per­se­ve­ran­cia, fuer­za o ren­dir­se an­te los obs­tácu­los?, ¿es co­mo­di­dad pa­ra de­jar­lo to­do en ma­nos de su pro­pio Dios o es for­jar y tra­ba­jar fuer­te acom­pa­ña­do de in­te­li­gen­cia?, ¿es na­cer en el mo­men­to, es­pa­cio, fa­mi­lia co­rrec­ta? No nos pre­gun­te­mos qué es la suer­te, si exis­te la suer­te o si se pue­de cam­biar la suer­te, si ten­go bue­na o ma­la suer­te en mi vi­da, sino pre­gun­té­mo­nos a ca­da ins­tan­te que po­de­mos ha­cer pa­ra vi­vir me­jor, ser más fe­li­ces, ser me­jo­res, sen­tir­nos me­jor y la lla­ma­da suer­te nos co­men­za­rá a me­ro­dear y la ten­dre­mos cer­ca de no­so­tros. La suer­te no se en­cuen­tra fue­ra, en la ca­lle, en el otro, la suer­te es­tá en no­so­tros, en nues­tra fuer­za, energía, vo­lun­tad, es­fuer­zo y con mi­ra­da po­si­ti­va, con el ob­je­ti­vo de fe­li­ci­dad, paz y tran­qui­li­dad en el vi­vir.

No es ca­sua­li­dad la vi­da, es­tar aquí, en es­ta exis­ten­cia y la exis­ten­cia de to­dos los he­chos y si­tua­cio­nes bue­nas y ma­las, es pa­ra “al­go”, pa­ra apren­di­za­je, son lec­cio­nes de la vi­da pa­ra al­go, pa­ra de­te­ner­nos o dar­nos cuen­ta que no to­do lo po­de­mos ma­ne­jar con un con­trol re­mo­to o con un gri­to, que de­be­mos ape­lar a la fe, que ve­ni­mos en­ca­de­na­dos con al­gún des­tino o karma, que lo que pa­sa­mos te­nía­mos que pa­sar­lo a pe­sar del tra­ba­jo y de que­rer do­blar la mano a nues­tra vi­da.

Es suer­te sal­var­te de un aten­ta­do, de un vol­ca­mien­to, de un in­cen­dio cuan­do de­bías es­tar allí y jus­to ese día no fuis­te. ¿Pue­de ser in­tui­ción?, ¿pue­de ser fuer­za in­te­rior, karma, des­tino mar­ca­do?, ¿a eso le lla­ma­mos suer­te? La ver­dad que ese ti­po de he­chos so­lo tie­nen ex­pli­ca­ción per­so­nal de acuer­do a su creen­cia re­li­gio­sa, fi­lo­só­fi­ca o mís­ti­ca exis­ten­cial.

Las per­so­nas con bue­na suer­te son se­res po­si­ti­vos, se­gu­ras de sí mis­mas, lu­mi­no­sas, ale­gres, tra­ba­ja­do­ras, ac­ti­vas, so­cia­bles; y las per­so­nas con ma­la suer­te son ne­ga­ti­vas, enojo­nas, ra­ras, des­con­fia­das, po­co so­cia­bles, no mi­ran de fren­te, no trans­mi­ten ale­gría. En­ton­ces la suer­te de­pen­de de la pe­rra vi­da que les to­có o de su for­ma de ser, de su ca­rác­ter, de su re­sig­na­ción y llan­to por la vi­da.

Pa­ra atraer la bue­na suer­te de­be­mos te­ner una ac­ti­tud po­si­ti­va an­te la vi­da, an­te to­da la vi­da, in­clu­so an­te la muer­te, nues­tros pen­sa­mien­tos po­si­ti­vos y nues­tra con­duc­ta ale­gre y ro­dea­da del bien per­so­nal y ha­cia el pró­ji­mo, desata­da de mo­chi­las, no cul­pe a na­die, no se cul­pe a sí mis­mo, no cul­pe a la suer­te, sea cons­tan­te, con es­fuer­zo, crea­ti­vi­dad, in­ven­te for­mas di­fe­ren­te de so­bre­lle­var con ale­gría su vi­da, sea fle­xi­ble, no se amar­gue con sus pro­ble­mas que to­dos los te­ne­mos, co­rri­ja su ac­ti­tud cuan­tas ve­ces sea ne­ce­sa­rio pa­ra reír, bus­que nue­vas po­si­bi­li­da­des y nue­vas opor­tu­ni­da­des sin amar­gu­ra, sino con esa ac­ti­tud ami­ga­ble y re­la­ja­da pa­ra per­ci­bir­la, de lo con­tra­rio la suer­te pa­sa por el fren­te de tus ojos y no la per­ci­bes, con es­pe­ran­za, siem­pre, mien­tras vi­vas debes te­ner es­pe­ran­za, sin que­jar­se, con­fie­mos en nues­tras ca­pa­ci­da­des y en los sue­ños, so­ñe­mos en po­si­ti­vo y a tra­ba­jar, lu­char pa­ra al­can­zar­los, ha­cer­le ca­so a esa in­tui­ción po­si­ti­va, bus­ca so­lu­cio­nes a los pro­ble­mas y que esos pro­ble­mas no te cie­rren los sen­ti­dos. La suer­te no tie­ne na­da de mis­te­rio, no fun­cio­na na­da de ex­tra­ño, bus­que­mos esas opor­tu­ni­da­des en la tie­rra, na­da cae del cie­lo ni por ar­te de ma­gia, de­be­mos pe­lear y lu­char pa­ra que la suer­te se que­de a nues­tro la­do con rea­lis­mo y con­fian­za en no­so­tros mis­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.